Publicado el: Jue, Jun 25th, 2015

Jurassic Park, ¿ciencia o ficción?

Reproducción de T-Rex. Crédito: Wikimedia.

Reproducción de T-Rex. Crédito: Wikimedia.

Con solamente unas semanas en taquilla, Jurassic World la última entrega de la saga Jurassic Park, ya ha batido varios récords. Su éxito era de esperar, ya que sus recreaciones de dinosaurios y de espacios naturales siempre han tenido un gran éxito en la gran pantalla. Aunque no todo el mundo ha estado contento con el resultado, muchos paleontólogos y fans ya han mostrado su indignación por los numerosos errores científicos.

En este artículo queremos destacar los fallos más importantes que se han cometido en las películas de esta franquicia.

El primero de los errores viene ya de la primera entrega de 1993. Jurassic Park es el nombre del parque temático donde se hallan los dinosaurios. Pero analizando cada una de las especies que aparecen en el filme, sólo algunas secundarias como el Dilophopsaurus son realmente del periodo Jurásico. Los más célebres, es decir, el Velociraptor, el Triceratops o el Tyrannosaurus pertenecieron al Cretácico superior. Por lo que la elección del nombre del parque, y de la película, ha tenido un fin estético más que verosímil. No es lo mismo decir “Cretacic Park” que “Jurassic Park”.

Otro error que ha provocado muchas quejas por parte de los expertos, es el de las plumas. Desde finales del pasado siglo se sabe, gracias al estudio de restos fosilizados, que muchas especies de dinosaurios las tenían. Pero en Jurassic World se ha optado por no dotar al Velociraptor o al Tyrannosaurus Rex con esa característica, ya que su aspecto podía ser menos fiero de lo que pretendía el guión. En la fotografía de abajo se puede ver que aspecto tenía en realidad el Velociraptor. Esta representación se puede encontrar en el Museo de Historia Natural de Austria. Por suerte son muchos los museos que se pueden visitar en Europa sobre esta temática.

El velocirraptor, al contrarío de lo que se cree, tenía un plumaje excepcional. Crédito: Reedit.

El velocirraptor, al contrarío de lo que se cree, tenía un plumaje excepcional. Crédito: Reedit.

Al mismo tiempo, a muchas de las especies más populares de estas películas se les han conferido unas dimensiones mayores para causar una mayor impresión en el espectador. Se sabe que el Velociraptor era muy pequeño; medía 1,8 metros de largo y podía ser tan alto como un perro. El Mesasaurio (el reptil que aparece en el tráiler de Jurassic World) descubierto de mayor tamaño medía 18 metros de largo, de modo que se puede calcular que duplicaron su tamaño para la película.

El Tyrannosaurus no te verá si no te mueves“. Esa frase es uno de los gazapos más sonados de la saga. Se hace creer al público que el T-Rex posee las características de algunas especies nocturnas, que tienen una vista adaptada al movimiento, pero lo cierto es que sus características son más cercanas a las de las aves. Y éstas distinguen una gama de ondas de luz superior incluso a la del ojo humano.

Por último, no está probado en ningún caso que los dinosaurios rugieran. Nadie lo escuchó nunca, por tanto no es demostrable. Muchos de los dinosaurios que toman más protagonismo en estas películas, eran cazadores, por lo que tenían que ser silenciosos. Claro que un T-Rex sigiloso estremecería menos al espectador.

Como bien afirmó Jack Horner, paleontólogo reconocido y consejero durante toda la saga, se trata de una película y no de un documental. Pero a pesar de ello, merece la pena que los espectadores se informen después de ver la película, de lo que se sabe a ciencia cierta sobre los dinosaurios y de lo que se sigue descubriendo cada día. Porque como ya habrás escuchado antes, muchas veces la realidad puede superar a la ficción.

Sobre el autor

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estos tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Subscribirme

Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos informado:

* Campo obligatorio
Red Historia ©2011-2016 - Todos los derechos reservados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR