Publicado el: Lun, Jul 28th, 2014

El Imperio mongol se forjó gracias al clima

Unos investigadores que estudiaban los anillos de los árboles antiguos de una zona montañosa del centro de Mongolia creen haber descubierto el misterio de cómo pequeños grupos de jinetes nómadas mongoles se unieron para conquistar el mundo.

mongol a caballo

Los anillos muestran que cuando se levantó el imperio, las estepas normalmente áridas y frías del centro de Asia se transformaron en  un clima más suave y húmedo. La producción de hierba debió experimentar un boom, como también el número de caballos de guerra.  No obstante, los anillos de los árboles, que tienen más de mil años también demuestran rasgos actuales. Desde el siglo XX se ha venido notando como la región se ha calentado de manera muy precoz y que los recientes años de sequía han sido los más extremos.

Probablemente esto sea efecto del calentamiento global. En una zona ya afectada por la escasez de agua estas sequías han fomentado una nueva migración de una región dura en la que aún se mantienen los modos de vida de hace siglos, viviendo en tiendas y llevando los rebaños de un sitio a otro. “La energía fluye desde el fondo de un ecosistema, subiendo la escala hasta la sociedad humana. Incluso hoy, mucha gente en Mongolia vive como lo hacía sus antepasados. Pero en el futuro tendrán que enfrentarse a condiciones severas” afirma Neil Pederson, científico especializado en los anillos de árboles.

Las tribus mongoles estaban inmersas en el caos y las luchas internas a finales del siglo XII, pero esto acabó cuando Gengis Khan ascendió al poder. En tan sólo unos años logró unir a las tribus y dar forma a un eficaz ejército que se expandía en todas direcciones. A la muerte de Gengis Khan sus hijos y nietos prolongaron la conquista y pronto gobernaron la actual Corea, China, el sudeste asiático, India, Oriente Próximo, Rusia y Europa del Este.  El Imperio fue perdiendo fuerza poco a poco, pero su alcance geográfico y su cultura e ideología dio origen a fronteras, culturas e idiomas que aún hoy tienen eco en la actualidad.

Algunos investigadores sostienen la idea de que los mongoles huían del duro clima presente en su territorio y que ese fue el origen de su expansión, no obstante, Pederson y Amy Hessl han descubierto lo contrario.

En 2010 estaban estudiando fuegos incontrolados en Mongolia cuando se toaron con una zona cubierta por nudosos pinos siberianos en Khangai. Estos crecían en las grietas de un curso de lava solidificado. Ese tipo de superficies son muy secas y apenas sin sustrato, los árboles crecen muy lentamente y se muestran muy sensibles a los cambios anuales del clima.

A lo largo de una serie de expediciones los científicos muestrearon los anillos de los pinos, serrando además muestras representativas de especímenes muertos y retirando muestras del grosor de una brizna de hierba de núcleos de árboles vivos. De esta forma averiguaron que algunos árboles habían vivido más de mil años y parecían poder enfrentarse a otro milenio. Cabe destacar que incluso los troncos muertos permanecían intactos durante mucho tiempo antes de comenzar a pudrirse.

De uno de los trozos de madera con se encontraron averiguaron que se remontaba al año 650 a.C. Sus anillos denotaban los cambios de las temperaturas y la abundancia de precipitaciones anuales, por lo que así es posible leer las condiciones atmosféricas pasadas calibrando los grosores de anillos de árboles vivos con datos de control de entre 1959 y 2009.

Los años previos al gobierno de Gengis Khan fueron épocas de duras sequías, posteriormente, desde 1211 a 1225, coincidiendo con el ascenso del imperio, Mongolia se prodigó en largas lluvias y en temperaturas cálidas como nunca vistas.

La transición de la sequía extrema a la humedad extrema justo entonces sugiere que el clima jugó un papel importante en los acontecimientos humanos” dice Hessl, aunque también defiende que “No fue el único factor, pero debió crear condiciones ideales para que un líder carismático emergiese del caos, desarrollase un ejército y acaparase el poder. Donde las condiciones son áridas, la hidratación inusual provoca una inusual productividad en las plantas, y eso se traduce en potencia. Genghis fue literalmente capaz de subirse a esa ola”.

Los anillos de los árboles demuestran que, una vez finaliza la primera fase de expansión del imperio, Mongolia regresó a su sequedad y frío característicos, aunque con diversas bajadas y subidas a lo largo del tiempo desde entonces. Los siglos XX y XXi son la excepción, de hecho en las últimas cuatro décadas algunas regiones del país han tenido un ascenso en su temperatura bastante por encima de la subida media global de un grado. Y es que desde 1990 Mongolia ha sufrido unas enormes sequías en verano e inviernos largos y fríos.

Gengis Khan

Gengis Khan

Los anillos muestran que la sequía más reciente, ocurrida entre 2002 y 2009, se compara en duración y escasez de agua a las acontecidas antes del imperio.

Algunos estudios fortalecen la idea de que los cambios climatológicos pueden cambiar la historia. Esto incluye hechos como la desaparición de la civilización maya o la expansión y caída de Roma. En general se centran en desastres tales como sequías o inundaciones, capaces de desmoronar imperios. Este estudio es más complejo aún ya que ahonda en la compleja idea de cómo el clima pudiera haber fortalecido un imperio.

Los modelos climáticos predicen que a medida que el mundo se calienta el centro de Asia lo hace de forma más rápida. Pederson sostiene que esto significará que las sequías y demás condiciones meteorológicas extremas tenderán a empeorar progresivamente y, además, volverse más frecuentes. Esto derivará en una reducción mayor del ganado, sin contar con los efectos negativos y dañinos que tendrán las cosechas.

En definitiva, los investigadores hacen de sus resultados un argumento convincente de que el clima es un impulso fundamental en la migración mongol. En cualquier caso, estimularán nuevas investigaciones históricas y arqueológicas, y así lo dijo el paleo-climatólogo David Stahle.

Sobre el autor

- Madrileña o cántabra. Calculadora o impulsiva. Soñadora o realista. 23 años ó 12. Fútbol o tiendas. Periodismo veraz. Hay que conocer la historia en profundidad, es la única forma de no cometer los mismos errores del pasado

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estos tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Subscribirme

Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos informado:

* Campo obligatorio
Red Historia ©2011-2016 - Todos los derechos reservados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR