Inicio Arqueología Medio Oriente Encuentran en Turquía las espadas más antiguas del mundo

Encuentran en Turquía las espadas más antiguas del mundo

Espadas más antiguas
Las espadas más antiguas de cinco mil años de antigüedad. Crédito: Klaus-Peter Simon / Creative Commons
Publicidad

La región turca de Arlastenpe en la región de Matalya ha sido el epicentro de una serie de importantes descubrimientos, entre los que se cuentan nueve espadas las cuales son consideradas las más antiguas del mundo, aportando a su vez una valiosa información sobre el proceso metalúrgico de la edad de bronce antiguo.

Las espadas impresionan por su alto grado de belleza además de las incrustaciones de plata que poseen, lo que ha hecho a los investigadores debatir sobre si eran espadas ceremoniales, o si por el contrario poseían fines bélicos bajo la mano de algún guerrero habilidoso.

Esta duda recae no solo en el proceso de ornamentación sino en la altura misma de las espadas, que van desde los 45 a 60 centímetros.

Publicidad

Lo que si está claro es que eran un símbolo de estatus, ya que se encontraron en tumbas de personas que pudieron ser guerreros, aunque las excavaciones del sitio dan cuenta de una sociedad con importantes nexos comerciales.

Las espadas fueron hechas de una combinación de arsénico y cobre, lo cual demuestra un proceso anterior al del bronce convencional, datándose estas espadas con una antigüedad de 5.000 años.

Publicidad
Artículo anteriorPresentación del catálogo ‘Uruguay Ilustra 2023, en el Museo Nacional de Artes Visuales
Artículo siguienteArqueólogos encuentran un mosaico abandonado en Pompeya
Nací en Mérida, un estado andino de Venezuela pero me crié en Caracas la ciudad donde crecí, observando el Ávila y haciéndome las preguntas más importantes sobre la vida, la sociedad y el universo, rodeado de árboles y el sabor agridulce de toda gran ciudad. En el trayecto de mi vida, conocí las calles y sus gentes, las cuales me ayudaron a formarme un mejor criterio de la existencia humana y las ciencias sociales, para luego estudiar en la Universidad Central de Venezuela, donde me he formado como historiador y pensador social. La lectura es uno de mis grandes vínculos con el pasado y la esencia de la humanidad, ya que como dijo Descartes, leer es como tener una conversación con las grandes mentes de la historia; el ajedrez es otra de mis grandes pasiones, ya que me ha ayudado a desarrollar una mejor comprensión de la vida, que junto a la música, forman los tres pilares de mis gustos actuales. Soy familiar, amante de la naturaleza y los animales, porque en ellos ves la esencia de la filosofía y de Dios.

Sin comentarios

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.