Copilco y los túneles del preclásico

Expertos en los túneles de Copilco.
Expertos en los túneles de Copilco.

Los cuatro túneles de la cantera de Copilco han vuelto a ser explorados por los arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Estos túneles fueron excavados hace un siglo aproximadamente por Manuel Gamio, un famoso antropólogo mexicano ya desaparecido, y en éstos se encontraron restos de un posible asentamiento prehispánico del preclásico o formativo medio.

En la última exploración se han descubierto lo que parece ser la cimentación de una casa habitación y una zona utilizada para almacenamiento o quizá de uso funerario, lo que ha hecho que Copilco se halla posicionado como uno de los lugares más representativos del formativo medio de México.

José Ignacio Sánchez Alaniz y Emma Marmolejo Morales, arqueólogos encargados del proyecto, han declarado que este es un lugar muy importante del que seguramente se sacará una valiosa información para ir rellenando el rompecabezas de la historia del país desde hace muchos siglos.

Ambos coincidieron en que a Manuel Gamio le interesaba mucho poder conocer la cronología del Valle de México y tenía constancia de que en las canteras del Pedregal de San Ángel y Coyoacán se habían encontrado diferentes elementos que revelan una ocupación prehispánica, por lo que en 1917 aproximadamente pidió un permiso para poder excavar. De esta forma fue como Gamio pudo descubrir los cuatro túneles, los cuales cuentan con diferentes extensiones, altitud y anchura.

No fueron precisamente pocos los objetos que se encontraron como entierros tanto de niños como de adultos en fosas de forma cilíndrica, varios cimientos de casas, cerámicas, puntas de obsidiana, escultura, útiles parecidos a navajas y muchos otros utensilios de diferentes materiales.

En años posteriores se realizaron excavaciones en los otros tres túneles donde gracias a los hallazgos quedó confirmada la existencia de que allí vivió alguien en la era arcaica o del preclásico, pero todo quedó sepultado bajo la lava del volcán Xitle del Ajusco allá entre los años 630 y 627 a.C., algo que aún hoy en día se continúa investigando por parte de los arqueólogos.

Hasta el momento se han realizado diferentes etapas de limpieza que pudieron establecer dos frentes de excavación en varios túneles, los considerados más interesantes arqueológicamente hablando. En ellos se encontraron dos capas de ceniza, una de entre cuatro y cinco centímetros de grosor y otra de entre 20 y 30 centímetros, anteriores a la erupción del volcán.

Más abajo se encontró una capa negra donde se encontró una mayor concentración de actividad humana, algo que revela que los habitantes en esta zona estuvieron muy ligados a erupciones volcánicas aunque no abandonaron nunca este sitio hasta la gran erupción. Ahora toca trabajar más en este lugar y conseguir más datos que revelen parte de esa historia de México.

Imagen: Arísteguinoticas.com

Fundador y Director de Red Historia. Desde pequeño me ha atraído la Historia y la comunicación (igual que viajar, la fotografía o el fútbol), y tras haber estudiado Historia en la Universidad, necesitaba poder compartir con todas las personas interesadas la gran cantidad de noticias que no siempre encontramos de forma fácil y complementarlo con artículos informativos de los acontecimientos y personajes (entre otras cosas) más importantes de nuestro pasado. Así nació Red Historia, un proyecto que esperamos que continúe creciendo gracias a vosotros. Marcelo Ferrando Castro