Encuentran un cementerio musulmán en Marsa

Trabajadores que se encontraban construyendo una carretera en Marsa, han descubierto un cementerio musulmán que data de 1675.

Las excavaciones para la construcción de carreteras que se están llevando a cabo en Marsa, han revelado restos arqueológicos de un cementerio musulmán que data de 1675, confirmando las creencias históricas de la existencia de un cementerio de esclavos turcos en el área.

El descubrimiento está siendo excavado y documentado por la Superintendencia de Patrimonio Cultural y un arqueólogo especializado en documentación de restos humanos está siguiendo de cerca la investigación.

Restos humanos encontrados en el cementerio musulmán descubierto en Malta

Los trabajos de construcción de carretera han sido interrumpidos temporalmente hasta que los trabajos de conservación se hayan completado. Las secciones que puedan verse afectadas serán extraídas científicamente y puestas a disposición de la superintendencia para llevar a cabo tests, análisis y su posterior conservación. Las partes que no estén afectadas serán protegidas y se dejarán en su sitio, imperturbables.

Dos arqueólogos trabajaron duro en las labores de documentación del descubrimiento ayer tarde. Los restos recorren varios puntos de una roca cincelada donde en ocasiones asoman huesos al exterior. “Estamos trabajando a lo largo de toda la sección, limpiando los escombros que rodean los huesos y notificando todo lo que encontramos”, dice Marvin Demicoli.

Su compañera y colega la arqueóloga Michelle Padovani dice que la mayoría de los restos están en buenas condiciones y que el trabajo se está desarrollando rápidamente, aunque no puede concretar el tiempo que durará. “Estamos trabajando mano con mano con Transport Malta y todos los involucrados en el lugar para asegurar que las cosas se muevan lo más rápido posible”, señala Michelle Padovani.

Los dos arqueólogos señalaron el muro norte de la zanja (una pared vertical de unos cinco metros de altura con cantos rodados y otras rocas en su parte inferior) y dicen que han preguntado a las autoridades sobre salud y seguridad para evitar seguir trabajando con ello por el momento.

Las ideas iniciales indican que los restos son parte de la necrópolis otorgada a la comunidad de esclavos musulmanes por parte de del gran maestro Niccolo Cotoner en 1675. El cementerio sustituyó a uno anterior que había sido destruido por los caballeros para dar paso a las fortificaciones de Floriana.

La esclavitud en Malta terminó con la llegada de Napoleón en 1800 pero el cementerio continuó sirviendo como un lugar de entierro musulmán hasta la mitad del siglo según afirma el historiador Godfrey Wettinger.  “En esa época, el Almirantazgo Británico decidió ampliar la entrada de barcos malteses”, dice Wettinger, “pero, desafortunadamente, al hacerlo sepultaron el cementerio”.

Un acuerdo entre las autoridades inglesas y turcas solucionó pronto la situación. En 1874, el cementerio musulmán de Malta fue transferido a otro lugar de Marsa muy cerca del ya existente en el área comúnmente conocida como Iċ-Ċimiterju tat-Torok (El cementerio turco).

El profesor Wettinger calificó ayer los descubrimientos arqueológicos como “muy interesantes”. El descubrimiento confirmaría su creencia de la existencia de un cementerio turco de esclavos en el área de Marsa que se menciona en su libro ‘Esclavitud en las islas de Malta y Gozo’.

Los restos humanos están orientados hacia el sureste, de cara a la Meca. Como es costumbre en un entierro musulmán, los restos no están acompañados por reliquias o artefactos.

Algunos historiadores también habían planteado la idea de que los restos podrían ser parte de un cementerio improvisado construido por los otomanos durante el Gran Asedio de 1565.

Los otomanos habían elegido situar la base de su campamento en Marsa durante los tres meses que duró el asedio. Pero los arqueólogos que trabajan en el área piensan que es una hipótesis improbable. “En mi opinión, estos restos han sido colocados muy cuidadosa y espaciadamente para haber sido un cementerio de un campamento de guerra”, dice Demicoli.

Algunos de los restos extraídos y llevados al laboratorio para la realización de análisis podrían ser sometidos a una serie de tests. La prueba del carbono determinará la antigüedad de los restos, confirmando o desmintiendo la hipótesis existente de que pertenecían a un cementerio de caballeros de la época.

Los tests de ADN, que el profesor de arqueología Anthony Bonanno ha descrito como “un proceso muy complicado y complejo”, podrían ser utilizados para determinar el origen de los restos.

Fuente: Times of Malta

Encuentran un cementerio musulmán en Marsa
Puntúa este artículo

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente. Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.