Científicos de Atapuerca acusados de distorsionar la teoría de la evolución humana por errores de datación de huesos

Científicos británicos han publicado que investigadores españoles se han equivocado en la datación de los esqueletos de La Sima en Atapuerca en 200.000 años, y que tendrían sólo 400.000 años de antigüedad.

Briton dice que los investigadores españoles se han confundido en 200.000 años e incluso tienen especies equivocadas.

El mayor grupo de fósiles humanos y el lugar paleontológico más importante de Europa es Atapuerca, una cueva en el norte de España. En este yacimiento se han encontrado decenas de antiguos esqueletos. La UNESCO ha incluido la denominada Sima de los Huesos en la lista de Patrimonio de la Humanidad debido a la importancia que representa a la hora de entender la evolución humana. La Unión Europea ha aportado millones de euros para la construcción de un museo sobre antigüedad humana cerca de la ciudad de Burgos.

El principal experto británico en evolución humana, el profesor Chris Stringer del Museo de Historia Natural, ha advertido en la publicación Evolutionary Anthropolgy que el equipo encargado de La Sima de los Huesos ha datado mal los fósiles en 200.000 añosy ha identificado incorrectamente las especies de humanos encontrados.

Uno de los cráneos de La Sima

Lejos de ser una guarida de hace 600.000 años y donde vivía la especie llamada Homo Heidelbergensis, él cree que los restos pertenecen al Neanderthal, lo que lo sitúa no hace más de 400.000 años. Esta diferencia de interpretación es crucial para comprender la evolución humana.

Según Stringer, los restos óseos encontrados en Atapuerca es la mayor colección del mundo con hallazgos de este tipo y que los equipos encargados de las excavaciones han hecho un gran trabajo. “Los hallazgos de Atapuerca son muy importantes”, afirma. Sin embargo, el problema llega en el momento de fechar los huesos, ya que hacerlo mal afectaría a la construcción de la evolución.

La Sima de los Huesos fue descubierta por espeleólogos que investigaban en la caverna de Atapuerca. Las excavaciones comenzaron en 1990, lideradas por Juan Luis Arsuaga, de la Universidad de Madrid. Allí encontraron restos como cráneos, costillares, mandíbulas y huesos de las piernas. Arsuaga ha datado los hallazgos de hace unos 300.000 años.

Desde ese momento se han desenterrado 28 cuerpos, lo que hace del lugar el mayor alijo de fósiles humanos del mundo. Durante este tiempo, Arsuaga y su equipo dataron los restos de hace 600.000 años y afirmaron que pertenecían al Homo heidelbergensis. Esta datación ha causado malestar entre los paleontólogos. Los científicos que investigan en La Sima creen que el Homo heidelbergensis es un antecesor del Neanderthal pero no del Homo Sapiens; sin embargo, otros, incluyendo a Stringer, creen que es un antecesor de nuestra especie.

El problema reside en que algunos de los esqueletos poseen características del Neanderthal, como los dientes o las mandíbulas. Sin embargo, otras evidencias muestran que no vivieron en la zona durante esos 200.000 años.Datar estos huesos a una fecha tan temprana distorsiona completamente la visión de nuestra evolución”, dice Stringer.

Esta crítica es apoyada por Phillip Endicott, del Museo del Hombre de París. Sus estudios sobre el ADN muestran que el hombre y el Neanderthal no se separaron hasta hace 400.000 años. Otra crítica es sobre el método utilizado hasta la fecha. Se han basado en la datación de una estalagmita que se encuentra por encima de los restos. Sin embargo, se cree que realmente los cuerpos fueron arrojados como reverencia a los muertos y la estalagmita creció gracias a los sedimentos de los huesos.

Pero esta interpretación también causa controversia, ya que no se ha encontrado ninguna evidencia de este comportamiento. Además, faltan huesos de dedos, por lo que si los cuerpos hubieran sido arrojados enteros, estarían todos los huesos.

Yolanda Fernández-Jalvo y Peter Andrews, del Museo de Historia Natural de Madrid y Londres, sugieren que la ausencia de estos huesos se debe a que pudo haber inundaciones que los arrastraran.

Asuaga ha rechazado los análisis y ha admitido que puede que su equipo hubiese datado los fósiles demasiado pronto al afirmar que tenían 600.000 años de antigüedad. “Estamos trabajando en ello”, dijo.

The Guardian

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente. Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.

Artículos relacionados