El templo más antiguo del mundo en Göbekli Tepe, construido para adorar a Sirio

El templo más antiguo del mundo, Göbekli Tepe, al sur de Turquía podría haber sido construido para adorar a la “estrella perro”, Sirio. El yacimiento de 11.000 años consiste en como mínimo 20 parcelas circulares, aunque solo unos pocos están cubiertos desde que las excavaciones empezaron a mediados de los noventa.

templo gobekli tepe

Cada uno está rodeado por un anillo, pilares de piedra con forma de “T”, con decoraciones de animales. Dos megalitos más son paralelos y están en el centro de cada anillo.

Göbekli Tepe revolucionó el Neolítico, que facilitó los asentamientos humanos y la civilización, arte y religión. No hay muestras de agricultura cerca del templo, lo que da una pista de que la religión vino antes.

Göbekli Tepe fue un santuario para los habitantes de estos asentamientos”, afirmó Kalus Schmidt, arqueólogo jefe del proyecto de Instituto Arqueológico Alemán de Berlín.

Sin embargo, se desconoce qué tipo de religión se profesaba. Giulio Magli, astrónomo y arqueólogo de la Universidad Politécnica de Milán, piensa que la disposición de los pilares en Stonehenge en Reino Unido indica que podrían haber sido construidos como observatorio astronómico, o para adorar a la luna.

Según Magli, a lo largo de los milenios, la posición de las estrellas cambia debido al movimiento de la Tierra, que gira sobre sus ejes. La estrellas cercanas al horizonte saldrán y descenderán en diferentes puntos, incluso pueden desaparecer y aparecer miles de años después.

reconsutrccion gobekli tepe

Hoy, Sirio puede observarse desde todas las partes del mundo como la estrella más brillante, con excepción del Sol, y el cuarto cuerpo nocturno más brillante tras la luna, Venus, y Júpiter. “Sirio es tan evidente que sus salida y puesta sirvió a los egipcios para elaborar su calendario. El templo se construyó para seguir el nacimiento de la estrella, acontecimiento que podría ser causa de una nueva religión”, añade Magli.

A partir de mapas de Göbekli Tepe y de imágenes satélite, el experto trazó una  línea imaginaria entre los paralelos y los dos megalitos. Tres de los anillos parecen alinearse con los puntos del horizonte donde Sirius habría ascendido en 9.100, 8.750 y 8.300 a.C., respectivamente.

Pero aún se deben realizar cálculos más precisos con instrumentos como teodolito, para medir los ángulos verticales y horizontales. La continuación de las excavaciones podría descartar su finalidad astronómica, pues aún no saben si los restos fueron edificados con techo.

El templo más antiguo del mundo en Göbekli Tepe, construido para adorar a Sirio
Puntúa este artículo

Actualmente estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos, lo que me ha despertado inclinación por la sección internacional, incluida el estudio de idiomas. Por eso, no descarto dedicarme a la docencia. Asimismo me gusta practicar ejercicio físico y pasar un rato agradable charlando con mis conocidos y con gente nueva. Por último, disfruto viajando para conocer la cultura auténtica de cada región del mundo, aunque reconozco que antes necesito informarme lo más posible sobre el lugar que voy a visitar, para disfrutar la experiencia a fondo.