Atapuerca: el origen del hombre europeo en plena sierra burgalesa

Atapuerca es un yacimiento excepcional en el mundo. Los secretos que guarda en sus entrañas nos invitan a recorrer un millón de años, explicando el origen de los europeos. Hoy es un lugar de referencia obligada para explicar la prehistoria y es sin duda el mejor nacimiento pleistoceno de la Tierra.

Fragmentos de cráneo de un Homo antecessor

Cuando en 1978 se empezó a excavar, esta pequeña sierra no figuraba en los mapas de la evolución humana. El descubrimiento de un adolescente de 11 años que presentaba una combinación de dientes totalmente primitivos con una cara de rasgos totalmente modernos, condujo al los investigadores a proponer una nueva especie: el Homo antecessor, antecesor común de los neandertales y los humanos modernos y de él evolucionan tanto la línea europea como la africana. El fósil de la Sima del Elefante es, así, el europeo más antiguo de la historia encontrado hasta el momento.

Es de los pocos yacimientos en el mundo en el que se criba todo el contenido de las cuevas. Fue una mandíbula de rata de agua, encontrada en 1994, la que permitió precisar su edad. Numerosos restos animales de más de un millón de años de antigüedad han sido recuperados. La mayoría están ligados al medio acuático como hipopótamos, águilas pescadoras o castores, lo cual resulta llamativo ya que nos encontramos en plena sierra de Burgos.

Estas excavaciones han servido también para conocer más a cerca de la forma de vida de estos “primeros europeos”. Aquí se han hallado las evidencias del canibalismo más antiguo documentado hasta el momento, pero también las primera evidencias del hombre como animal social: el descubrimiento del Bifaz Excalibur, único instrumento de piedra recuperado, constata que existía una creencia compartida por el grupo y a la vez el comportamiento simbólico más antiguo hasta hoy demostrado.

Se ha podido confirmar, asimismo, que el yacimiento funcionaba como un centro de ocupación esporádico pero reiterado ya que allí iban a abastecerse de carne de animales que se presentaba como comida fácil y rápida “para llevar”.

Cráneo de Homo heidelbergensis encontrado en Atapuerca

Sin embargo, como toda excavación de gran magnitud, Atapuerca ha tenido que lidiar con algunos restos de dudosa procedencia. En la pared que se encuentra enfrente de la boca de la Cueva del Portalón se contempla una pintura que representa la cabeza de un caballo. La analítica realizada no llegó a pruebas concluyentes, no obstante, llama poderosamente la atención la diferencia de color que se aprecia entre una fotografía tomada en 1913, o en 1947.

Esto llevó al equipo de investigación a cuestionarse cómo era posible que durante 11.000 años no se hubiera perdido calidad y que en los últimos 50 años se hubiera deteriorado tanto. Por el momento se piensa que se trata de una pintura realizada en algún momento de principios del siglo XX.

Los tesoros que guarda en su interior parecen inagotables y en cada nueva campaña este yacimiento nos sorprende con algo inédito. Los fósiles de la sima de los huesos parecen no tener fin y en la gran dolina siguen apareciendo nuevos y espectaculares restos de antecesor. A esto debemos agregar que en el yacimiento del elefante se han descubierto las herramientas más antiguas de Europa, que alguien talló hace más de 1.500.000 años.

Imágenes: Locutus Borg en Wikimedia

Atapuerca: el origen del hombre europeo en plena sierra burgalesa
Puntúa este artículo

Nací en Madrid y vivo en Madrid. Al igual que toda mi familia, incluso mis bisabuelos, por lo que soy de una de las pocas y auténticas gatas madrileñas que sobreviven por aquí. Aunque mi gran afición es recorrer el mundo, mi rincón favorito es y siempre será mi gran ciudad. Actualmente estoy estudiando dos carreras en la Universidad Rey Juan Carlos: Derecho y Periodismo. Mis estudios han hecho de mí, una persona responsable, trabajadora y que lucha por conseguir lo que quiere. Siempre he querido ser periodista internacional y siempre he creído que para ser la mejor debía saber derecho e idiomas. En el año 2008, estuve trabajando en un colegio en Oxford llamado Radley College donde conocí a gente de todas partes. Fue una experiencia significativa que me abrió mucho la mente. Durante el curso 2009-2010 me otorgaron una beca Erasmus a París. Fue una experiencia muy buena para mi formación tanto personal, como profesional y volví al igual que en Casablanca, con aquella frase de "Siempre nos quedará París".

Artículos relacionados