Publicado el: Jue, May 21st, 2015

El Estado Islámico pone su atención en Palmira

Teatro de Palmira. Crédito: Andreas Praefcke, Wikimedia.

Teatro de Palmira. Crédito: Andreas Praefcke, Wikimedia.

Actualizado.

La antigua ciudad de Palmira está en peligro. Los guerrilleros del Estado Islámico se han hecho con el control total de la antigua ciudad de Palmira y se teme un ataque en el que pueda resultar seriamente dañada esta ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Palmira es el último sitio donde se pensaba encontrar un bosque de piedras, columnas y arcos. Los viajeros del siglo XVII o XVIII quedaron atónitos cuando descubrieron lo que vieron: un montón de ruinas en pleno desierto de Siria, a medio camino del Mediterráneo y del Valle del Éufrates.

Sin embargo, para cualquier visitante la clave de la prosperidad de este enclave es aparente: la antigua ciudad de Palmira está situada en el borde de un oasis con palmeras y jardines, siendo un lugar para reponer agua de las rutas de comercio que se dirigían al este y de hecho, su nombre está relacionado con las palmeras que dominan el área.

Historia de Palmira.

Palmira ocupó en el pasado un lugar muy importante en el Medio Oriente. Desde unos modestos inicios en el siglo I, Palmira poco a poco se erigió como una ciudad muy importante bajo el patrocinio de Roma hasta que los gobernantes de la ciudad desafiaron el poder romano y crearon un imperio propio desde Turquía hasta Egipto.

Calle de Palmira. Crédito: Kordas, Wikimedia.

Calle de Palmira. Crédito: Kordas, Wikimedia.

La historia de la reina Zenobia, que se enfrentó al emperador romano Aureliano, es muy conocida por todos, pero es menos conocido que Palmira también luchó contra otro poderoso imperio, el Sasánida. Durante el siglo III, cuando los sasánidas invadieron el Imperio Romano y capturaron al emperador Valentiniano, fue la ciudad de Palmira la que los derrotó y los hizo retroceder hasta el Éufrates. Por muchas décadas, Roma tuvo que confiar el poder en el Medio Oriente a la ciudad de Palmira debido a la pérdida de fuerza de su influencia en esta zona.

Palmira es muy diferente a otras ciudades del Imperio Romano, es única tanto cultural como artísticamente hablando. En Palmira, una clase de mercaderes controlaba los asuntos políticos de la ciudad, a diferencia de otras ciudades donde son las élites terratenientes las que dominan la política. Por ello la ciudad se especializó en proteger las caravanas de mercaderes que atravesaban el desierto.

La ciudad formó un importante núcleo para una red de comercio. La arqueología ha revelado además, que tenían conocimientos sobre el mar y no les era un mundo desconocido. Los habitantes de Palmira llegaron a bajar por el Éufrates hasta el Golfo para entablar comercio marítimo con India e incluso tuvieron algunos puertos en el Mar Rojo de Egipto. La riqueza que generaron gracias al comercio con bienes exóticos lo invirtieron en impresionantes proyectos de arquitectura en su ciudad, de los que aún quedan restos bien conservados como el Santuario de los Dioses de Palmira o la calle de las columnatas o el teatro.

Lo que ha sido excavado de esta ciudad muestra la vibrante cultura del Medio Oriente con su propio sello de identidad. Los habitantes de Palmira estaban orgullosos de adornar sus edificios con escrituras en Semítico, Griego o Latín.

Ruinas monumentales de Palmira. Crédito: Aotearoa, Wikimedia.

Ruinas monumentales de Palmira. Crédito: Aotearoa, Wikimedia.

La ciudad de Palmira desarrolló su propio estilo artístico que tiene grandes influencias de la arquitectura clásica. Los patrones decorativos de los edificios y el estilo de ropa de sus habitantes muestran unas extensas conexiones entre oeste y oriente, en donde, por ejemplo, sedas chinas han sido encontradas adornando momias en tumbas de habitantes de la ciudad.

Se trataba de una cultura cosmopolita con una visión internacional, aunque todavía se sabe poco de este sitio en comparación con otros. Sólo algunas partes de este lugar han sido excavadas y muchos de los yacimientos arqueológicos están en la superficie y no enterrados en profundidad, lo cual los hace bastante vulnerables a los saqueos.

Como otros lugares en Siria, Palmira ha sido saqueada durante el presente conflicto. Siguiendo el rastro dejado por ISIS en Irak, en donde ha destruido las ciudades de Nimrud, Hatra, Dur Sharrukin e intentaron destruir Nínive, hay razones para temer el saqueo sistemático y la destrucción de Palmira si cae en sus manos. Si esto pasa, uno de los grandes capítulos de la Historia de Oriente Medio y su cultura será otra baja en este conflicto trágico.

Sobre el autor

- Estudiante de 5º curso de Historia-Ciencia Política y Gestión Pública en la Universidad Rey Juan Carlos

Ver 1 comentario
  1. […] Estado Islámico ha hecho público un vídeo en el que muestra las ruinas de Palmira aparentemente sin dañar. Los antiguos restos de la ciudad no son estatuas y serán mantenidos tal […]

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estos tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Subscribirme

Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos informado:

* Campo obligatorio
Red Historia ©2011-2016 - Todos los derechos reservados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR