Descubierto un pecio de siglos de antigüedad en la costa de Carolina del Norte

Científicos que realizaban una expedición para estudiar el fondo marino encuentra un pecio de varios siglos de antigüedad en el fondo de la costa de Carolina del Norte.

Imagen del 'Atlantis', el barco de la expedición científica en la que se localizó al pecio
Imagen del ‘Atlantis’, el barco de la expedición científica en la que se localizó al pecio

El sonar empleado en una expedición científica ha revelado los restos de un pecio (trozo de nave que ha naufragado) desconocido a más de un kilómetro y medio de profundidad en la costa de Carolina del Norte. Los objetos encontrados entre la chatarra indican que puede que la datación del pecio se sitúe en la Revolución Americana.

Científicos de la Universidad de Duke, la Universidad Estatal de Carolina del Norte y la Universidad de Oregon descubrieron los restos del pecio el 12 de julio, durante una expedición a bordo del Atlantis, un barco de investigación.

Entre los objetos descubiertos en los restos del pecio se encontraba una cadena de hierros, una pila de de vigas de madera, ladrillos, botellas de cristal…y otros instrumentos de navegación como un octante o un sextante.
Parece que los restos son de finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX, cuando Estados Unidos estaba expandiendo su comercio con el resto del mundo a través del mar.

“Este es un hallazgo fantástico y un recordatorio de que a pesar de nuestros avances en nuestra capacidad de acceder a explorar el océano, las profundidades del mar siguen guardando secretos”, explicó la jefa de la expedición, Cindy Van Dover, directora del Laboratorio Marino de la Universidad de Duke.

“Anteriormente yo había dirigido expediciones en el lugar, en una incluso usamos tecnología avanzada para explorar el fondo del mar. Es sorprendente que hemos estado explorando muy cerca de donde se encontraba el pecio”, afirmaba Van Dover.

“Este descubrimiento nos indica que la tecnología que estamos desarrollando para explorar el fondo del mar no sólo nos ofrece importante información sobre los océanos, sino también sobre nuestra Historia”, afirmaba David Eggleston, director del Centro para las Ciencias Marinas y la Tecnología y uno de los principales investigadores del proyecto.

Cuando Van Dover y Eggleston descubrieron el pecio, informaron al Programa de Patrimonio Marino y ahora ellos se encargarán de determinar la edad y de identificar el pecio.

Bruce Terrel, jefe de arqueología del Programa de Patrimonio Marino, ha dicho que sería posible determinar la fecha y el país de origen del pecio estudiando la cerámica, las botellas y otros objetos encontrados en el barco.

“Para llevar a más de un kilómetro bajo el mar y a temperaturas muy frías, el pecio está bien conservado”, afirmaba Terrel y añade: “Un estudio arqueológico más detallado en el futuro nos dará más detalles”.

James Delgado, director del Programa de Patrimonio Marino, indica que los restos del pecio se encuentran en el camino de la corriente del Golfo, que los marineros usaron durante siglos para llegar a los puertos de Norte América, el Caribe, el Golfo de México y el sur de América.

“El descubrimiento es muy interesante, pero no inesperado, las tormentas violentas hacían naufragar a un gran número de embarcaciones en las costas de Carolina pero sólo algunas han sido encontradas debido a las dificultades de la profundidad del mar y el duro trabajo en las costas”.

La expedición científica tenía el objetivo de explorar la ecología de zonas profundas del océano en la costa del Este. Van Dover es especialista en ecología de los ecosistemas marinos y Eggleston estudia la ecología de los organismos que viven en el fondo del mar.

Nuestro descubrimiento accidental muestra la recompensa de trabajar en el fondo del océano”, afirmaba Van Dover.

Estudiante de 5º curso de Historia-Ciencia Política y Gestión Pública en la Universidad Rey Juan Carlos