El Puente de Triana y Las Meninas: su rol en el videojuego Blasphemous

videojuego blasphemous imagen
Imagen videojuego Blasphemous

Puede que, anteriormente, los videojuegos y la religión no hayan funcionado a la perfección, al menos en cuanto a reconocimiento, pero eso fue hasta la llegada de Blasphemous. Este nuevo título del estudio sevillano The Game Kitchen, ha logrado un éxito rotundo a nivel internacional, en gran parte, gracias a los macabros encantos de España.

El desarrollo del videojuego se lleva a cabo en Cvstodia, un lugar maldito poblado por monstruos grotescos, y donde los pocos humanos restantes están obsesionados con el sufrimiento y la penitencia. Su protagonista, un nazareno medieval llamado el Penitente, deberá romper con esa maldición, por lo que recorrerá el mundo equipado con una espada llamada «Mea Culpa».

Aunque, definitivamente, lo que más llama la atención del videojuego, es su arte. A lo largo del videojuego, se puede apreciar pinturas de Francisco Goya y distintos escenarios arquitectónicos representativos. Los amantes de Sevilla se darán cuenta de que ocasionalmente el Penitente camina sobre una versión del Puente de Triana, el Alcázar de Sevilla y la Catedral de Córdoba, en búsqueda de nuevas misiones.

La banda sonora

La banda sonora original de Blasphemous, compuesta por Carlos Viola, también necesitó de inspiraciones culturales y un trabajo de documentación para darle un sonido único. Durante el proceso creativo se mezcló instrumentos musicales antiguos con la métrica del flamenco e instrumentos usados en las procesiones, para darle un toque oscuro y el ambiente perfecto a un mundo que nunca se había explorado en ningún otro videojuego.

Y es que, el diseño de sonido y la música juegan un papel importante en la experiencia general de los videojuegos. El audio del juego puede ayudar a crear tensión, agregar emoción, y sumergir al usuario en el mundo del juego; es por ello que accesorios como los auriculares gamer ofrecen máximo realismo por su sonido envolvente, y son elegidos por jugadores de todos los niveles, en sus distintas marcas.

Una enemiga muy peculiar

No solo las pinturas de Goya han sido tomadas como referencia.  En uno de los niveles de este videojuego, el jugador podrá encontrar otra de las obras más reconocidas de la pintura española, «Las Meninas» de Velázquez. De hecho, la infanta Margarita de Austria jugará en contra del protagonista de una manera muy curiosa: Sobre la cabeza de un gigante a quien controla para atacar con su poderosa arma, el cadáver de un ciervo.

Definitivamente, Blasphemous tiene un pedacito de España y de su religión de manera bastante notoria. Pero todo bajo un filtro oscuro y macabro. Eso sí, el estudio ha tenido cuidado de que no se interprete como burla ninguno de los elementos que sirvieron de inspiración.

Imagen: Nivel Oculto

Artículos relacionados