El Ministerio de Antigüedades egipcio venderá réplicas del trono de Tutankamón

El célebre faraón Tutankamón, desde que se descubriera su tumba en 1922, ha sido el canal óptimo para todo tipo de promoción turística y de investigación por parte del Gobierno de Egipto. Ahora, el Ministerio de Antigüedades de Egipto ha realizado una fiel copia del famoso trono del rey de la XVIII dinastía con el fin de venderla por Internet y apoyar así la arqueología.

sarcofago tutankaom

El trono será una de las muchas réplicas que el Gobierno de Egipto tiene planeado realizar con el objetivo de promocionar su patrimonio histórico. Las autoridades se han encargado de elegir un equipo óptimo para su fabricación que respete y reproduzca fielmente la técnica y los materiales con que fue fabricado el original.

La idea del Ministerio de Antigüedades es realizar réplicas de gran calidad de algunos de los objetos más emblemáticos de su amplio acervo arqueológico, siendo este trono de Tutankamón el primero de la serie. El Ministro de Antigüedades, Mohamed Ibrahim, ha asegurado que se ha tenido en cuenta la alta calidad, el detallismo y la precisión con que fueron ejecutadas estas obras en su origen y que el proceso está siendo supervisado por equipos arqueológicos.

La finura, elegancia y minuciosidad en detalles del trono ha ralentizado el proceso de elaboración de su réplica, pues el objetivo es copiar los grabados de manera muy detallada y fieles al original. Se ha realizado con láminas de cobre y plata y con incrustaciones de piedras semipreciosas que le dan un aspecto muy similar a aquel sobre el que se sentara el faraón en el siglo XIV a. C.

También se realizarán copias de la joyería del monarca egipcio, como su colgante, corona y pectoral.

El Ministerio de Antigüedades egipcio venderá réplicas del trono de Tutankamón
Puntúa este artículo

Romántico, en el sentido artístico de la palabra. En mi adolescencia tanto familiares como amigos me recordaban una y otra vez que era un humanista empedernido, pues pasaba el rato haciendo lo que quizás otros no tanto, creyéndome Bécquer, inmerso en mis propias fantasías artísticas, en libros y películas, deseando constantemente viajar y explorar mundo, admirado por mi pasado histórico y por las maravillosas producciones del ser humano. Por ello decidí estudiar Historia y simultanear con Historia del Arte, porque me parecía la manera más adecuada de llevar a cabo las habilidades y pasiones que me caracterizan: leer, escribir, viajar, investigar, conocer, dar a conocer, educar. La divulgación es otra de mis motivaciones, pues entiendo que no hay palabra que tenga valor real si no es porque haya sido transmitida con eficacia. Y con ello, tengo la determinación de que todo lo que haga en mi vida tenga un fin didáctico.