Descubren bloques perdidos de un Coloso de Memnón

Arqueólogos han encontrado un trozo de uno de los famosos Colosos de Memnón, que representan al faraón Amenofis III.

El famoso par de esculturas monumentales cercano a Luxor no destaca precisamente por su buen estado de conservación. La misión arqueológica en lo poco que se conserva del templo del faraón Amenofis III, encabezada por el afamado egiptólogo Horig Sourouzian, ha desenterrado una serie de bloques de cuarzo que se desprendieron de uno de los Colosos durante el terremoto que asoló el templo.

trozo coloso memnon

Los bloques, según han informado las autoridades egipcias, pertenecen al Coloso que se encuentra ubicado al norte y representan parte de su brazo, del cinturón policromado y del schenti o faldilla real plegada.

Los Colosos de Memnón son considerados uno de los más importantes productos del arte escultórico del Imperio Nuevo egipcio. Representan a Amenofis III en posición sedente, hierática, como es propio de las representaciones humanas egipcias, con las manos reposando sobre las rodillas y mirada dirigida hacia el este. Se esculpieron para decorar la fastuosa entrada del templo dedicado a este faraón, que fue arrasado en el año 27 a.C. por un terremoto, según cuenta el geógrafo griego Estrabón.

Descubren bloques perdidos de un Coloso de Memnón
Puntúa este artículo

Romántico, en el sentido artístico de la palabra. En mi adolescencia tanto familiares como amigos me recordaban una y otra vez que era un humanista empedernido, pues pasaba el rato haciendo lo que quizás otros no tanto, creyéndome Bécquer, inmerso en mis propias fantasías artísticas, en libros y películas, deseando constantemente viajar y explorar mundo, admirado por mi pasado histórico y por las maravillosas producciones del ser humano. Por ello decidí estudiar Historia y simultanear con Historia del Arte, porque me parecía la manera más adecuada de llevar a cabo las habilidades y pasiones que me caracterizan: leer, escribir, viajar, investigar, conocer, dar a conocer, educar. La divulgación es otra de mis motivaciones, pues entiendo que no hay palabra que tenga valor real si no es porque haya sido transmitida con eficacia. Y con ello, tengo la determinación de que todo lo que haga en mi vida tenga un fin didáctico.

Artículos relacionados