Publicado el: Mie, jul 18th, 2012

Biografía de Lenin

Lenin fue uno de los personajes más influyentes de la historia contemporánea. Para bien o para mal, alteró un sistema monárquico que llevaba siglos establecido en uno de los países con mayor extensión de su época: Rusia. La historia haría que pasase a la historia por ser el líder teórico y práctico del Leninismo, una teoría política, social y económica creada por él mismo.

El futuro líder de Rusia nació bajo el nombre de Vladímir Ilich Uliánov en Simbirsk (Rusia) en abril de 1870. Desde pequeño destacó en el estudio del latín y el griego pero su juventud tuvo dos momentos clave: la muerte de su padre en 1886 y el fusilamiento de su hermano en mayo de 1887. Hay teorías que relacionan el resentimiento de Lenin con los zares, debido a la ejecución de su hermano a manos de la policía zarista.

Lenin

En cualquier caso, ese punto fue vital para el joven Lenin. Tras terminar sus estudios con gran reconocimiento en el liceo, ingresó en la facultad de Derecho de la Universidad de Kazán. Allí es donde entró en contacto con el movimiento revolucionario y empezó a realizar una crítica marxista del populismo.

En 1895 fue detenido por las autoridades y deportado a Siberia bajo vigilancia policial. Este encierro duró cinco años y le sirvió para escribir su obra “El desarrollo del capitalismo en Rusia”. Cuando regresó, se vio obligado a exiliarse. Ese fue otro de los momentos más importantes de su vida, puesto que en el extranjero reforzó y amplió sus tesis, hasta el punto de escribir varias obras.

Su primer refugio fue Suiza. Allí coincidió con Plejánov, con quien fundó un periódico llamado Iskra (“La chispa”). Además, redactó un folleto llamado “¿Qué hacer?” entre 1901 y 1902 para después participar en el II Congreso del POSDR (Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia). Allí se produjo la fracción entre bolcheviques (la mayoría) y mencheviques (la minoría), debido a las tesis de Lenin, quien ofreció una nueva concepción de la organización interna del partido, inspirada en “¿Qué hacer?”.

Esta hablaba de componer el partido a base de los llamados “Revolucionarios Profesionales”, es decir, personas que debían ser la vanguardia de la clase obrera y dirigir sus esfuerzos a la toma del poder para alcanzar la dictadura del proletariado que defendía Karl Marx.

En 1905, Lenin llevó a la II Internacional su tesis de la organización del partido. Pero tras la revolución de enero de 1905, se desencadenó una huelga en Rusia, y apareció por primera vez una organización completamente espontánea: los soviets o consejos obreros. Estos estaban controlados por los bolcheviques y compuestos por obreros y campesinos. No obstante, el zar aplastó las huelgas organizadas por los soviets y Lenin tuvo que exiliarse de nuevo.

Su nuevo destino fue esta vez Finlandia, aunque no permaneció mucho tiempo allí, sino que visitó otros países como Suiza o Francia. En 1908 se estableció en Ginebra, donde escribió “Materialismo y empirocriticismo”. El “empirocriticismo” era una teoría que se había extendido desde hacía algunos años por los círculos socialistas de Alemania y de Rusia. Lenin criticaba fervientemente esta teoría y por eso redactó su texto. Con el paso de los años se trasladó a París, donde permaneció hasta 1912. Allí recibía una gran cantidad de correspondencia proveniente de los revolucionarios que habían permanecido en Rusia, por lo que siempre estuvo al corriente de lo que pasaba en su país.

En el congreso de Praga de 1912, como ya lo hicieran en la huelga de San Petersburgo y en las elecciones de otoño, los bolcheviques se impusieron a los mencheviques, mientras que Lenin preconizaba la participación en las elecciones de la Duma, el rechazo de la colaboración con los burgueses demócratas y la alianza de los obreros y campesinos de Rusia. Con estas medidas, los burgueses y los mencheviques se unieron, empezando a realizar postulados contra los bolcheviques.

