‘El Cáceres que fue’: un recorrido fotográfico por los monumentos de la provincia

Desde este lunes 7 de abril hasta el 4 de mayo, el Museo de Cáceres ofrecerá a los visitantes un maravilloso recorrido a través imágenes por los principales enclaves de la provincia extremeña en ‘El Cáceres que fue. Imágenes de ayer y de hoy’.

exposicion el caceres que fue museo de caceres

Se exhibirán los fondos de su archivo de fotografía histórica, que remonta sus orígenes a finales del siglo XIX: cerca de 2.000 fotografías procedentes de donaciones, compras y las del propio personal del museo en las que se retratan los yacimientos y monumentos más importantes de la provincia cacereña, sobre todo de las ciudades de Cáceres y Plasencia.

Presentar de esta manera los principales sitios históricos de Cáceres sirve para comprobar cómo se ha ido transformando el patrimonio a lo largo de la historia, sobre todo los cambios producidos en la segunda mitad del siglo XX, que son la base de la imagen actual de la Ciudad Monumental de la provincia.

Además, servirá de ventana al público para la obra de fotógrafos locales como Gabriel Llabrés, Perate, Gustavo Hurtado, Tomás Martín Gil, Javier García Téllez, Emilio Herreros, Karpint o Carlos Callejo, y nacionales como J. Laurent, Gudiol o Gombau.

Romántico, en el sentido artístico de la palabra. En mi adolescencia tanto familiares como amigos me recordaban una y otra vez que era un humanista empedernido, pues pasaba el rato haciendo lo que quizás otros no tanto, creyéndome Bécquer, inmerso en mis propias fantasías artísticas, en libros y películas, deseando constantemente viajar y explorar mundo, admirado por mi pasado histórico y por las maravillosas producciones del ser humano. Por ello decidí estudiar Historia y simultanear con Historia del Arte, porque me parecía la manera más adecuada de llevar a cabo las habilidades y pasiones que me caracterizan: leer, escribir, viajar, investigar, conocer, dar a conocer, educar. La divulgación es otra de mis motivaciones, pues entiendo que no hay palabra que tenga valor real si no es porque haya sido transmitida con eficacia. Y con ello, tengo la determinación de que todo lo que haga en mi vida tenga un fin didáctico.