La cerámica de la Bahía de Chesapeake es la más antigua de América del Norte

En una estrecha playa de la costa este de Virginia, un humilde montón de conchas rotas está cambiando la cronología de la historia. La cerámica rota mezclada con las conchas podría ser la cerámica más antigua de este tipo encontrado en el este de América del Norte, dicen los arqueólogos, que podrían ser 1.000 años más antiguas de lo que se creía. Además, el lugar cuenta una historia sobre diversidad biológica, la subida del nivel del mar y una red de comercio entre los costeros nativos y los constructores de los montículos del valle de Ohio.

Toda la historia sale de los concheros, que son esencialmente montones de basura prehistórica. “El conchero de Savage Neck es un sitio destacado”, dice Torben Rick, un arqueólogo del Departamento de Antropología de la Institución Smithsonian. “Este lugar nos ha puesto en una dirección interesante”.

Investigadores en Chesapeake

Arqueólogos profesionales y voluntarios del Departamento de Recursos Históricos de Virginia y el Pasaporte de Servicio Forestal de Estados Unidos en el programa Time han excavado en la orilla de la Bahía de Chesapeake durante la semana pasada. Fue descubierto hace muchos años, y las conchas han sido datadas de hace 3.000 años por investigadores del Smithsonian.

Los fragmentos de cerámica están hechos a base de una mezcla de arcilla con pequeños trozos de cocha triturada. Este proceso, llamado templado, protege a las vasijas de formación de grietas o de que se encojan como fueron despedidas en la cerámica.

La gente trituraba conchas y las mezclaba con la arcilla hace 2.800 años, que es mucho antes de lo que pensábamos”, dice Darrin Lowery, un geoarqueólogo e investigador asociado del Smithsonian que descubrió el conchero.

Pueden usarse diferentes métodos para datar los objetos arqueológicos: nadie se pone de acuerdo en cuál es la mejor manera. Anteriormente, el templado de la arcilla con conchas se pensó que se había originado hace 2.000 años. El método de datación usado por el Smithsonian lo retrasó unos 1.000 años más.

Tenemos un problema de mil años para hacer frente”, dice Mike Barber, arqueólogo estatal de Virginia. “Siempre hay más preguntas que respuestas”.

La cerámica en Savage Neck está templada con conchas de vieiras, otra característica inusual, ya que la mayoría de vasijas de este tipo tienen conchas de ostras trituradas. “Actualmente los biólogos dicen que las vieiras de la costa no se produjeron en esta localización”, dice Lowery, “pero los arqueólogos dicen que sí lo hicieron”.

Las conchas aún son visibles en algunas piezas de cerámica. En otras, las conchas se han desprendido, dejando pequeñas y planas depresiones en la cerámica endurecida. El conchero contiene varios tipos de conchas (almejas duras, navajas, vieiras, bocina, almejas, caracoles), un indicador de la variedad del área en ese tiempo, dice Lowery.

El lugar también contiene dientes de tiburón de millones de años de edad, que se pueden encontrar hoy en día en las capas de tierra de los altos acantilados de los ríos James, York y Rappahannock. Ahí es donde se encuentran desde hace 3.000 años, dice Lowery.

Cerámica encontrada

Una persona prehistórica probablemente los reuniría, yendo en canoa a través de la bahía, y estos dientes fosilizados fueron almacenados o usados y desechados al basurero”, dice Lowery. “Más importante aún, los nativos americanos comercializaron con los dientes fosilizados con los constructores de los montículos en el valle de Ohio”.

Las redes de comercio probablemente siguieron los ríos desde la costa atlántica en el valle de Ohio. Los objetos de la cultura de los montículos han sido encontrados en la costa Este, por lo que el comercio vino por ambas vías, dice.

La población también comerció con conchas de caracol, que se usaron para hacer perlas y tazas, dice. Particularmente favorecieron a los caracoles zurdos, aquellos cuya espiral se abre a la izquierda. Cuando lo transformaron en una taza, el extremo más largo y estrecho de la concha se extiende a la derecha como una cómoda asa.

El conchero de Savage Neck probablemente desaparecerá en una década debido a la erosión de la línea costera y la subida del nivel del mar, añade: “desde el tiempo en que el conchero fue ocupado, el nivel del mar ha subido unos 12 pies”.

Dos de las excavaciones se están llevando a cabo bajo el agua y sólo se puede trabajar con la marea baja. Lo mismo sucede en otros muchos sitios de la costa Este, dice Lowery. Los trabajos en el lugar han sido financiados por el programa de Sitios Amenazados del departamento de recursos históricos de Virginia.

Es una carrera contra las mareas”, dice Mike Madden, arqueólogo en el Bosque Nacional de George Washington y Jefferson, que estaba trabajando como voluntario para el programa Time.

Una casa abierta en la excavación el domingo atrajo a un flujo constante de residentes locales a los que Madden explicó el trabajo en términos simples: “Estamos excavando en la basura de la gente muerta”.

Hampton Roads

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente. Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.