Descubren flores en un entierro paleolítico en la cueva El Mirón en Cantabria

Arqueólogos españoles han hallado restos de polen en un enterramiento del paleolítico en la cueva de El Mirón, en Cantabria.

Polen fosilizado en una cueva paleolítica de Cantabria
Polen fosilizado en una cueva paleolítica de Cantabria

Normalmente, los católicos, así como otras religiones, suelen despedir a sus fallecidos con flores en su entierro, algo que podemos pensar que es más o menos moderno aunque poco o nada tiene que ver con una tradición actual, al menos tal y como lo demuestra un equipo de investigadores españoles, quienes han encontrado una gran concentración de polen fosilizado en una tumba que se remonta al Paleolítico. Esto demuestra que hace al menos 16.000 años, alguien colocó flores sobre lo que podríamos denominar como un nicho paleolítico.

Tal como explicó María José Iriarte, investigadora y profesora de la Universidad del País Vasco, tanto ella como su equipo de investigadores, tiene claro que las flores fueron depositadas en ese lugar, aunque no tienen forma de saber si fue parte de alguna clase de ritual, como el que hacemos hoy en día en los funerales, o si era una cuestión más práctica, como por ejemplo la de evitar los malos olores del cuerpo en descomposición.

Este enterramiento se encuentra en la cueva de El Mirón, en la Comunidad Autónoma de Cantabria, donde la han bautizado como la Dama Roja, perteneciente al Paleolítico superior y de la que diferentes publicaciones especializadas se han hecho eco y han realizado varios reportajes al respecto, explicando las investigaciones que se han realizado y que se están llevando a cabo actualmente.

Esta cueva es muy conocida desde que fue descubierta en el año 1903 aunque las investigaciones arqueológicas más frecuentes no comenzaron hasta el año 1996, pero no fue hasta el año 2010 cuando se descubrió el primer enterramiento humano, donde se destacó el excelente estado en el que estaba, según la investigadora “no contaminado e intacto”.

El enterramiento cuenta con restos óseos de una mujer con una edad que oscila entre los 33 y los 40 años y se encuentra en lo más profundo de la cueva, en un espacio donde se pueden ver diferentes grabados que incluso podrían llegar a tener algo que ver con el enterramiento aunque habría que continuar investigando.

Tal como está dispuesto todo, la coloración rojiza que presentan los huesos así como al sedimento en el que descansan, revela que podría haberse utilizado ocre como parte del ritual de inhumación, razón por la cual se le da el apodo de la Dama Roja.

El equipo de investigadores estudió en profundidad las condiciones medioambientales en las que se produjo el enterramiento, donde concretaron una gran concentración de pólenes de plantas de una única familia, la CHenopodiacea. Ahora la hipótesis sobre este descubrimiento es que las plantas fueron depositadas en la tumba, y no por casualidad.

Fundador y Director de Red Historia. Desde pequeño me ha atraído la Historia y la comunicación (igual que viajar, la fotografía o el fútbol), y tras haber estudiado Historia en la Universidad, necesitaba poder compartir con todas las personas interesadas la gran cantidad de noticias que no siempre encontramos de forma fácil y complementarlo con artículos informativos de los acontecimientos y personajes (entre otras cosas) más importantes de nuestro pasado. Así nació Red Historia, un proyecto que esperamos que continúe creciendo gracias a vosotros. Marcelo Ferrando Castro