Investigación revela el misterio de un antiguo monstruo medieval

Más leídos

Leopoldo Ágreda Lovera
Nací en Mérida, un estado andino de Venezuela pero me crié en Caracas la ciudad donde crecí, observando el Ávila y haciéndome las preguntas más importantes sobre la vida, la sociedad y el universo, rodeado de árboles y el sabor agridulce de toda gran ciudad. En el trayecto de mi vida, conocí las calles y sus gentes, las cuales me ayudaron a formarme un mejor criterio de la existencia humana y las ciencias sociales, para luego estudiar en la Universidad Central de Venezuela, donde me he formado como historiador y pensador social. La lectura es uno de mis grandes vínculos con el pasado y la esencia de la humanidad, ya que como dijo Descartes, leer es como tener una conversación con las grandes mentes de la historia; el ajedrez es otra de mis grandes pasiones, ya que me ha ayudado a desarrollar una mejor comprensión de la vida, que junto a la música, forman los tres pilares de mis gustos actuales. Soy familiar, amante de la naturaleza y los animales, porque en ellos ves la esencia de la filosofía y de Dios.

Un grupo de arqueólogos marinos australianos ha desarrollado una interesante teoría, acerca de lo que veían antiguos marinos medievales, quienes dejaron testimonios de avistar un monstruo marino que en Noruega era llamado Hafgufa y en otras latitudes era conocido como el Kraken.

Luego de estudiar estrategias de caza y leer varios testimonios nórdicos del siglo XII, los australianos llegaron a la conclusión que lo que estaban observando estos antiguos marineros, eran ballenas de gran tamaño quienes poseían una particular estrategia de cacería, conocida como la trampa.

Esta estrategia consiste en que las ballenas abren sus bocas de manera tal, que cardúmenes de peces enteros entran en su interior pensando que se trata de una cueva en la que pueden resguardarse, logrando consumir la totalidad de estos peces.

Para sostener su hipótesis teórica los investigadores señalan que los testimonios medievales, daban cuenta de que estaban hablando de una ballena, debido a las descripciones que daban.

No obstante, en el siglo XVIII según esta investigación, los escritores decidieron crear el monstruo marino luego de leer los testimonios de estos marineros ancestrales, y no comprender a que se estaban refiriendo.

Algunas de las fuentes consultadas por los arqueólogos marinos, fueron un texto noruego llamado Konungs Skuggsjá, que mostraba varios conocimientos científicos, otra fuente fue el cuentos de origen islandés Orvar-Oddr, ambos del siglo XIII; y en tiempos más antiguos un escrito de la éoca alejandrina en el siglo II d.C., llamado Physiologus, donde se observa un dibujo de la criatura, poseyendo gran similitud con una ballena.

Los detractores de esta teoría señalan que esta estrategia ha sido fruto del siglo XXI y la adaptación que ha tenido este inteligente animal, pudiendo observarse gracias a la acción de los drones.

Sin embargo, los investigadores australianos señalan, que no puede saberse con seguridad si realmente las ballenas aplicaban esta estrategia en el Medioevo, por lo que aún queda esta hipótesis relegada al campo de la teoría.

- Advertisement -

Más artículos

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisement -

Últimos artículos