Por su parte, la oposición de Lenin y de los bolcheviques a los socialdemócratas se hizo patente durante la Gran Guerra. El análisis que efectuó el líder soviético sobre el imperialismo le permitió demostrar que la guerra era indispensable para los países imperialistas y que en Rusia, eslabón más pequeño de la cadena de éstos, era posible transformar la guerra imperialista en una guerra civil. Estas ideas las recogió en su libro “El imperialismo, estadio supremo del capitalismo” en 1917.

Lenin en un discurso

Mientras los socialdemócratas colaboraban con los gobiernos de guerra y con el Gobierno Provisional, Lenin y sus partidarios acentuaban su acción en relación con los militares. De nuevo exiliado en Suiza, se enteró en marzo de 1917 de un levantamiento en Petrogrado en el que los mencheviques, aliados con Kerenski, consiguieron dominar el soviet que se formó allí.

Para revertir esta situación a su favor, Lenin volvió de nuevo a Petrogrado en abril y publicó las llamadas “Tesis de Abril”: “El pan, la tierra y la paz”. A partir de aquí, la mayoría del POSDR se unió a él. En agosto, ante la ofensiva contrarrevolucionaria, tuvo que huir nuevamente a Finlandia, donde escribió su obra “El Estado y la revolución”. Pero esta vez el exilio duró poco, pues en octubre regresó clandestinamente.

Los bolcheviques tomaron el poder en el llamado Octubre Rojo y empezaron a establecer su sistema político, social y económico por todo el país. En diciembre de 1917, las negociaciones de paz de Brest-.Lotovsk fueron interrumpidas por la ofensiva alemana y Lenin exigió la paz, a pesar de la importancia de las pérdidas territoriales que ocasionaría.

Cerrado el frente internacional, Lenin se centró en la guerra civil en la que estaba sumida Rusia. El VIII Congreso del Partido se reunió en marzo de 1919 y organizó el llamado “comunismo de guerra”. Pero no llegó al máximo extremo posible, ya que Lenin se opuso sucesivamente a las tesis de Trotski sobre la militarización de los sindicato y a las de Kollontái, preconizando el control obrero en la bases.

La crisis política del país sufrió un vuelco decisivo con la sublevación y el aplastamiento de los marinos de Kronstadt. Fue en ese momento cuando la represión ejercida por los bolcheviques causó que los anarquistas favorables a la revolución se opusieran durante decenios al leninismo. Viendo el pésimo estado social, económico y político del país, Lenin decidió restablecer la libertad del comercio y de las pequeñas industrias. Fue el paso previo al abandono del comunismo de guerra y el establecimiento de la Nueva Política Económica (NEP).

Pero apareció un problema bastante importante y que marcaría el devenir de la Unión Soviética hasta su final: la burocratización del partido. El líder soviético veía el peligro que suponía, por lo que escribió: “Nuestro peor enemigo, nuestro enemigo interior, es el comunismo burócrata. Por ello, para vencerlo debemos recurrir a la última fuente de energía que nos queda: la masa de obreros y de campesinos, así como a su nivel de conciencia y su grado de organización”. Pero Lenin no pudo desarrollar esta línea de actuación, debido al ataque de hemiplejia que sufrió en mayo de 1922.

Según se ha sabido con los años, en marzo de 1923 rompió con Stalin y en su testamento pedía al Congreso del Partido la sustitución de Stalin. Pero esto no se supo hasta 1956, cuando fue hecho público su testamento.

Finalmente, el 21 de enero de 1924 murió en Gorki, un pueblo cercano a Moscú.

Comentarios

  1. [...] ejército blanco, liderado por los antiguos generales zaristas, se convirtió en un problema para Lenin, quien buscó ayuda en Trotski. El ejército rojo de Trotski dispuso de más de un millón de [...]

  2. [...] de Kerenski y las posiciones de los bolcheviques. Mantuvo esta postura hasta el regreso de Lenin, momento en el que optó por defender las tesis de [...]

Subscribirme

Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos informado:

* Campo obligatorio
Red Historia ©2011-2013 - Todos los derechos reservados