El parásito intestinal de Ricardo III

Los investigadores de la Universidad de Cambridge y de Leicester han hallado pruebas de que Ricardo III sufrió la infección del parásito intestinal Ascaris, según la publicación The Lancet.

El cuerpo de Ricardo III, que gobernó Inglaterra del 1483 hasta 1485 fue hallado en 2012 por arqueólogos de la Universidad de Leicester,  los científicos han llevado a cabo una serie de análisis de los restos, con el fin de obtener más datos del controvertido monarca.

retrato de ricardo iii

Un equipo de investigadores dirigidos por Dr. Piers Mitchell, del Departamento de Arqueología y Antropología de la Universidad de Cambridge empleó un potente microscopio para examinar las muestras de tierra tomadas de la pelvis y cráneo, además de la tierra alrededor de la tumba. Los resultados demostraron la existencia de multitud de huevos de parásitos intestinales en la tierra que rodeaba la pelvis, donde se encontraban los intestinos.

Sin embargo, no se hallaron muestras de huevos en las muestras cercanas al cráneo, y muy pocos en la que rodeaba la tumba. Estos datos sugieren que estos huevos proceden de una infección por un parásito intestinal. Los expertos descartan que la tierra de la tumba haya sido contaminada con estos huevos, así que piensan que el monarca sufrió la enfermedad en vida.

El Ascaris es un nematodo que infecta al hombre cuando ingiere alimentos contaminados, agua o incluso tierra. Una vez ingeridos, los huevos eclosionan y dan lugar a una larva que se desplaza por el organismo hasta los pulmones, donde alcanza su etapa madura. En ocasiones se trasladan a la garganta, en cuyo caso son devueltos a los intestinos mediante el acto de la deglución, donde también pueden alcanzar la fase de adulto y medir más de 25 centímetros. Esta infección es típica en una cuarta parte del mundo, pero extraordinaria en Gran Bretaña actualmente.

Según Mitche, “nuestros resultados muestran que Ricardo estuvo infectado  por este parásito en la zona intestinal, aunque no se han estudiado otras especie de parásito. Pesamos que los nobles de esta época podrían haber consumido carne vacuna, porcina o pescado de forma regular, pero sin evidencia de huevos, lo cual indica que normalmente el proceso de cocción era meticuloso para evitar el desarrollo de este fenómeno infeccioso”, explica el experto.

Dr. Jo Appleby, docente de Bioarqueología Humana en la Universidad de Leicester afirmó que a pesar de la familia del monarca, parece que su estilo de vida no le protegió de esta infección, situación que podría ser común en la época.

La Universidad de Leicester, en colaboración con el Concejo de la Ciudad de Leicester y la Sociedad de Ricardo III dirige la excavación del monarca. La fundadora del proyecto de búsqueda es Philippa Langley, de la Sociedad de Ricardo III.

El parásito intestinal de Ricardo III
Puntúa este artículo

Actualmente estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos, lo que me ha despertado inclinación por la sección internacional, incluida el estudio de idiomas. Por eso, no descarto dedicarme a la docencia. Asimismo me gusta practicar ejercicio físico y pasar un rato agradable charlando con mis conocidos y con gente nueva. Por último, disfruto viajando para conocer la cultura auténtica de cada región del mundo, aunque reconozco que antes necesito informarme lo más posible sobre el lugar que voy a visitar, para disfrutar la experiencia a fondo.

Artículos relacionados