Howard Carter: el descubridor de la tumba de Tutankamón

Howard Carter es un nombre importante para aquellos amantes de los descubrimientos y misterios egipcios. Sin duda, su labor fue de las más destacadas de la época, ya que descubrió la tumba de uno de los faraones más famosos hoy en día: la tumba de Tutankamón.

Biografía de Howard Carter

howard carter
Howard Carter

Howard Carter nació el 9 de mayo de 1874 en Kensington, Londres.

Su padre fue Samuel Carter, un exitoso artista. Fue un niño enfermizo, con una salud delicada, por lo que fue mandado a vivir con sus tías en Norfolk.

Allí recibió clases particulares en casa y tuvo una educación artística desde bien temprano. Cuando su padre pintó un retrato de un afamado egiptólogo, Howard comenzó a interesarse por esta área.

Gran Bretaña había ocupado Egipto a finales del siglo XIX. Durante este periodo creció el interés europeo por la egiptología y todo lo relacionado con el antiguo Egipto.

Hasta allí fueron grandes científicos y arqueólogos para llevar a cabo excavaciones en antiguos yacimientos.

howard carter
Carter en el momento de abrir los sarcófagos

Howard comenzó su carrera arqueológica cuando encontró un trabajo en el equipo del arqueólogo P. Newberry, ya que éste necesitaba un artista para pintar sus descubrimientos. Howard llegó a Egipto en 1891, contaba con 17 años por aquel entonces.

Allí estuvo trabajando en tumbas del Imperio Medio en Beni Hassan. También trabajó en las excavaciones hechas en El-Amarna, Deir el Babri, Tebas o Abu Simbel. Allí aprendió innovadores y modernos métodos para plasmar los relieves y otros hallazgos.

Además, en 1899 ocupó el cargo de inspector jefe de antigüedades del Alto Egipto de los Servicios de Antigüedades Egipcio y también lo sería del Bajo Egipto poco después. Renunció a sus cargos en 1905.

En 1907 fue contratado por un rico aristócrata inglés, Lord Carnarvon, que estaba fascinado por la egiptología. Gracias a su apoyo y financiación, Carter organizó la excavación de las tumbas de nobles egipcios. En 1909 comenzó las excavaciones en una necrópolis tebana. Durante los primeros años descubrió varias tumbas reales vinculadas a faraones como Amenofis I, Tutmosis IV o la reina Hatshepsut.

El descubrimiento de la tumba de Tutankamón

A comienzos de los años 20 obtuvo el permiso para poder excavar en un lugar conocido como el Valle de los Reyes. Allí comenzó a excavar en una zona restringida con la esperanza de encontrar la tumba del faraón Tutankamón.

Las pistas y datos sobre el joven faraón eran muy tenues y realmente no revelaban nada esclarecedor. Además, el Valle había sido excavado con anterioridad y no se había logrado encontrar nada relacionado con él, por lo que las expectativas de encontrar algo no eran demasiadas.

En 1922 sólo quedaba un sitio donde excavar, las ruinas de unas casas de obreros que se encargaban de construir las tumbas reales. Un chico que trabajaba como aguador se puso a escarbar en el suelo con un palo, dando la casualidad de que encontró un peldaño. Acto seguido decidió informar a Carter y su equipo del descubrimiento que acababa de hacer.

howard carter
Carter ante el sarcófago de Tutankamón

El 4 de noviembre de 1922, apenas a unos pocos metros de la tumba de Ramsés II, encontraron unas escaleras que se adentraban en la roca. Al terminar de descender por la escalera se toparon con una puerta sellada.

Ésta tenía los sellos rotos por antiguos saqueadores, lo que les decepcionó, pensando que la tumba estaría saqueada y no quedaría nada de valor en su interior.

Sin embargo, junto con lord Carnarvon, decidió abrir el tabique para ver lo que había en su interior. Al ver el interior de la tumba, cuando le preguntaron qué veía, él respondió: “Veo maravillas”.

Dentro de la tumba se encontraba una inmensa colección de tesoros pertenecientes al faraón, perteneciente a la XVIII dinastía. La tumba estaba formada por varias cámaras. Dentro se encontraba el gran ajuar del joven faraón, incluyendo carros, muebles e incluso joyas de oro macizo, aunque desordenado.

Esto mostraba que habían entrado saqueadores pero habían tenido que huir antes de poder hacer nada. Siendo Tutankamón un faraón de escasa importancia, al ver estos tesoros dio que pensar sobre qué tipo de contenido tendrían las tumbas saqueadas de faraones mucho más importantes como Ramsés II o Seti I.

Una de las primeras medidas que tomó fue la de sellar la tumba para poder reunir un gran equipo de profesionales para documentar y conservar todo lo encontrado. Después de varias semanas entraron en ella. Lo más destacado y fascinante eran los tres sarcófagos en que se encontraba el ataúd que guardaba la momia del faraón.

Al abrir este último pudieron observar la momia intacta cubierta por la máscara de oro macizo y piedras de colores que tapaba el rostro del faraón.

howard carter
Tumba de Howard Carter

Era tal la abundancia de objetos hallados en el interior de la tumba que se tardaron unos diez años en catalogar y documentar las piezas para su posterior traslado al Museo de El Cairo y su exhaustivo registro. Gracias a este descubrimiento se pudo esclarecer conocimientos como la tradición funeraria egipcia, que tantos misterios guardaba.

Poco tiempo después regresó a Londres y trabajó como coleccionista para varios museos. También viajó a Estados Unidos para dar conferencias sobre Egipto y lo encontrado allí, acrecentando el interés sobre el Antiguo Egipto.

Falleció el 2 de marzo de 1939 en Londres. Según las habladurías de la gente de la época murió a causa de la maldición del faraón por haber profanado su tumba. Fue enterrado en el cementerio Putney Vale de Londres.

Imágenes: Domino Público

Biografía de Tutankamón, misterio en vida y muerte

Uno de los faraones mas famosos de todos los tiempos es sin duda Tutankamón. Su reinado duró poco tiempo debido a su temprana muerte, pero el misterio y las leyendas le rodean debido a su famosa maldición, y son una de las causas para que las personas busquen viajes a Egipto baratos con el fin de descubrir todo sobre él.

Sin embargo, no se sabe mucho acerca de su vida, además de que su reinado fue bastante corto.

Vida de Tutankamón

Tut-anj-Atón, como se llamaba antes de cambiarse el nombre, fue un faraón de Egipto perteneciente a la XVIII Dinastía. Nació en el año 1341 (aprox) antes de Cristo, y no se sabe a ciencia cierta quiénes fueron sus padres.

La teoría más aceptada es que su padre fue Ajenatón pero se desconoce la identidad de la madre, aunque algunos arqueólogos piensan que se trata de una de las esposas menores de éste, Kiya.

Tutankamón
Detalle de Tutankamón con su esposa

También se cree que podría haber sido fruto de la unión entre Amenhotep III y su hija, la princesa Sitamón.

Al morir el faraón egipcio Akenatón y no haber dejado hijos varones, le sucedieron en el trono sus yernos Semenkera y Tutankatón.

Este último tenía apenas 12 años cuando accedió al trono en el año 1332 antes de Cristo. Contrajo matrimonio con una de sus hermanas, Anjesenpaatón, que cambió su nombre por el de Ankesenamón, hija de su padre Ajenatón y de Nefertiti.

Llevaba tres años en el poder cuando decidió restablecer el culto tradicional y suprimir el impuesto por el ‘faraón hereje’.

Así, les devolvió el poder a los sacerdotes del dios Amón, culto que había sido dejado a un lado en el reinado anterior. Además, reparó los daños y reconstruyó los templos que se habían visto afectados tras el reinado de Akenatón.

Otra de sus medidas fue la de trasladar la capital. Decidió abandonar la ciudad de Amarna, ciudad creada por Akenatón, y se estableció en Tebas.

Fue entonces cuando cambió su nombre a Tutankamón. También volvió a la forma tradicional de gobernar Egipto, devolviéndoles el poder a los sacerdotes y a los generales.

Falleció a los 18 años siendo sustituido en el trono por un alto funcionario, Ay, que se casó con su viuda. Según las antiguas costumbres, fue enterrado junto con sus más preciados tesoros y gran cantidad de comida para su paso a la otra vida.

Su tumba fue descubierta en 1922 por Howard Carter en una investigación financiada por Lord Carnarvon en el denominado Valle de los Reyes.

Todos sus enseres estaban intactos, lo que demostraba que no había sido saqueada. La leyenda sobre su maldición viene del hecho de que muchas de las personas que entraron en la tumba cuando fue descubierta murieron poco tiempo después.

No se saben con certeza las verdaderas causas de su muerte. Se cree que murió a causa de diversos problemas de salud, como una herida infectada, por sus problemas congénitos o por una enfermedad.

Su momia fue maltratada después del descubrimiento de su tumba lo que dificultó las investigaciones.

Tutankamón
Rostro de Tutankamón

La principal prueba que se tenía era un golpe en la cabeza, lo que dio pie a las teorías de que el faraón había sido asesinado. El principal sospechoso era uno de sus consejeros, Ay, quien subió al trono después de su muerte.

También se sospechó de Horemheb, un general que tenía todas las papeletas para ocupar su lugar tras su muerte y quien consiguió reinar tras la muerte de Ay.

Sin embargo, se ha probado que el golpe de la cabeza fue hecho después de muerto, lo que desmonta esta teoría.

Cuando el marketing puede más que la Historia

Tutankamón es tomado por la mayoría de las personas, como el más grande faraón egipcio de todos los tiempos, algo muy alejado de la realidad.

Lo que sucede en el caso de este faraón es la gran exposición que tuvo, como también ha tenido peso el hecho que su tumba ha sido encontrada junto a una enorme cantidad de tesoros y que se han realizado infinidad de exposiciones alrededor de su nombre.

Imágenes: Dominio Público
Detalle de Tutankamón con su esposa: Wikimedia

Tutankamón habría muerto atropellado por un carruaje

La “Egypt Exploration Society” ha llegado a una curiosa conclusión sobre uno de los más grandes misterios de la Historia: la muerte del faraón Tutankamón, la cual expondrán el próximo domingo en un documental que emitirá la cadena de TV británica Channel 4.

Según esta conclusión, Tutankamón murió atropellado por un carruaje a los 19 años de edad, conclusión que se desprende de las heridas que han descubierto en el cadáver del faraón niño, las cuales son muy similares a las que podría producir la colisión con un carruaje, expresó Chris Naunton, director de la Egypt Exploration Society.

tutankamon

Con todas las pruebas encontradas, el Dr. Naunton y el Instituto Forense Cranfield trabajaron en conjunto en una autopsia virtual, analizando los diversos traumatismos de la momia, y en un escenario comparativo, determinaron que sus lesiones son muy similares a las que provocaría un impacto con un carruaje.

Se cree que el carro chocó contra el faraón en un momento en el que se encontraba de rodillas, aplastando su pelvis y empotrando las costillas contra los órganos vitales.

Naunton también cree que “la momificación de Tutankamón resultó fallida, a juzgar por las evidencias de carne carbonizada halladas en un examen forense de sus huesos”, el cual fue realizado por el antropólogo de la Universidad de Liverpool Robert Connolly.

Cuando Carter descubrió al faraón, advirtió en 1922 que el mismo presentaba diversas quemaduras, y Connolly lo confirmó, determinando que la carbonización de la carne se produjo dentro del sarcófago, cuando los aceites de embalsamar entraron en combustión por el contacto con el oxígeno.

Debido a esto, el cadáver de Tutankamón fue sometido a temperaturas superiores a los 200 grados y explicaría otro de los grandes misterios que rodean esta momia: la falta de corazón.

La carbonización y la posibilidad de que la momificación fallida provocase la combustión espontánea del cuerpo poco después del entierro es algo totalmente inesperado, algo así como una revelación«, ha declarado Chris Naunton

¿Cómo era físicamente Tutankamón?

Una reciente investigación ha determinado cómo era el faraón Tutankamón, quien murió en el año 152 a.C. a los 19 años de edad. Sus principales características, según la autopsia virtual que le han realizado, eran sus dientes prominentes, sus anchas caderas, y además era cojo y tenía un pie torcido. La investigación fue realizada por Albert Zink, del Instituto de Momias y el Hombre de Hielo de Italia, y se podrá ver en un documental que emitirá la BBC. Para realizar la autopsia virtual se realizaron 2.000 escaneos en un ordenador, añadiéndose un análisis genético familiar, encontrándose aquí que Tutankamón fue hijo de dos hermanos, lo que confirma la teoría que dice que sus padres fueron Akenatón y su hermana.

La daga encontrada en la tumba de Tutankamón habría sido forjada fuera de Egipto hace más de 3.000 años

0

Un estudio publicado en el último número de la revista Meteoritics & Planetary Science afirma que un puñal encontrado en la tumba del faraón Tutankamón, que gobernó Egipto en el siglo XIV antes de Cristo, llegó a ese país desde Oriente Medio.

El objeto, datado de la Edad de Bronce, es muy inusual para una época en que los humanos todavía no habían desarrollado métodos para extraer el metal de la mena. El único hierro accesible procedía de meteoritos y, por su rareza, valía más que el oro.

La procedencia extraterrestre del material de la daga fue confirmada en 2016 por un grupo de científicos que estudiaron su composición química. No obstante, no respondieron a las preguntas de cómo fue producido y en qué lugar de nuestro planeta fue hallado.

Un nuevo análisis químico mostró que la hoja del puñal conservó las llamadas estructuras de Widmanstätten, un patrón de bandas de alineaciones de hierro y níquel característico de las octaedritas, el tipo más común de meteoritos férreos.

Al mismo tiempo, detectaron la pérdida de una gran parte del azufre que debió de contener el meteorito original. Estos dos detalles permiten restringir las condiciones en las que fue procesado el metal.

«La preservación del patrón de Widmanstätten […] descarta una fusión a alta temperatura», explican los científicos, que añaden que «la gran pérdida de azufre […] indica un calentamiento de alrededor de 700 °C o más, lo que es consistente con el calentamiento y la forja a baja temperatura», de menos de 950 °C.

Esta hipótesis encaja con un experimento realizado a inicios de los años 1990 en Japón, en el que un grupo de científicos forjaron una espada de hierro meteórico calentando el metal hasta una temperatura no superior a 1.100 °C. El resultado fue que la hoja conservó el patrón de Widmanstätten, así como grietas y manchas naturales, dos elementos también presentes en la daga de Tutankamón.

¿Regalo diplomático?

Aunque el material no permite saber de dónde procedía el meteorito, es probable que el origen de la daga se pueda trazar en las tablillas de arcilla diplomáticas que forman parte de las llamadas ‘cartas de Amarna’, un archivo descubierto en el sur de Egipto. En particular, mencionan una daga de hierro que el faraón Amenhotep III, abuelo de Tutankamón, recibió como regalo de Tusratta, monarca del reino anatólico de Mitanni entre 1471 y 1379.

De hecho, esa versión es consistente con la evidencia arqueológica. «La tecnología de procesamiento de hierro y el uso de yeso de cal ya prevalecían en la región de Mitanni y la región hitita en ese momento», indican los científicos.

«Las cartas de Amarna podrían ser una prueba escrita que sugiera que la daga de hierro de Tutankamón podría haber sido traída desde fuera de Egipto», señalan.

Al menos 10 años de trabajo serán necesarios para descubrir la totalidad de la ‘ciudad dorada’ usada por Tutankamón

0

Al menos 10 años de trabajo de excavación serán necesarios para desenterrar de la arena la totalidad de la recién descubierta ‘ciudad dorada’, utilizada por el faraón Tutankamón hace unos 3.000 añoscomentó a RIA Novosti Zahi Hawass, director del proyecto de investigación arqueológica del sitio y exministro de Arqueología de Egipto.

La antigua urbe, bautizada como ‘El Ascenso de Atón‘ en honor a la deidad solar, fue construida en las cercanías de Luxor durante la época dorada del antiguo Egipto bajo el reinado de «Amenhotep III, el noveno faraón de la famosa dinastía», y posteriormente siguió siendo utilizada por Tutankamón, detalló el reconocido arqueólogo.

«Se trata de una ciudad entera, la más grande encontrada hasta el momento […] cuenta con tres barrios [residenciales], almacenes de carne, zonas de confección de ropa y de fabricación de ladrillos en bruto», explicó Hawas.

«Los trabajos durarán al menos 10 años porque tenemos que descubrir toda la ciudad y la zona del templo», a la cual esperan comenzar a excavar en septiembre, agregó.

Desde que comenzaron las excavaciones en septiembre de 2020, se ha desenterrado un barrio administrativo y residencial cercado por un muro en zigzag, así como una panadería, una cocina con hornos y piezas de cerámica para el almacenamiento de alimentos y habitaciones llenas de herramientas de uso cotidiano.

El hallazgo de la antigua ciudad perdida ha sido considerado como el segundo descubrimiento arqueológico más importante después del de la tumba de Tutankamón.