Hallan paralelismo entre el ocaso del Imperio Asirio y entre Siria e Iraq de nuestros días

La guerra en Iraq nos permite comprender por qué cayó el Imperio Asirio.
La guerra en Iraq nos permite comprender por qué cayó el Imperio Asirio.

Debido al gran aumento de la población, la inestabilidad sociopolítica, comercial y económica así como la sequía, los investigadores han encontrado una nueva hipótesis acerca de cómo pudo ir decayendo uno de los imperios más poderosos de la antigüedad, el Imperio Asirio. Se ha determinado que hay diferentes y llamativos paralelismos entre su ocaso y entre Siria e Iraq en la actualidad.

Algunos de los encargados de este estudio han sido Selim Adali, perteneciente al Centro de Investigación de las Civilizaciones de Anatolia, en Turquía y Adam Schneider, de la Universidad de California-San Diego; estudio que ha sido publicado en la revista Climate Change. Este estudio se ha basado en tres pilares principales, que son: la evidencia arqueológica, histórica y paleoclimática.

Según nos revela la historia, allá por el siglo IX a.C, el Imperio Asirio comenzó a crecer exponencialmente y como resultado experimentó una enorme transformación, convirtiéndose en el imperio más grande de su tipo en el Cercano Oriente hasta la fecha.

Una de las grandes preguntas fue por qué se originó esa caída de los asirios a finales del siglo séptimo. Algunos estudiosos lo han atribuido a guerras, otros a sequía, inestabilidad política y económica o a la destrucción de la capital del Imperio, Nínive, a cargo de los babilonios allá por el año 612 a.C.

Ambos investigadores han encontrado parecidos tan importantes entre la caída de los asirios y la situación actual que se está viviendo en la zona, que casi podríamos denominarlo como paralelismos debido a la gran cantidad de cosas que están sucediendo.

Destacan que el comienzo de la gran sequía que vivió la zona así como graves disturbios civiles, aceleraron el proceso de desaparición de los asirios, algo parecido a lo que está sucediendo hoy en día en esta zona tan castigada por la guerra y los fanatismos religiosos extremistas.

Extrapolándolo a otros lugares, los investigadores aseguran que la sociedad moderna debería tomar muy buena nota de lo que les sucedió a los asirios, quienes dieron la máxima prioridad a los asuntos político-económicos y en apoyar las políticas a corto plazo en lugar de las que lo apoyan a largo plazo.

Lo único que salvaría hoy en día la reputación de los asirios es que tanto su capacidad tecnológica como su nivel de comprensión hacían muy poco probable que pudiese equipararse a una civilización como las que hay actualmente, poniendo como ejemplo a Siria y a Iraq.

Marcelo Ferrando Castro

Después de estudiar Historia en la Universidad y tras muchas pruebas previas, nació Red Historia, un proyecto que surgió como medio de divulgación en donde encontrar las noticias más importantes de arqueología, historia y humanidades, además de artículos de interés, curiosidades y mucho más. En definitiva, un punto de encuentro para todos en donde poder compartir información y continuar aprendiendo.