Descubiertas unas inscripciones funerarias de 1.700 años de antigüedad en Zippori

El cementerio de Zippori, ubicado en la zona norte de Israel, ha sido testigo de un descubrimiento bastante importante, unas inscripciones funerarias que se remontan a unos 1.700 años de antigüedad y en las que se puede leer la palabra “rabinos”.

Realmente fueron descubiertas tres inscripciones funerarias escritas en arameo y también en griego. Las inscripciones en arameo aluden a personas a las que se refieren como rabinos, quienes fueron enterrados en el cementerio de Zippori, aunque no se ha podido descifrar cuáles son sus nombres.

Tal como declaró Motti Aviam, doctor adscrito al instituto Kinneret Galileo de Arqueología, “haber hallado estos epitafios es algo muy importante dado que reflejan la vida cotidiana que tenían los judíos en Zippori y parte de su mundo cultural”.

De momento se encuentran investigando toda la zona y han avanzado de que no están 100% seguros de que el significado sea exactamente rabino tal y como lo conocemos, pero sí han avanzado que una de las personas fallecidas que hay en este lugar tenía como sobrenombre “El Tiberiano”.

Inscripciones funerarias de 1.700 años  halladas en Israel.
Inscripciones funerarias de 1.700 años halladas en Israel.

Según se ha confirmado, es la segunda vez en las que alguien de Tiberíades se encuentra enterrado en el cementerio de Zippori. Es probable que los judíos de diferentes partes de Galilea fuesen llevados a este cementerio para ser enterrado gracias a la gran actividad que realizaba el rabino Yerhuda Ha-Nasi.

Otra de las posibilidades del por qué apareció este hombre aquí es por su posible traslado a esta zona para vivir y después falleció, pero antes de hacerlo dejó claro que quería que fuese recordado como alguien que llegó desde Tiberíades.

Por otro lado, en el segundo de los epitafios se encuentra la palabra en arameo “le-olam” que quiere decir “para siempre”, algo que aparece por primera vez en las muchas inscripciones que se han descubierto en este cementerio.

Este término se conoce de otras inscripciones funerarias de Bet Shearim y otros lugares similares y quiere decir que la sepultura del difunto continuará siendo suya para siempre y nadie se la quitará. Tanto esta como la otra inscripción en arameo terminan con la bendición “shalom” en hebreo. Por su parte, la inscripción griega nombra a José, nombre muy común entre los judíos que vivían en Israel.

Hasta hoy, han sido diecisiete inscripciones funerarias las que se han documentado en este cementerio, la mayoría escritas en arameo, lengua común en los judíos en Israel en aquel momento.

Fundador y Director de Red Historia. Desde pequeño me ha atraído la Historia y la comunicación (igual que viajar, la fotografía o el fútbol), y tras haber estudiado Historia en la Universidad, necesitaba poder compartir con todas las personas interesadas la gran cantidad de noticias que no siempre encontramos de forma fácil y complementarlo con artículos informativos de los acontecimientos y personajes (entre otras cosas) más importantes de nuestro pasado. Así nació Red Historia, un proyecto que esperamos que continúe creciendo gracias a vosotros. Marcelo Ferrando Castro

more recommended stories