Publicado el: Mar, Oct 13th, 2015

Nuevas pruebas del paso de exploradores chinos por América

Petroglifos de Albuquerque

Petroglifos de Albuquerque

John A. Ruskamp, bioquímico e investigador de Illinois, ha informado que ha identificado un espectacular descubrimiento que puede cambiar la Historia, en forma de símbolos. Cuando hizo una visita al Monumento Nacional de Petroglifos de Albuquerque, le llamó la atención.

Después de consultar con expertos sobre la escritura en piedra de los nativos americanos y las antiguos escrituras chinas para comprobar sus análisis, concluyó que el mensaje preservado en los petroglifos puede que fuera inscrito por un grupo de exploradores chinos miles de años atrás.

En algunos sectores de la arqueología se ha afirmado desde hace tiempo que los chinos llegaron a Norteamérica antes que los europeos. Junto con algunos renombrados expertos que se han interesado en los estudios de Ruskamp puede que la Historia sea reescrita, lo cual no significa que los libros de Historia cambien de hoy para mañana.

“Cualquier descubrimiento que modifique de alguna manera la presencia asiática en América nunca convence a los arqueólogos que dogmáticamente han rechazado las evidencias de la presencia de los chinos en el nuevo mundo”, comentaba Ruskamp.

Pero las pruebas encontradas por Ruskamp parece que son auténticas y tienen el potencial de inspirar una investigación más seria sobre las relaciones transatlánticas. Hasta la fecha, Ruskamp ha identificado 82 petroglifos que concuerdan con inscripciones chinas, no sólo en muchos lugares de Alburquerque (Nuevo México) sino también en la zona de Arizona, Utah, Nevada, Califirnia, Oklahoma y Ontario. Parece que la mayoría de estos objetos fueron realizados por una exploración China, aunque otros parecen una reproducción hecha por los nativos americanos para sus propios fines.

Uno de los seguidores más devotos de Ruskamp es David N. Keightley, doctor y premiado por la MacArthur Foundation Gesnius Award, que es considerado como uno de los mejores analistas de los oráculos de los huesos de los antiguos chinos. Keightley ha ayudado a Ruskamp a descifrar las escrituras que éste encontró. Los petroglifos de Alburquerque datan de la época de transición de la caligrafía china, como entre el 1046 a.C. y el 475 a.C.

Michael F. Medrano, jefe del Departamento de Investigación para el Monumento Nacional de Petroglifos, ha estudiado los petroglifos por petición de Ruskamp. Ha dicho, basándose en sus más de 25 años de experiencia con las culturas nativas: “Estas imágenes no han sido asociadas con tribus nativas locales”.

Es muy difícil datar los petroglifos con absoluta certeza. La sintaxis y la escritura encontradas por Ruskamp parecen corresponder según los expertos a la que habrían usado exploradores chinos hace 2.500 años.

Las conclusiones de Ruskamp se han plasmado en un documento titulado ‘Ancient Chinese Rock Writings Confirm Early Trans-Pacific Interaction‘. En este documento se afirma que las pruebas encontradas apuntan a la presencia de antiguos escrituras chinas en Norte América, hace 2.500 años, por lo que hubo un intercambio epigráfico e intelectual entre las poblaciones chinas y norteamericanas.

Sobre el autor

- Estudiante de 5º curso de Historia-Ciencia Política y Gestión Pública en la Universidad Rey Juan Carlos

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estos tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Subscribirme

Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos informado:

* Campo obligatorio
Red Historia ©2011-2016 - Todos los derechos reservados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR