Encuentran un tesoro de monedas celtas en Suiza

Un particular encontró un tesoro de 293 monedas celtas de plata en Suiza, siendo el mayor número de monedas de esta civilización encontradas en el país.

Un tesoro de unas 300 monedas de plata celtas ha sido encontrado en el pueblo de Füllinsdorf, cerca de Basilea en el norte de Suiza. Fueron encontradas por un particular que estaba trabajando como cazatesoros para el departamento arqueológico del cantón. Primeramente, encontró un pequeño número de monedas que fueron enterradas bajo unos pocos centímetros de suelo y después alertó al arqueólogo oficial. En ese momento se encontraron un total de 293 monedas de plata distribuidas por el área de unos 538 pies cuadrados, todas ellas bajo la superficie, siendo el mayor número de monedas celtas jamás encontrado en Suiza.

Tesoro de monedas celta

Las monedas son de un tipo conocido como quinario, una pequeña pieza de plata que vale la mitad de un denario. Cuando Roma expeditó por primera vez la denominación en el 211 a.C., se le llamó Quinario porque valía cinco (equivalente a 5 libras de moneda en cobre). Cuando volvieron a ser expedidas en el 101 a.C., aun eran consideradas la mitad de un denario, pero la reforma monetaria hizo que el denario valiese 16, por lo que el quinario tenía un valor de ocho.

Los celtas solían usar las monedas romanas como modelo pero modificando sus datos. Sus monedas eran más pequeñas, de un centímetro de diámetro y de dos gramos de peso. El quinario romano tenía una figura con casco de Palas, después de la Victoria, en el anverso, y el Dioscuro (los gemelos divinos Cástor y Pólux) a caballo en el reverso.

La versión celta también tiene un casco de la victoria en el anverso, pero hecho al estilo celta y con un único caballo en el reverso. Tenían también un nombre griego escrito en el reverso: KAΛETEΔOY, o Kaletedou en el alfabeto latino. Hay dos tipos diferentes de quinario en el tesoro, uno anterior al otro y ambos de hechos con el hombre Kaletedou. No sabemos quién o qué representa, pero los arqueólogos creen que es un nombre personal, probablemente perteneciente a algún jefe galo.

Anverso con caballo Kaletedou

Arqueólogos cantones creen que las monedas fueron enterradas en 80-70 a.C. Aunque se encontraron dispersas, probablemente fueron inicialmente enterradas por alguien que buscaba un lugar seguro para esconderlas. No hay evidencias arqueológicas de un asentamiento o una estructura cerca del lugar. Los celtas solían enterrar tesoros para salvaguardarlos a veces cerca de un santuario, de manera que la deidad pudiera guardarlo.

No sabemos el poder adquisitivo del bronce, la plata y el oro de las monedas en esta área en ese tiempo, pero la evidencia sugiere que la economía monetaria fue más propicia en los núcleos urbanos que en los pueblos rurales o asentamientos semiurbanos donde los celtas vivían (en el área de Füllinsdorf podrían haber sido los Rauraci, una tribu de cliente de los helvecios). El comercio interregional e internacional de las gentes del Mediterráneo se estableció en el área en el primer siglo antes de Cristo.

Reverso de la moneda

Después del 80 a.C., el comercio declinó interrumpido por las guerras locales entre los líderes tribales presionados por las gentes germánicas y por las fuerzas invasoras de Roma. La población comenzó a abandonar las zonas escasamente pobladas para ir a la seguridad de las ciudades fortificadas. Bajo la creciente presión, en el 61 a.C., los helvecios, en colaboración con otras tribus celtas de lo que hoy es Suiza planearon una migración masiva a la costa atlántica de Francia. Julio César les detuvo, en la que conocemos como la primera victoria en las Guerras Galas.

El tesoro celta de Füllinsdorf se mostrará en el museo cantón desde el 31 de marzo hasta el 23 de septiembre de 2012.

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente. Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.

Artículos relacionados