En Suffolk renace el fantasma de la Segunda Guerra Mundial

Fortín de la Segunda Guerra Mundial. Crédito: Adrian S. Pye.
Fortín de la Segunda Guerra Mundial. Crédito: Adrian S. Pye.

Durante la Segunda Guerra Mundial, las costas británicas se prepararon a conciencia ante una posible invasión por parte del ejército nazi. Se crearon numerosas infraestructuras con la finalidad de detener, o al menos frenar, el imparable avance de la maquinaria de guerra germana y proteger así a la población británica, o al menos darle tiempo para que se pudiese retirar.

Se construyeron diferentes parapetos para dificultar a los nazis el avance por zonas supuestamente más accesibles que otras. En otros lugares, el país contaba con la naturaleza como aliada, con altísimos acantilados verticales que hacían imposible una incursión por esa zona, pero otras zonas tuvieron casi que ser fortificadas, porque aunque al final los nazis no cruzaron el Canal de la Mancha.

Recientemente, durante un proyecto de conservación de la costa en condado de Suffolk, se han descubierto un gran número de defensas, toda una herencia histórica que ha hecho que el fantasma de la Segunda Guerra Mundial vuelva a aparecer de nuevo.

Estos restos ya se están estudiando, especialmente los de Bawdsey, Sizewell y Walberswick. En Bawdsey se ha descubierto un curioso sistema defensivo con la finalidad de impedir los ataques vía marítima. También se encontraron pequeñas fortificaciones en lo alto de unos acantilados, aunque hoy en día se encuentran a unos 260 metros de distancia debido a la erosión de la costa.

En Sizewell se han encontrado cubos de hormigón que supuestamente harían de defensa contra los ataques de tanques y donde también se volvía a jugar con la naturaleza como aliada gracias a las grandes dunas de arena en esta zona, muy fina y prácticamente intransitable para los tanques, haciendo que éstos quedasen atrapados.

En la zona de Walberswick también se descubrieron cubos antitanque, especialmente en la zona sur de Valley Farm, pero seguro que no serán los únicos restos que se irán descubriendo poco a poco en la amplia y accidentada costa de Suffolk, la cual deparará muchas sorpresas para arqueólogos, historiadores y amantes de la historia bélica en general.

Es normal que esta clase de infraestructuras fueran abandonadas y con el tiempo hayan caído en el olvido. Después de la contienda todo el mundo abandonó cualquier clase de referencia bélica al saber que el nazismo de Hitler había acabado.

Fundador y Director de Red Historia. Desde pequeño me ha atraído la Historia y la comunicación (igual que viajar, la fotografía o el fútbol), y tras haber estudiado Historia en la Universidad, necesitaba poder compartir con todas las personas interesadas la gran cantidad de noticias que no siempre encontramos de forma fácil y complementarlo con artículos informativos de los acontecimientos y personajes (entre otras cosas) más importantes de nuestro pasado. Así nació Red Historia, un proyecto que esperamos que continúe creciendo gracias a vosotros. Marcelo Ferrando Castro