Publicado el: Dom, Oct 25th, 2015

Mitología Griega: el mito de Orfeo

Mito de Orfeo

Orfeo y Eurídice en el Inframundo.

Orfeo era el hijo de Apolo y Calíope, aunque hay otros estudiosos que aseguran que realmente era el hijo de Eagro, el rey de Tracia. Orfeo era cantante y músico, con una capacidad increíble para conmover a todo ser vivo, tanto animales como personas, siendo ésta una de sus características principales.

Se dice que acompañó a Jasón y a los Argonautas en la búsqueda del Vellocino de Oro, pero también en muchas otras gestas como neutralizar el canto de las sirenas, quienes con sus cantos embelesaban a los marineros y les llevaban hacia la muerte, ahogándolos. Asimismo era requerido en muchas situaciones de pelea, donde con sus cantos conseguía apaciguar los ánimos.

Después del viaje con Jasón y los argonautas, Orfeo regresó a Tracia, lugar donde encontró a una ninfa llamada Eurídice, de la cual cayó completamente enamorado, y el sentimiento era recíproco. Con el paso del tiempo decidieron casarse y Orfeo invitó a Himeneo, dios del matrimonio.

El mismo día de la boda una serpiente venenosa mordió a Eurídice, provocándole la muerte, con lo que Orfeo, al no poder resistir tanto dolor, bajó al mundo de los muertos para pedirle personalmente a Hades, dios del inframundo, que se la devolviera, y lo hizo de la mejor manera que sabía, con sus cantos y melodías, lo que convenció a Hades, quien la dejó marchar con Orfeo con la condición de que no mirase hacia atrás cuando se fuera.

Eurídice y Orfeo estaban saliendo del inframundo, pero ella iba más lenta debido a la picadura de la serpiente y en un momento Orfeo miró hacia atrás y Eurídice se desvaneció. Orfeo no se lo podía creer y volvió a entrar, pero esta vez, Caronte, el barquero de la laguna estigia no le dejó pasar y tuvo que aceptar que la había perdido para siempre.

Orfeo regresó a Tracia y decidió que no quería saber nada más de mujeres, algo que no gustó nada a las Ménades, con quien había tenido relaciones en las fiestas en honor a Baco, quienes decidieron atacarle despechadas, consiguiendo despedazarle, aunque dejaron su cabeza intacta y la tiraron a un río, al Hebro, que se encargó de llevarla al mar y éste hasta la isla de Lesbos.

La lira de Orfeo se quedo en el cielo como constelación y su alma encontró a Eudírice en el mundo de los muertos y desde entonces pudieron estar juntos el tiempo que no pudieron estar unidos en vida.

Sobre el autor

- Fundador y Director de Red Historia. Desde pequeño me ha atraído la Historia y la comunicación (igual que viajar, la fotografía o el fútbol), y tras haber estudiado Historia en la Universidad, necesitaba poder compartir con todas las personas interesadas la gran cantidad de noticias que no siempre encontramos de forma fácil y complementarlo con artículos informativos de los acontecimientos y personajes (entre otras cosas) más importantes de nuestro pasado. Así nació Red Historia, un proyecto que esperamos que continúe creciendo gracias a vosotros. Marcelo Ferrando Castro

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estos tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Subscribirme

Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos informado:

* Campo obligatorio
Red Historia ©2011-2016 - Todos los derechos reservados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR