miércoles, octubre 28, 2020
Inicio Arqueología Medio Oriente Encuentran una ciudad Bizantina de 1.400 años en el norte de Israel

Encuentran una ciudad Bizantina de 1.400 años en el norte de Israel

Los restos de lo que una vez fue un próspero pueblo cristiano que fue destruido por las fuerzas persas hace unos 1.400 años han sido descubiertos en el norte de Israel, dicen los arqueólogos.

El asentamiento rural bizantino de Pi Metzuba en la Galilea Occidental parece haber llegado a su fin a principios del siglo VII cuando Persia invadió la región como parte de su conflicto más amplio con el Imperio Bizantino.

El punto culminante de la excavación fue el descubrimiento de un edificio marcado con símbolos cristianos – que albergaba un mosaico de alta calidad decorado con figuras florales, animales y humanas inspiradas en la iconografía pagana.

Este y otros tesoros se desenterraron en una excavación de salvamento después de que se descubrieran las ruinas de la ciudad bizantina durante las obras de ensanche de la carretera que une la ciudad de Shlomi y el kibbutz Hanita, justo al sur de la frontera de Israel con el Líbano, informaron la semana pasada los investigadores en Atiqot, una revista publicada por la Autoridad Israelí de Antigüedades.

Si bien la excavación se realizó en 2007, los expertos tardaron varios años en estudiar y publicar los hallazgos de la ciudad bizantina, dice Gilad Cinamon, el arqueólogo de la AIA que dirigió la excavación.

El sitio aparece en anteriores estudios arqueológicos, pero no había sido excavado a fondo antes. No se conoce de fuentes bizantinas pero los investigadores creen que es la ciudad de Pi Metzuba, que se menciona en el Talmud de Jerusalem, el compendio de la ley religiosa judía compilado en el siglo IV y V en la Galilea.

El nombre Metzuba o Metzub se conservó en los asentamientos cruzados, mamelucos y otomanos de la zona, y hoy en día se mantiene en el cercano kibbutz Metzuba, señala Cinamon.

Las cruces en las puertas

El Talmud enumera a Pi Metzuba entre un grupo de ciudades de Galilea occidental que no se consideran parte de la tierra de Israel, pero cuyos residentes judíos aún deben cumplir todos los mandamientos prescritos para los habitantes de la tierra santa. Sin embargo, lo que los arqueólogos descubrieron allí fueron los restos de un asentamiento marcadamente cristiano del período bizantino tardío, con cruces que adornaban los dinteles de las puertas, cerámica y otros objetos de uso cotidiano.

Aunque por ahora no tenemos documentos de fuentes cristianas sobre este asentamiento, todas las pruebas apuntan a una población casi enteramente cristiana”, dice Cinamon a Haaretz.

Cruz bizantina encontrada en Pi Metzuba – Crédito: Howard Smithline en nombre de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Pi Metzuba era relativamente grande para un pueblo rural, extendiéndose por lo menos por 50 dunams (5 hectáreas o 12 acres), dice.

Hasta ahora sólo se ha excavado una pequeña parte del sitio. La mayoría de los edificios descubiertos eran pequeñas y modestas casas conectadas por estrechos callejones, con la excepción de una gran estructura bien construida en el centro de la ciudad. Fue dentro de ese edificio que los arqueólogos recuperaron el gran mosaico, así como una cruz de bronce, que pudo haber sido parte de un candelabro, y un dintel de puerta decorado con una cruz.

Estos hallazgos, junto con la escala del edificio, inicialmente llevaron a los arqueólogos a pensar que estaban excavando parte de un monasterio o una iglesia, dice Cinamon. Sin embargo, aparentemente no.

“Ahora se entiende bien que el mosaico decoró la sala de estar de una villa urbana autosuficiente propiedad de una familia muy rica”, concluye. “Y este es un hallazgo bastante raro para esta zona en el período bizantino”. El mosaico, que mide alrededor de cinco por cinco metros, sólo se conserva parcialmente y fue estudiado por Rina Talgam, profesora de historia del arte en la Universidad Hebrea de Jerusalem.

Los motivos del mosaico sugieren que el espacio se usaba para entretener a los invitados de esta acaudalada familia, informa Talgam en Atiqot. Dentro de un borde de hojas de acanto, se representan varias imágenes de la vida en el campo: un conejo comiendo uvas, un jabalí, pájaros que picotean y una escena de caza, entre otros. En el centro del mosaico hay una mujer con una corona que sostiene una cornucopia, granadas y frutas amarillas

Hay algunas letras griegas rodeando la imagen central pero la inscripción es fragmentaria y no puede ser descifrada. Aún así, esta figura puede ser interpretada como una personificación de la abundancia y fertilidad agrícola, y bien podría ser una representación de Tyche, la diosa griega de la fortuna, dice Cinamon.

Tyche funcionaba como una deidad tutelar para los pueblos y ciudades del mundo greco-romano. Como muchos elementos de la cultura pagana, fue absorbida por la iconografía cristiana no como una diosa en sí misma sino como una personificación de las ciudades y siguió siendo un motivo popular en el período bizantino.

La invasión persa

No sabemos quién vivía en la lujosa villa de Pi Metzuba, pero es probable que los propietarios no disfrutaran de su mosaico por mucho tiempo.

Bajo las teselas, los arqueólogos encontraron una rara pesa plateada que se usó hasta el final del siglo VI, así como una moneda de principios del siglo VII, lo que significa que la impresionante pieza del suelo debe haber sido colocada alrededor del año 600.

Pero poco más de una década después de eso, toda la región se vio envuelta en un conflicto que probablemente llevó a la destrucción de Pi Metzuba. 

Mosaico encontrado en Pi Metzuba

El Imperio Bizantino y la Persia sasánida lucharon una larga y sangrienta guerra desde 602 a 628, durante la cual los persas invadieron y ocuparon la Galilea y el resto de Tierra Santa a partir de 613.

Con el tiempo, los bizantinos derrotaron a sus enemigos y recuperaron sus territorios perdidos en el Levante, pero la guerra agotó a los dos imperios y los dejó vulnerables al creciente califato islámico de Arabia, que lanzó su invasión del Levante sólo unos años más tarde, en el decenio de 630.

Aunque no podemos estar seguros de qué causó la destrucción y el abandono de Pi Metzuba, el sitio sólo estuvo escasamente habitado después de la ocupación persa y a principios del período islámico, lo que hace probable que el asentamiento haya sido muy dañado en la guerra bizantino-persa, dice Cinamon. 

Sólo en Galilea, de los aproximadamente 140 asentamientos bizantinos, alrededor de 60 fueron destruidos durante la invasión persa, dice el arqueólogo.

Por el contrario, mientras que los arqueólogos todavía debaten cuán violenta fue la subsiguiente conquista árabe del Levante, en la Galilea no hay pruebas de una destrucción generalizada a manos de los musulmanes.

“La conquista islámica no estuvo involucrada en ninguna destrucción, ya que eran muy conscientes del valor económico del interior agrícola de esta zona”, dice Cinamon.

Tras ser desenterrado en 2007, el mosaico fue retirado de las ruinas de la villa de Pi Metzuba y ahora está expuesto en un museo arqueológico local en el kibutz Ein Dor, cerca de Nazaret. Las ruinas de la antigua ciudad bizantina fueron sometidas a trabajos de conservación y luego fueron cubiertas de nuevo, dice Cinamon.

Esto no es inusual en Israel, un país en el que cualquier proyecto de construcción que abre nuevos caminos debe ser precedido por una excavación de salvamento, que invariablemente tiende a descubrir algunos vestigios del pasado.

Cuando las autoridades no pueden -o no desean- modificar los planes de desarrollo y reunir los fondos necesarios para preservar un sitio antiguo, el “relleno” se considera la mejor manera de proteger los restos del saqueo, el vandalismo y la erosión.

“La carretera fue ensanchada y el resto del sitio está cubierto por un olivar”, dice Cinamon. “Está bien conservado bajo tierra y esperemos que las generaciones futuras puedan volver a descubrirlo, algún día”.

Vía Israel Noticias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Most Popular

Encuentran fragmentos de huesos y madera en unos clavos de hace 2.000 años y especulan con que sean con los que crucificaron a Jesucristo

Aunque "la evidencia científica de que los clavos se usaron para crucificar a alguien es fuerte", expertos ponen en duda su directa...

El Duomo de Florencia y el inicio del Renacimiento

Todo aquel amante del arte y de la cultura en general, no puede no pensar en realizar un viaje a Florencia, en...

Canarias investiga su ecosistema marino para protegerlo del cambio climático

Saber cómo afecta el cambio climático y el ruido al ecosistema marino de Canarias y sus especies para poder protegerlas es el...

Biografía de Jordi Agustí

Jordi Agustí es profesor de Investigación ICREA en el Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (Tarragona).

Comentarios