Encuentran evidencia del uso de fuego hace un millón de años

Recientes hallazgos arqueológicos muestran que el hombre podría haber utilizado el fuego para cocinar hace 1 millón de años, según las evidencias de la Cueva Wonderwerk en Sudáfrica.

Se ha encontrado ceniza en una cueva de Sudáfrica que los humanos habrían utilizado para cocinar con fuego hace un millón de años.

El descubrimiento supone la primera evidencia encontrada del uso de esta tecnología revolucionaria, dicen los investigadores. Pero algunos expertos dicen que se necesitan más pruebas antes de concluir que los humanos cocinaban regularmente en esas fechas.

Cueva Wonderwerk, donde se ha encontrado la evidencia del fuego con 1 millón de años de antigüedad

Francesco Berna, un arqueólogo de la Universidad de Boston en Massachusetts y sus colegas, encontraron cenizas de hierba quemada, hojas, arbustos y fragmentos de huesos en sedimentos 30 metros dentro de la cueva Wonderwerk en la provincia de Cabo Norte. Esta cueva es uno de los lugares donde habitaron los humanos más antiguos que se conocen y muestra evidencias de que allí se desarrolló la vida hace al menos dos millones de años.

No es posible determinar qué especies de homínidos habitaban la cueva un millón de años atrás, pero el equipo cree que probablemente fuera el Homo erectus. Los pedacitos de ceniza, que van desde unos pocos milímetros hasta algunos centímetros de largo, están bien conservados. Tienen los bordes dentados, lo que muestra que no se quemaron en otro sitio y fueron a parar después a la cueva, algo que habría suavizado los bordes.

Berna y sus colegas buscaron sedimentos en los excrementos de los murciélagos, ya que grandes pilas de guano pueden calentarse lo suficiente para arder espontáneamente, pero no había rastros de ello.

Esto nos deja con la conclusión de que el fuego tuvo que ser creado por homínidos”, dice Berna. La evidencia se publica hoy en Proceedings of the National Academy of Sciences (Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias).

Cocinar la comida la hacía masticable y favorecía la digestión, así que los primeros humanos que la adoptaron pudieron obtener mayor energía de la misma cantidad de comida y pasar menos tiempo buscando, pero ha sido difícil de determinar cuándo dieron ese salto.

Al contrario que las herramientas de piedra, la evidencia de fuego, así como ceniza y carbón, se destruye fácilmente por el viento y la lluvia, e incluso cuando se encuentran esos restos, determinar si el fuego fue natural o hecho por el hombre es difícil.

Se han encontrado materiales quemados que datan de hace entre un millón y un millón y medio de años en el yacimiento Swartkrans en Sudáfrica, y de hace entre 700.000 y 800.000 años en un lugar de Israel llamado Gesher Benot Ya’aqov. Pero ambos lugares también están expuestos a donde un rayo podría haber iniciado el fuego.

Podría no haber pasado en la cueva Wonderwerk. Usar fuego y manejarlo no es la misma cosa, apunta Wil Roebroeks, un arqueólogo de la Universidad Leiden en los Países Bajos.

Pienso en ello como que los humanos usaron fuego en este lugar, pero no por ello pienso que signifique que lo usaran de forma frecuente. Para hacer tal aclaración deberíamos ver hogueras y chimeneas, pero no lo hacemos”, dice. “Si descubrimos más restos de fuego de esta época de la historia y observamos que los fuegos de la cueva son distintos, entonces sí que se sostendría la hipótesis de la cocina, pero aún no hemos llegado ahí”.

La primera evidencia del uso regular del fuego para cocinar data de hace 400.000 años. Paola Villa, una arqueóloga de la Universidad del Museo de Colorado de Historia Natural en Boulder, argumenta que se necesitan más pruebas. “Pruebas aisladas no son concluyentes. Para sostener estos argumentos, tendrían que analizarse los sedimentos de numerosos sitios del mismo periodo”, dice.

Berna piensa que podrían encontrar más evidencias. “El fuego sólo se confirmó cuando el sedimento fue analizado a nivel microscópico. Es posible que la razón por la que no hayamos visto más evidencias de los comienzos del fuego sea porque no hemos usado los métodos apropiados”, dice.

Fuente: Nature

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente. Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.