Descubren una colección de fotos de la Primera Guerra Mundial en la basura

Una pareja británica ha encontrado una serie de fotografías inéditas de la Primera Guerra Mundial en un contenedor de basura.

fotografias ineditas primera guerra mundial

Una curiosa familia de la localidad inglesa de Sheffield, los Byron Cowling, miembros de una asociación local de defensa del patrimonio, rescató de la  basura una colección de fotografías de la compañía Río Tinto Company.

El álbum con el que se toparon es una narración gráfica del proceso de construcción de un monumento que la empresa anglosajona, dedicada a la explotación de las canteras de la Cuenca Minera de Riotinto (Huelva), erigió en conmemoración a las personas fallecidas durante la Primera Guerra Mundial. Una columna romana grabada con los nombres de los caídos que, al no participar España en la Primera Guerra Mundial, es uno de los pocos ejemplos de patrimonio español dedicado a este acontecimiento. 

La colección incluye una serie de fotografías instantáneas, fechadas y con anotaciones, que muestran además de la construcción del monumento, escenas de la vida cotidiana de los trabajadores y sus familias. Por ello, constituye una fuente histórica de gran valor al proporcionar datos sobre las condiciones de vida de los trabajadores de las minas durante las primeras décadas del siglo XX.

La familia encontró el álbum entre la basura de un contenedor en el fuerte prerromano de Wincobank Hill, en Sheffield y lo donó a la asociación de la que son miembros, Friends of Wincobank Hill. Gracias a la donación el documento ha pasado a disposición del grupo liderado por el arqueólogo especialista en metalurgia antigua Roger Doonan, profesor de la universidad local, que se dispone a estudiar las relaciones entre su ciudad y la Cuenca Minera de Riotinto.

Descubren una colección de fotos de la Primera Guerra Mundial en la basura
Puntúa este artículo

Romántico, en el sentido artístico de la palabra. En mi adolescencia tanto familiares como amigos me recordaban una y otra vez que era un humanista empedernido, pues pasaba el rato haciendo lo que quizás otros no tanto, creyéndome Bécquer, inmerso en mis propias fantasías artísticas, en libros y películas, deseando constantemente viajar y explorar mundo, admirado por mi pasado histórico y por las maravillosas producciones del ser humano. Por ello decidí estudiar Historia y simultanear con Historia del Arte, porque me parecía la manera más adecuada de llevar a cabo las habilidades y pasiones que me caracterizan: leer, escribir, viajar, investigar, conocer, dar a conocer, educar. La divulgación es otra de mis motivaciones, pues entiendo que no hay palabra que tenga valor real si no es porque haya sido transmitida con eficacia. Y con ello, tengo la determinación de que todo lo que haga en mi vida tenga un fin didáctico.