Publicado el: Lun, abr 8th, 2013

Los restos exhumados en Winchester podrían ser de Alfredo el Grande

En una misión secreta los arqueólogos exhumaron de una tumba sin nombre, en el cementerio de San Bartolomé (Winchester), los posibles restos de Alfredo el Grande.

alfredo el grande

Fue secreta porque debido a la gran atención popular que tuvo el descubrimiento de la sepultura de Ricardo III, las autoridades eclesiásticas temían que el cementerio de Bartolomé, donde se decía que se encontraban los restos de Alfredo en Grande en el siglo XIX, podía ser el blanco de numerosos ladrones.

El Consejo de la Iglesia Parroquial decidió optar por la precaución y encargó a un equipo que excavara la supuesta tumba del rey y almacenara los restos en un lugar oculto.

El rey Ricardo murió hace poco más de 500 años y también fue enterrado en el mismo lugar. Alfredo el Grande murió en el 899, 1.114 años antes, y sus restos fueron trasladados varias veces durante los mil años siguientes. Primero fue enterrado en la Vieja Catedral en Winchester, donde se cree que Alfredo había encargado la construcción de una nueva iglesia más grande donde descansarían sus restos y los de sus sucesores.

Sin embargo la Nueva Catedral no se terminó hasta el año 903, cuando reinaba su hijo Eduardo el Viejo, y fue su hijo el que trasladó el cuerpo de su padre de la vieja iglesia a la nueva. Después de su muerte, la esposa de Alfredo, Eduardo el Viejo y sus hijos fueron también enterrados en la Nueva Catedral.

Cuando los Normandos conquistaron Inglaterra, se construyó una nueva iglesia en el lugar en el que se encontraba la antigua y la Nueva Catedral quedó obsoleta. El rey Enrique I encargó construir una Nueva Catedral al norte de Winchester, en el barrio de Hyde. La Abadía de Hyde estaba casi lista en el año 1110, por lo que Alfredo y su familia fueron enterrados allí. La Abadía se demolió durante la disolución de los monasterios en 1539, pero las tumbas quedaron intactas.

Al igual que la iglesia de Greyfriars donde fue enterrado Ricardo III, la ubicación de la Abadía de Hyde se olvidó durante siglos. Fue redescubierta cuando el Condado compró el terrero para construir la cárcel en 1788. Los presos comenzaron con la limpieza de escombros, y de acuerdo a las declaraciones del guardián de la prisión, descubrieron un gran ataúd que pensaban que pertenecía a Alfredo.

Por otro lado, el anticuario John Mellon excavó la zona en 1866 y afirmó haber encontrado la tumba intacta de Alfredo, y estos fueron los restos que estaban enterrados en el cementerio de San Bartolomé.

Así que sí, las posibilidades de que estos huesos pertenezcan realmente a Alfredo son muy escasas. Katie Tucker, arqueóloga de la Universidad de Winchester, espera al menos poder fechar los huesos con radiocarbono para determinar si realmente son suyos.

Subscribirme

Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos informado:

* Campo obligatorio
Red Historia ©2011-2013 - Todos los derechos reservados