Científicos analizan una antigua bebida alcohólica nórdica

Un grupo de científicos de distintas universidades americanas, incluidas la Universidad de Pennsylvania y California Press, publicaron a finales de diciembre un estudio titulado A biomolecular archaeological approach to ‘Nordic grog” (“Aproximación biomolecular arqueológica al ‘grog’ nórdico”), en el que se analizan los componentes de esta antigua bebida alcohólica que los pueblos escandinavos usaban para combatir el frío.

bebida alcoholica antigua escandinavia

El brebaje se preparaba con productos locales (a saber, miel, arándanos rojos, mirto, enebro, milenrama, resina de abedul, cereales…) y su consumo  se extendía desde el noroeste de Dinamarca hasta las áreas más occidentales de Suecia. La ingesta de la antigua bebida se conoce desde los años 1500-1300 a. C.

Los resultados de la investigación con técnicas de arqueología biomolecular han concluido que la tradición del grog estaba ampliamente extendida desde tiempos remotos, formando parte de la identidad cultural de los pueblos escandinavos, que la preparaban con diferentes métodos y sabores según el propósito, a veces incluso medicinal. Uno de los datos más interesantes es la presencia en algunas de estas bebidas de vino importado del sur y centro europeos, lo que demuestra la existencia de redes comerciales activas por toda Europa desde hace más de 3.000 años y el prestigio social y cultural atribuido al vino entre las etnias nórdicas.

El estudio se ha aplicado a muestras de grog de diferentes partes de Suecia y Dinamarca. La más antigua, fechada entre el 1500 y 1300 a. C, procede de la localidad de Nandrup, al noroeste del país danés, y se encontró en el interior de una vasija cerámica que formaba parte del ajuar funerario de un príncipe guerrero. Otras muestras han sido fechadas entre el 1100 y el 200 a. C, desde la Edad de Bronce nórdica hasta los primeros tiempos de la Edad de Hierro romana. Incluso se han encontrado residuos de grog preparado con vino en completos sets de bebida importados de Roma, con copas, cazos y antiguos decantadores.

Según el dr. Patrick E. McGovern, director del Proyecto de Arqueología Biomolecular del Museo de la Universidad de Pennsylvania, el comercio del vino entre el sur de Europa y Escandinavia creció rápidamente desde finales del II Milenio a. C, llegando a menudo a eclipsar la tradición del grog, aunque nunca completamente. Muchos de los ingredientes del grog se utilizaron posteriormente como agentes amargantes en las cervezas medievales.

Incluso en la actualidad, como afirma Govern, existe una bebida similar que se produce en la isla de Gotland, en el Báltico, al este de Suecia: la llamada Gotlandsdryka que se toma en las granjas. De esta isla provienen alguna de las muestras de grog analizadas. Y la cervecería de Delaware Dogfish Head  recreó durante este invierno su propia versión de la bebida utilizando ingredientes originales.

Romántico, en el sentido artístico de la palabra. En mi adolescencia tanto familiares como amigos me recordaban una y otra vez que era un humanista empedernido, pues pasaba el rato haciendo lo que quizás otros no tanto, creyéndome Bécquer, inmerso en mis propias fantasías artísticas, en libros y películas, deseando constantemente viajar y explorar mundo, admirado por mi pasado histórico y por las maravillosas producciones del ser humano. Por ello decidí estudiar Historia y simultanear con Historia del Arte, porque me parecía la manera más adecuada de llevar a cabo las habilidades y pasiones que me caracterizan: leer, escribir, viajar, investigar, conocer, dar a conocer, educar. La divulgación es otra de mis motivaciones, pues entiendo que no hay palabra que tenga valor real si no es porque haya sido transmitida con eficacia. Y con ello, tengo la determinación de que todo lo que haga en mi vida tenga un fin didáctico.