Hace 2.300 años se practicó la crianza de pollos en Israel

Un estudio determina el principio de la crianza de pollos en Israel a partir del estudio de antiguos huesos de este animal

Huesos de pollo desenterrados por los investigadores que presentaban marcas de cuchillo.
Huesos de pollo desenterrados por los investigadores que presentaban marcas de cuchillo.

De acuerdo con un estudio publicado por la Universidad de Haifa, hace 2.300 años comenzó la crianza de pollos en Israel. Las muestras de docenas de huesos de pollo encontradas en Maresha, en el centro de Israel en una zona del período helenístico, mostraban signos de haber sido cortados y cocinados.

El estudio afirma que la comercialización del pollo se originó en Israel, tal y como explica Lee Perry-Gal, que ha dirigido el estudio: “Examinando los restos de los animales de Maresha hemos encontrado la primera evidencia de Oriente Medio de la industria del pollo”.

El pollo, que llegó a Oriente Medio alrededor del V milenio desde el este de Asia, al principio era considerado una criatura extraña y exótica y era usado principalmente para realizar sacrificios que sirvieran como una ofrenda a los dioses y para organizar peleas de gallos. Hasta ahora era desconocida la fecha y el lugar en la que los pollos comenzaron a ser criados como ganado.

En Maresha, que es parte de Parque Nacional de Beit, fueron encontradas estructuras para la actividad agrícola, lo que indica que las exportaciones de la agricultura y la ganadería eran un pilar económico del asentamiento.
Además, las pinturas de los muros y las imágenes de pollo encontradas en Maresha dan cuenta de la importancia del mismo para la economía local. El estudio indica que los pollos eran criados para obtener huevos y carne.

Lee Perry-Gal mide huesos de pollos en el laboratorio del Instituto Arqueológico de la Universidad de Haifa
Lee Perry-Gal mide huesos de pollos en el laboratorio del Instituto Arqueológico de la Universidad de Haifa.

“Cientos de años de adaptación de los pollos al clima mediterráneo en el sur del Levante, y la asimilación de este animal en la economía de Oriente Medio, hizo que se estableciera un tipo de pollo adecuado a la explotación de la zona”, comenta Perry-Gal y añade: “El espíritu de la globalización que representaba el gobierno helenístico creó las condiciones apropiadas para cambiar el estatus del pollo y su entrada en la dieta de los humanos. En la época romana, uno o dos siglos después del comienzo de la crianza del pollo en Maresha, se introdujo un nuevo tipo de pollo, que distribuyeron hasta el centro de Europa”.

Estudiante de 5º curso de Historia-Ciencia Política y Gestión Pública en la Universidad Rey Juan Carlos

more recommended stories