Publicado el: Lun, feb 4th, 2013

Biografía de Simón Bolívar, ‘el Libertador’

Una de las figuras más destacadas de la emancipación americana de principios del siglo XIX fue, sin lugar a dudas, Simón Bolívar. Con su campaña militar y política consiguió echar a los realistas españoles de unas colonias que llevaban siglos descuidando. Pasaría a la historia como el héroe de Hispanoamérica y le llamarían “El Libertador”.

Simón Bolívar

Simón Bolívar

Simón Bolívar nació el 24 de julio de 1783 en Caracas en el seno de una acaudalada familia criolla. Tuvo una infancia bastante normal para alguien de su clase social, aunque estuvo marcada por la pérdida de su padre cuando tenía dos años de edad a causa de la tuberculosis. Pasó así a estar a cargo de su madre. Juan Félix Jerez Aristeguieta instituyó un mayorazgo para el joven Simón en 1785, que cuatro años después quedó huérfano, debido al fallecimiento de su madre.

Su educación y manutención a partir de entonces corrió a cargo de Simón Rodríguez, su maestro. Pero Bolívar no estaba a gusto en casa de su mentor, por lo que huyó en varias ocasiones. No obstante, no fue hasta la partida a Europa de Rodríguez cuando pudo cambiar de aires y trasladarse a la Academia de Matemáticas. Entre sus preceptores contaron Andrés Bello y Guillermo Peldrón. En 1797, ingresó como cadete en el Batallón de Milicias de blancos de los Valles de Aragua.

Tan solo dos años después viajó a Madrid y conoció a María Teresa Rodríguez del Toro y Alayza, con quien se casó en 1802. Juntos regresaron a Venezuela, pero el 22 de enero de 1803 su esposa falleció a causa de la fiebre amarilla. Para mitigar el dolor, Bolívar decidió regresar a Europa y, después de pasar por Cádiz y Madrid, se instaló en París en 1804.

Con su antiguo mentor, Simón Rodríguez, realizó estudios y lecturas de obras clásicas. En 1805, los dos viajaron juntos a Italia, donde Bolívar se afilió a la masonería y donde juró liberar a su patria. Además, en esta época es cuando conoció a Alexander Humboldt. Tras conocer la acción independentista de Miranda, emprendió el regreso a su hogar y, después viajar por los Estados Unidos en 1807, llegó a Venezuela a mediados de ese año.

Se integró desde un primer momento en círculos independentistas y el 19 de abril de 1810 la Junta de Caracas le nombró, junto a López Mendes y Andrés Bello, comisionado ante el gobierno británico. Después de que el 5 de julio de 1811 se proclamase la independencia de Venezuela, Bolívar se incorporó al ejército con el rango de Coronel. Una de sus primeras misiones fue la de ir a Londres a conseguir el apoyo británico. Gracias a la participación de Francisco de Miranda, los comisionados consiguieron un compromiso por parte de Gran Bretaña.

Tras la sublevación realista en Puerto Cabello y un terremoto, Miranda se vio obligado a capitular el 26 de julio de 1812. Esto no fue del agrado de Bolívar, quien se sentía traicionado y decidió realizar un intercambio con el oficial realista Monteverde. A cambio de conseguir un salvoconducto para poder exiliarse, Bolívar arrestó a Miranda y se lo entregó a los realistas.

La ayuda de Monteverde le permitió huir de la represión de Miranda y se refugió en Cartagena de Indias, donde publicó en diciembre de 1812 su “Memoria dirigida a los ciudadanos de la Nueva Granada por un caraqueño”, en las que criticaba los fallos cometidos por Venezuela y aconsejaba a Nueva Granada a no volver a hacerlos. Comenzó entonces su trayectoria como uno de los principales caudillos, junto con San Martín, de la independencia de la América española.

En 1813, en el curso de la llamada “Guerra a Muerte”, recuperó Caracas el 6 de agosto y restauró la República. Sin embargo, tras su derrota en junio de 1814 frente a Boves en La Puerta tuvo que abandonar la capital y huir de nuevo a Nueva Granada. Su regreso y, sobre todo, las circunstancias difíciles por las que pasaban los neogranadinos, propició que todos los venezolanos de aquel lugar le reconocieran como jefe. Esto posibilitó que interviniera en la política interna del lugar, logrando que Bogotá se incorporase a las Provincias Unidas.

