El secreto de the Hurlers

Los arqueólogos esperan hallar restos de un pavimento de cristal de la edad del Bronce que se encuentra en el círculo de piedra the Hurlers, en Bodmin Moor. Organizado por el Proyecto “Mapping the Sun” del Área de Patrimonio de Caradon Hill, será organizado por un equipo del departamento del Consejo Medioambiente Histórico de Cornwall.

the hurlers

La única vez que se realizaron trabajos arqueológicos, se desenterró un sendero de 4.000 años de antigüedad y eso fue hace más de 70 años, cuando los trabajadores estabilizaron el lugar y enderezaron varias piedras.

Estos tres círculos de piedras gozan de fama internacional pero aún se desconoce su función. Algunos creen que sirve para crear el Cinturón de Orión, mientras que otros afirman que tiene fines religiosos. Sea como sea, era muy importante para los ciudadanos de hace más de 4.000 años. Toda la zona está salpicada con restos arqueológicos como el fuerte de la colina de Stowes Pund, desde restos medievales hasta casas de motores del siglo XIX.

Jacky Nowakowski se encargará de ofrecer visitas guiadas por los antiguos monumentos, en un intento por transmitir la emoción  y el interés al público. Al mismo tiempo, la experta enfatiza su labor de averiguar más datos sobre el yacimiento, las razones de su construcción y su papel para preservarlo.

Jacky y su equipo han obtenido una autorización para excavar la capa original bajo el pavimento, para poder datarlo y saber si tiene la misma edad que los círculos. Hallar polen u otros materiales servirá en ello.

El proyecto “Mapping the Sun” ha sido organizado por Ian Rowe, del Proyecto del Patrimonio del Área Hill, en Caradon. Rowe espera obtener el respaldo de Duchy, propietario del yacimiento, Patrimonio Inglés. El experto añade que “han conseguido la ayuda de gente desinteresada como los habitantes del lugar y ganaderos“, asegurando que “el yacimiento recuperara su aspecto original tras acabar las excavaciones“.

Actualmente estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos, lo que me ha despertado inclinación por la sección internacional, incluida el estudio de idiomas. Por eso, no descarto dedicarme a la docencia. Asimismo me gusta practicar ejercicio físico y pasar un rato agradable charlando con mis conocidos y con gente nueva. Por último, disfruto viajando para conocer la cultura auténtica de cada región del mundo, aunque reconozco que antes necesito informarme lo más posible sobre el lugar que voy a visitar, para disfrutar la experiencia a fondo.