Descubren una iglesia bizantina con espléndidos mosaicos al sur de Israel

Un grupo de investigadores ha estado excavando en una iglesia bizantina al sur de Israel, en la villa de Aluma, de aproximadamente 1500 años de antigüedad. El pasado 22 de enero desenterraron una serie de espléndidos mosaicos bizantinos, de gran calidad decorativa, que ilustraban y ornamentaban los amplios suelos del edificio religioso.

mosaicos bizancio israel

Según han informado los expertos arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel, el fortuito descubrimiento de restos bizantinos durante la construcción de un vecindario en Moshav Aluma permitió desenterrar la majestuosa iglesia y sus suelos de decoración musivaria.

El representante y director de las excavaciones, el Dr. Daniel Varga, ha dado detalles sobre la construcción. Según sus declaraciones se trata de un edificio impresionante de 22 metros de largo por 12 de ancho que consta de una nave central abierta a dos pasillos laterales divididos por pilares de mármol. La entrada del edificio está abierta a un patio o atrium, como es propio de estas construcciones bizantinas, pavimentado con teselas blancas y una cisterna (un depósito de agua que se colocaba a la entrada de los templos para realizar abluciones y purificaciones).

El atrio conduce a una nave transversal (nártex), también con suelos cubiertos de mosaicos con decoraciones geométricas. En el centro del nártex, frente a la entrada a la nave principal, hay una hilera de inscripciones en griego en las que se aluden a los nombres de María y José y a las personas que financiaron los mosaicos.

Los mosaicos de la nave principal destacan por su calidad ornamental: teselas policromadas y decoradas con vides en bucles que forman cuarenta medallones en los que se representan motivos geométricos, vegetales y animales: una cebra, un leopardo, una tortuga, un jabalí salvaje,  pájaros alados, etc. También incluyen inscripciones en griego de los dignatarios de la iglesia, Demetrios y Herakles, los líderes de la Iglesia local. Las naves laterales también han sido ornamentadas con suelos de mosaicos policromados con diseños vegetales y geométricos semejantes y simbología cristiana.

Igual de importante es el contexto arqueológico del yacimiento: la iglesia se erigió en un asentamiento bizantino cercano al camino principal que conectaba la costa de Ashkelon con el oeste, y las ciudades de Beit Guvrin y Jerusalén con el este de Israel. Las prospecciones llevadas a cabo por la Autoridad de Antigüedades de Israel en esta antigua carretera han revelado multitud de emplazamientos bizantinos similares, pero sin ninguna iglesia, a excepción de esta en Aluma. 

De esta manera se presupone que la iglesia encontrada sirvió como templo y lugar de reunión de fieles común a todas estas localidades a lo largo del camino. Tanto en la región como en el propio templo se han encontrado diversos objetos cerámicos, como jarras, ánforas (vasijas para el aceite), utensilios de cocina, cráteras (vasijas para el vino), lámparas de aceite y vasijas de cristal típicas del arte de Bizancio. Estos objetos son indicativos de una rica cultura local.

Cerámicas similares se han encontrado también en otros sitios de la región, que demuestran la existencia de un floreciente comercio, sobre todo de vino, con las regiones del Mediterráneo. Esta economía fue la base de la riqueza local durante el período bizantino en Israel.

El sitio será conservado y preservado para las generaciones futuras, lamentablemente extrayendo los mosaicos del sitio original y trasladándolos a un museo regional donde el público podrá contemplarlos y admirarlos.

Descubren una iglesia bizantina con espléndidos mosaicos al sur de Israel
Puntúa este artículo

Romántico, en el sentido artístico de la palabra. En mi adolescencia tanto familiares como amigos me recordaban una y otra vez que era un humanista empedernido, pues pasaba el rato haciendo lo que quizás otros no tanto, creyéndome Bécquer, inmerso en mis propias fantasías artísticas, en libros y películas, deseando constantemente viajar y explorar mundo, admirado por mi pasado histórico y por las maravillosas producciones del ser humano. Por ello decidí estudiar Historia y simultanear con Historia del Arte, porque me parecía la manera más adecuada de llevar a cabo las habilidades y pasiones que me caracterizan: leer, escribir, viajar, investigar, conocer, dar a conocer, educar. La divulgación es otra de mis motivaciones, pues entiendo que no hay palabra que tenga valor real si no es porque haya sido transmitida con eficacia. Y con ello, tengo la determinación de que todo lo que haga en mi vida tenga un fin didáctico.