Descubrimiento de la estela 44 en Perú-Waka añade un nuevo capítulo a la historia Maya

Los arqueólogos a través de túneles bajo el principal templo de la antigua ciudad maya El Perú-Waka` al norte de Guatemala han descubierto un monumento de piedra con inscripciones jeroglíficas grabadas que detallan las hazañas de una no muy conocida princesa del siglo XVI cuya descendencia prevaleció en una sangrienta y alternante lucha entre dos de las dinastías reales más poderosas, según anunciaron los oficiales culturales de Guatemala el 16 de julio.

Los grandes mandatarios sentían placer describiendo la adversidad como un preludio del éxito final” declaró el director e investigador David Freidel, doctor de antropología de Humanidades en la Universidad de Washington en St.Louis. “Aquí prevalece la reina Serpiente, Lady Ikoom”.

estela maya 44

Freidel, que estudia este verano en París, afirmó que el monumento pétreo, conocido oficialmente como la Estela 44, ofrece bastante información sobre un “periodo oscuro” de la historia maya, incluyendo los nombres de dos mandatarios mayas desconocidos, así como la política que conformó su legado.

Como el profesor ha asegurado, la narrativa de esta estela está llena de torceduras y curvas típicas del período de guerra pero que raramente ha sido detectado en la arqueología precolombina.

La información en el texto proporciona un nuevo capítulo de la historia del antiguo reino de Waka´ y sus relaciones políticas con los reinos más poderosos en el período de las tierras bajas del mundo maya”.

Los monumentos esculpidos en piedra como este, han sido desenterrados en docenas de importantes ruinas mayas y cada una ha colaborado de forma relevante en la comprensión de la cultura de esta civilización.

Freidel dice que su epigrafista, Stanley Guanter, que descifró el texto, cree que esta estela fue originariamente dedicada hace aproximadamente 1450 años, en el 564 d.C., por la dinastía Wak del Rey Wa`oom Uch`ab Tzi`kin, un título que se puede traducir como “Quien Afronta la Ofrenda del Águila”.

Tras ser expuesto a los elementos durante más de un centenar de años, la estela 44 fue trasladada por orden de un rey descendiente y enterrada como ofrenda dentro de una construcción que tuvo lugar en el templo principal de Perú-Waka´ sobre el 700 d.C., quizás como parte de rituales funerarios de la reina enterrada en el edificio, tal y como sugiere el equipo de investigación.

Perú-Waka se encuentra aproximadamente 40 millas al oeste del famoso emplazamiento maya de Tikal, cerca del río San Pedro Martir en el Parque Nacional de la Laguna del Tigre. En el periodo clásico, esta ciudad real ordenaba rutas grandes de comercio que cubrían los cuatro puntos cardinales.

Friedel ha dirigido la investigación en este lugar en colaboración con los arqueólogos guatemaltecos y extranjeros desde el 2003. Actualmente, el Lic. Juan Carlos Pérez Calderón es codirector del proyecto y Olivia Navarro Farr, una profesora asistente en la universidad de Wooster en Ohio, es codirectora investigadora y supervisora de las excavaciones en el templo, conocido como Estructura M13-1. La arqueóloga guatemalteca Griselda Pérez descubrió la estela 44 en este templo.

El proyecto desarrolla investigaciones bajo los auspicios del Ministerio de Cultura y Deportes de Guatemala y su Directorio de Patrimonio Cultural y Natural, el Consejo de Áreas Protegidas, y está patrocinado por la Fundación para el Patrimonio Cultural y Natural (PACUNAM) y el departamento de Interior de U.S.

A principios de marzo, Pérez excavó un túnel de reducido tamaño a lo largo del camino de las escaleras del templo para acceder a los otros túneles que llevan a la tumba real descubierta en 2012 cuando las excavaciones dieron con la estela 44.

Una vez aclarado el texto del lateral del monumento, el arqueólogo Francisco Castaneda hizo fotografías y las envió a Guenter para que las descifrara.

Los análisis de las grafías de Guenter revelan que la estela 44 fue encargado por la dinastía Wak King Wa´oom Uch´ab Tzi´kin para honrar a su padre, el rey King Chak Took Ich ´aak (Garra de Chispa Roja), que murió en el 556 d.C. La primera vez que los nombres de estos dos parientes se dieron a conocer en la historia moderna fue gracias a la descripción de la estela.

Una nueva reina, Lady Ikoom, también aparece en el texto y fue importante para el rey, que recuperó esta estela desgastada y la usó otra vez.

Los investigadores creen que Lady Ikoom era una de las dos princesas de la dinastía Serpiente forzada a contraer matrimonio con los mandatarios de El Perú-Waka y otra ciudad Maya cercana como medio de afianzar el control de Serpiente sobre la región del norte de Guatemala.

