Encuentran un nuevo mineral en la pintura prehistórica

Un equipo de investigadores de la UNED ha descubierto que el color azulado en algunas pinturas rupestres de las Hoces del Río Duratón, provienen de un mineral hasta ahora desconocido en ese arte: la paracoquimbita.

Figuras humanas en Abrigo Remacha. Crédito: Luz Cardito Rollán
Figuras humanas en Abrigo Remacha. Crédito: Luz Cardito Rollán

Sinc.
Un grupo de investigadores de la UNED ha descubierto que el color azulado de una pintura del Abrigo Remacha, en las Hoces del Río Duratón (Segovia), guardaba un mineral que no se empleaba con intenciones pictóricas en la prehistoria: la paracoquimbita.

Precisamente en Las Hoces del Río Duratón se hallan más de treinta abrigos rocosos que los pobladores prehistóricos utilizaban como murales en los que plasmar sus pinturas. El Abrigo Remacha es uno de ellos con más de 180 pequeñas imágenes que representan figuras humanas, animales y símbolos abstractos.

Los investigadores de la UNED han analizado seis micromuestras de las pinturas y han descubierto la paracoquimbita, un mineral que nunca se había utilizado como componente de la paleta prehistórica.

Aunque por el momento se desconoce su procedencia, no se descarta que pudiera haber sido trasladado desde otro sitio por los humanos para usarlo como pintura. Parece poco probable que el mineral se creara allí mismo, pues las condiciones químicas necesarias no se dan en el abrigo ni tampoco se han encontrado rastros de paracoquimbita en las muestras de color rojo

Hemos encontrado un pigmento de color azulado que contenía carbón amorfo y un sulfato de hierro nonahidratado, llamado paracoquimbita”, ha explicado Mercedes Iriarte, investigadora del departamento de Ciencias y Técnicas Fisicoquímicas de la UNED y autora principal del estudio. “Este mineral pulverizado no se había detectado hasta ahora como parte de la receta pictórica en pintura rupestre”.

El tamaño diminuto de los componentes, con granos inferiores a una micra, demuestra que los artistas prehistóricos utilizaron técnicas muy elaboradas, trabajando mucho el mineral hasta lograr conseguir un polvo fino.

Cuanto más fino es el polvo del pigmento, más capacidad de recubrimiento tiene”, apunta Antonio Hernanz, investigador del departamento de Ciencias y Técnicas Fisicoquímicas de la UNED y otro de los autores del estudio.

Además de la paracoquimbita, también se encontraron otros componentes habituales como carbonatos, cuarzo, yeso y oxalatos cálcicos. Los oxalatos permitirán datar las pinturas ya que contienen carbono en su molécula.

El análisis de las muestras denota también el nivel de degradación de las pinturas, sobre todo debido a la cristalización del yeso.

Madrileña o cántabra. Calculadora o impulsiva. Soñadora o realista. 23 años ó 12. Fútbol o tiendas. Periodismo veraz.Hay que conocer la historia en profundidad, es la única forma de no cometer los mismos errores del pasado