Viendo que era imposible realizar ningún proyecto en Nueva Granada, Bolívar en 1815 se exilió en Jamaica. Allí empezó a promulgar sus ideas de una gran confederación americana y sufrió un intento de asesinato. Debido a las estrecheces económicas y al resto de problemas por los que pasaba, se trasladó a Haití en 1816, donde obtuvo el apoyo del general Alexandre Pétion para invadir Venezuela.

Desde allí inició la campaña que le proporcionó la ocupación de la Guayana y de su capital, Angostura, en julio de 1817. Bolívar proclamó el tercer período republicano y empezó a planificar su acción para la liberación de Nueva Granada y del norte venezolano. En 1819, cruzó los Andes y, después de vencer en los enfrentamientos de Gámeza y del Pantano de Vargas, obtuvo la decisiva liberación de Colombia.

Intentó estructurar la política del nuevo país, por lo que realizó una breve tregua pactada con Morillo en 1820. Aunque el joven general español era muy capaz, no pudo frenar a las tropas de Bolívar en Carabobo el 24 de junio de 1821. Esta victoria supuso la liberación de Venezuela, a excepción del reducto de Puerto Cabello, que acabó por ceder en 1823.

Una vez finiquitado este conflicto, Bolívar comenzó a planificar entonces su campaña sobre Ecuador. Su victoria en Bomboná en abril de 1822 y la de Sucre en Pichincha en mayo, hizo que Ecuador se uniese a la república de la Gran Colombia, proclamada anteriormente en diciembre de 1821. Fue en esta conquista cuando conoció a Manuela Sáenz, el gran amor de los últimos años de su vida.

El 25 de julio de 1822 se entrevistó con San Martín en Guayaquil. Esta reunión fue bastante tensa, ya que Bolívar le negó la cesión de la ciudad de Guayaquil y su apoyo al proyecto de instaurar un régimen monárquico en el Perú. Algún tiempo después fue convocado por el congreso de ese mismo país para que ejerciese el cargo de Dictador.

Desde esta nueva posición, inició la conquista de Lima que estaba en manos de los realistas. Sus resultados fueron bastante rápidos, ya que se proclamó vencedor en la batalla de Junin el 7 de agosto de 1824 y entró en Lima. La victoria de Bolívar, junto con la de Sucre en Ayachucho en diciembre de ese mismo año, fue lo que consagró definitivamente la liberación de América.

Poco tiempo después, Bolívar renunció a los poderes en el Perú y se trasladó a la recién constituida República de Bolivia. La asamblea le encargó la tarea de redactar el proyecto de Constitución de 1826. Sus ideas panamericanistas le empujaron a convocar en 1826 el Congreso de Panamá.

Pero la rebelión de Páez en Venezuela en abril de dicho año le obligó a regresar. En 1827 consiguió sofocarla, pero la unidad de la república grancolombiana empezó a desquebrajarse. Bolívar prestó juramento como presidente ante el congreso, que se reunió en Bogotá en septiembre de 1827. Sin embargo, la creciente oposición política hizo que se proclamase Dictador. En 1829, Bolívar tuvo que hacer frente a una incursión peruana sobre Guayaquil y tan sólo un año después, a causa de la crisis irreversible de la Gran Colombia y de la enfermedad que padecía, renunció a la presidencia.

Los pocos meses de vida que le quedaron los pasó en Cartagena. Allí fue donde recibió la noticia del asesinato de Sucre y, al poco tiempo, falleció. El 17 de diciembre de 1830, fue el día en el que “El Libertador” de América perdió la vida. La mayoría de los países Hispanoamericanos le reconocen hasta nuestros días como uno de los grandes artífices de la emancipación americana.

Comentarios

  1. […] En 1805, Pitt le prestó ayuda económica y Miranda se trasladó de nuevo a los Estados Unidos donde logró obtener ventajas y privilegios por parte del presidente Jefferson. Un año más tarde, intentó desembarcar en Venezuela en el pequeño pueblo de Ocumare de la Costa. Pero fracasó y tuvo que refugiarse primero en la isla de Granada y, posteriormente, en Barbados. En agosto consiguió ocupar Coro, pero la falta de recursos le supuso volver a Gran Bretaña en 1808, donde se unió a Simón Bolívar. […]

Subscribirme

Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos informado:

* Campo obligatorio
Red Historia ©2011-2013 - Todos los derechos reservados