El estudio de un esqueleto muestra que la lepra pudo expandirse de Gran Bretaña a Escandinavia

Un estudio realizado por varias Universidades confirma que la Lepra llegó a Escandinavia a través de Gran Bretaña.

Las muestras extraídas de este equeleto muestran que la Lepra podría haber llegado a Escandinavia desde Gran Bretaña.
Las muestras extraídas de este equeleto muestran que la Lepra podría haber llegado a Escandinavia desde Gran Bretaña.

Un equipo de investigación internacional ha encontrado pruebas que indican que la lepra pudo extenderse de Gran Bretaña a Escandinavia. El equipo, dirigido por la Universidad de Leiden y que incluye a investigadores de las universidades históricas inglesas como Southampton, Birmingham, Surrey o Swansea, ha examinado esqueletos de 1500 años de antigüedad encontrados en Essex, Inglaterra, en 1950.

Los huesos de un hombre de probablemente unos 20 años de edad muestran síntomas de lepra, como el estrechamiento de los huesos del dedo y daños en las articulaciones. Las técnicas modernas científicas aplicadas por los investigadores han confirmado que el hombre sufría de esta enfermedad y que probablemente venía de Escandinavia.

La arqueóloga Sonia Zakrzewsk, de la Universidad de Southhampton, explica que el ADN investigado es suficiente para establecer un diagnóstico claro: “No en todos los casos la lepra puede ser identificada a través de los trastornos registrados en el esqueleto. Algunas veces no deja marca en los huesos y otras veces afecta a los huesos de forma similar a como ocurre con otras enfermedades. En estos casos, la única forma es utilizar el ADN de las huellas digitales u otros marcadores químicos característicos del bacilo de la lepra“.

Los investigadores han buscado en el esqueleto ADN bacterial para confirmar que el hombre tenía lepra y esto les ha permitido desarrollar un detallado estudio genético de la bacteria que causa esta enfermedad.

El profesor Mike Taylor, bioarqueólogo de la Universidad de Surrey ha declarado: “No todas las excavaciones permiten obtener una buena calidad de ADN, pero en este caso, el ADN de la lepra extraído del esqueleto estaba en tan buenas condiciones que nos ha permitido identificar su cepa“.

El resultado del análisis muestra que la cepa de lepra pertenece a un linaje que había sido previamente encontrado en enterramientos medievales en Escandinavia y el sur de Gran Bretaña, pero en el caso de ésta última de una mayor antigüedad, del siglo V o VI a.C.

La identificación de moléculas de grasa de la bacteria de la lepra ha confirmado el resultado del ADN y ha permitido mostrar la diferencia de antigüedad de las cepas.

Por otra parte, los isótopos de los dientes del hombre han mostrado que probablemente no venía de Gran Bretaña, sino algún lugar del norte de Europa (puede que del sur de Escandinavia), lo cual encaja con los resultados de ADN y plantea la posibilidad de que la cepa de lepra pudiera llegar a Escandinavia cuando el hombre emigró de Gran Bretaña.

Aunque la lepra es actualmente una enfermedad tropical, fue muy frecuente en Europa. La migraciones humanas ayudaron a que se expandiera y se han registrado algunos casos de esqueletos del oeste de Europa con esta enfermedad, del siglo VII a.C. en adelante. Sin embargo, los orígenes de esta enfermedad son todavía poco claros y por ello, el estudio de ese esqueleto ha ofrecido la oportunidad conocer algo más sobre los inicios de la expansión de la lepra.

Estudiante de 5º curso de Historia-Ciencia Política y Gestión Pública en la Universidad Rey Juan Carlos