Encuentran el instrumento musical más antiguo

¿Acaso no se pintaba ya la cara el homo sapiens sapiens? ¿Acaso no decoraba su cuerpo con dibujos y ornamentos hechos con los materiales que le ofrecía su entorno natural, a los que otorgaba cualidades mágicas y significados artísticos? ¿Por qué no iba a hacer música entonces?

Algunos investigadores y arqueólogos han tratado de despejar esta incógnita, sobre todo después de que en  2009  se descubrieran en el sudoeste de Alemania los instrumentos musicales más antiguos. Se trata de flautas labradas en hueso y marfil  de 35.000 años de antigüedad, según los resultados de los análisis con radiocarbono.

instrumento musical mas antiguo

De entre ellas, la más elaborada cuenta con unas nueve pulgadas de longitud (aproximadamente unos 23 cm.) y está fabricada con hueso de ala de buitre. Como cualquier flauta moderna, consta de finas líneas talladas en el hueso para colocar los dedos y ajustarlos de manera apropiada, y de una abertura en forma de V en uno de los extremos por la que se soplaría produciéndose el sonido.

El valor histórico de estos objetos es impresionante, dado que confirman la posible existencia de intenciones artísticas y de expresión musical ya en tiempos de nuestros más directos antepasados. En definitiva, una nueva forma de ocio y transmisión artística incluso cuando la mera supervivencia ocupaba la mayor parte del tiempo de estas poblaciones. Los instrumentos fueron encontrados en una cueva, entre esqueletos de mamuts y de osos y láminas de piedra de sílex.

Junto con estos hallazgos, se han encontrado otro tipo de obras de arte, como la escultura de una mujer desnuda tallada en marfil de mamut, que confirman la producción de obras artísticas sofisticadas. En este tipo de objetos decorativos, sin una función aparente más que la artística y ornamental, aunque a menudo cargadas de connotaciones religiosas, es donde algunos investigadores ven el punto de enlace entre la manera de pensar y actual de los antiguos homínidos y la del hombre actual.

Como afirmó el antropólogo Edward Hagen, de la Universidad Washington State de Vancouver, “Emocionalmente, se puede observar y reconocer este objeto; puedes ver que es una flauta; imaginarte que la tocas tú mismo, imaginar que la fabricas tú mismo. En esencia, es una conexión entre nosotros y las gentes que habitaron hace 35.000 años”. 

Hay multitud de teorías sobre el momento en que apareció la música. Darwin ya pensaba que la música era una forma de otorgar a los individuos más oportunidades de atraer relaciones y reproducirse. Otros creen que se origina como una manera de demostrar la fuerza y la unidad del grupo. E incluso que la música es un subproducto del desarrollo de otras habilidades cognitivas como el lenguaje.

En opinión del profesor Nicholas Conrad de la Universidad de Tuebingen, uno de los investigadores de estos artilugios musicales, la música serviría como fuente de fortalecimiento de los lazos sociales y de la comunicación y dichos instrumentos serían una muestra más del innovador talento de los últimos homínidos.

No solamente se han encontrado esta clase de utensilios para hacer música en Alemania, también en otros lugares de Europa como Francia y en Austria, aunque los aquí hallados no superan los 30.000 años de antigüedad. Una muestra más de que no somos realmente tan diferentes a aquellos, sin duda poco primitivos, hombres de la Prehistoria.

Encuentran el instrumento musical más antiguo
Puntúa este artículo

Romántico, en el sentido artístico de la palabra. En mi adolescencia tanto familiares como amigos me recordaban una y otra vez que era un humanista empedernido, pues pasaba el rato haciendo lo que quizás otros no tanto, creyéndome Bécquer, inmerso en mis propias fantasías artísticas, en libros y películas, deseando constantemente viajar y explorar mundo, admirado por mi pasado histórico y por las maravillosas producciones del ser humano. Por ello decidí estudiar Historia y simultanear con Historia del Arte, porque me parecía la manera más adecuada de llevar a cabo las habilidades y pasiones que me caracterizan: leer, escribir, viajar, investigar, conocer, dar a conocer, educar. La divulgación es otra de mis motivaciones, pues entiendo que no hay palabra que tenga valor real si no es porque haya sido transmitida con eficacia. Y con ello, tengo la determinación de que todo lo que haga en mi vida tenga un fin didáctico.