Lady Ikoom fue predecesora de una de las grandes reinas de la civilización maya clásica, el Señor maya de la santa Serpiente del siglo XVII, conocida como Lady K´abel, que gobernó El Perú-Waka durante más de 20 años con su marido, King K´inich Bahlam II. Ella era la gobernadora militar del reino Wak para su familia, la casa imperial del rey Serpiente, y ostentaba el título “Kaloomte”, traducido como “Guerrero Supremo”, el cual poseía más autoridad que su marido, el rey.

Sobre el 700 d.C., el rey Kínich Bahlam II ordenó traer la estela 44 al principal templo de la ciudad para ser enterrado como una ofrenda, probablemente como parte del funeral por su mujer, la reina Kaloomte´K´abel.

El año pasado, el proyecto descubrió fragmentos de otra estela en los muros de una terraza del templo de la ciudad, la estela 43, dedicado por este rey en el 702 d.C. Lady Ikoom es honrada en frente de este monumento celebrando un evento en 574. Ella fue probablemente un ancestro del rey.

Freidel y sus compañeros descubrieron la tumba de Lady K´abel en el templo en 2012. Localizada cerca de la tumba de K´abel, la estela 44 fue colocada en una grieta a través del suelo de yeso en la plaza, en frente del antiguo templo y posteriormente enterrada bajo los peldaños de las escaleras del templo nuevo.

Originariamente, la estela 44 fue la primera en ser erigida, un periodo de más de un siglo denominado el Hiatus desde 557 d.C. hasta 692. Fue una era complicada en la historia maya debido a las guerras y conquistas. El Hiato de Tikal empezó cuando fue vencido en batalla frente al Rey Serpiente Testigo del cielo. El reino de Waka´ también experimentó un hiatus, probablemente asociado a cambios políticos pero de menor duración desde 554 a 657 d.C. Este período se conoce como el descubrimiento de la estela 44.

La parte frontal de la estela está mucho más erosionada, debido sin duda a la exposición durante más de un siglo, pero representa un rey en frente acunado un fardo sagrado en sus brazos. Hay otras dos estelas en el emplazamiento con esta pose, la 23, del año 524 y la estela 22, del 554, y quizás fueron erigidas por Rey Took Ich ´aak.

El nombre Chak Took Ich´aak es el de los dos reyes poderosos de Tikal y es probable que este rey de Waka fuera nombrado por ellos y que su dinastía fuera una vasalla de Tikal cuando él fue entronizado, según muestra el equipo de investigadores.

El texto describe la ascensión del hijo de Chak Took Ich ´aak, Wa´oom Uch ´ab Tzi´kin, en 556 d.C., según la que podría ser la madre de Lady Ikoom. Ella porta el título Sak Wayis, Espíritu Blanco, y K´uhul Chatan Winik, Persona Chaman Santa. Esto títulos están asociados a la poderosa Serpiente o a los reyes Kan, que mandaron en territorios al norte de EL Perú-Waka´ el cual probablemente fuera la princesa Serpiente, informa Guenter.

Deducimos que alguna vez en su reinado el rey Chak Took Ich ´aak se cambió de bando y pasó a la dinastía Serpiente vasallo“, afirmó Freidel. “Sin embargo, cuando murió y su hijo y ella se hicieron con el poder, él hizo lo mismo bajo los auspicios de un rey extranjero, el cual según Guenter es el rey de Tikal. Así pues, Tikal afirmó las órdenes de Waka´ y de algún modo la Reina Ikoom sobrevivió a esta imposición“.

Después, en un violento cambio en la orientación de la guerra el mismo rey Tikal, Wak Chan Káwiil fue vencido y sacrificado por el rey Serpiente en el 562 d.C. Finalmente, dos años después del gran cambio, el nuevo rey y su madre construyeron la estela 44”.

Los cuentos de la estela 44 sobre la intriga política y derramamientos de sangre son solo una parte de las historias dramáticas de la Maya clásica, recuperadas gracias a la decodificación de los grafías Mayas, una ciencia que ha hecho importantes progresos en los últimos 30 años, declara Freidel.

Freidel y el personal de su proyecto continuarán estudiando esta estela para obtener más pistas sobre los detalle de la historia maya. Aunque las escrituras están parcialmente preservadas, sirve claramente para revelar un periodo muy importante en la historia de Waka, concluye Freidel.

Descubrimiento de la estela 44 en Perú-Waka añade un nuevo capítulo a la historia Maya
Puntúa este artículo

Actualmente estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos, lo que me ha despertado inclinación por la sección internacional, incluida el estudio de idiomas. Por eso, no descarto dedicarme a la docencia. Asimismo me gusta practicar ejercicio físico y pasar un rato agradable charlando con mis conocidos y con gente nueva. Por último, disfruto viajando para conocer la cultura auténtica de cada región del mundo, aunque reconozco que antes necesito informarme lo más posible sobre el lugar que voy a visitar, para disfrutar la experiencia a fondo.

Artículos relacionados