Inicio Leyendas La leyenda del Chupacabras. Historia y relatos

La leyenda del Chupacabras. Historia y relatos

El chupacabras es una criatura legendaria en el folclore de América. Su nombre proviene de la marca de mordedura que deja en el cuello de sus víctimas.

0
Boceto del Chupacabras. Crédito: Wikipedia / Dominio Público

El chupacabras es otro de los animales críptidos legendarios que investiga la Criptozoología, junto con Bigfoot o el Monstruo del Lago Ness, entre otros.

Origen de la leyenda del Chupacabras

El primer ataque atribuido a la criatura ocurrió en marzo de 1995 en Puerto Rico, ocho ovejas fueron descubiertas muertas, cada una con tres heridas punzantes en el área del pecho y sin sangre.

Unos meses después, una testigo llamada Madelyne Tolentino informó haber visto a la criatura en Canóvanas, un pueblo de Puerto Rico. Después se sucedieron más muertes de ganado por todas las granjas de la isla.

El término Chupacabras se le atribuye a Silverio Pérez, un comediante y empresario puertorriqueño. Después de los primeros incidentes se reportaron otras muertes de animales en similares condiciones en otros países de América central y Latinoamérica.

Apariencia del chupacabras

El chupacabras tiene dos aspectos diferenciados, el primero, o el original, es el descrito por Tolentino, una criatura con piel de reptil de color gris verdoso y espinas afiladas o púas que recorren su espalda, de mas o menos un metro de altura y que se mueve de forma similar a un canguro.

La otra descripción más común es la de una especie de perro salvaje sin pelo y con una cresta espinal, cuenta con garras y colmillos muy pronunciados.

Se dice que el Chupacabras se alimenta de sangre que extrae mediante sus colmillos.

Avistamientos del chupacabras

Desde el 2000 al 2010

En abril del 2000 se informó de un centenar de animales de granja desangrados o mutilados en el norte de Chile. Tras muchas especulaciones los estudios determinaron que los ataques se debieron a perros domésticos.

En 2002 se encontró ganado vacuno mutilado en varios puntos de Argentina. Los medios de comunicación asociaron rápidamente los hechos con el fenómeno Chupacabras o ritos de sectas satánicas.

Tras el estudio del servicio nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria se determinó que las mutilaciones fueron llevadas a cabo por zorros o ratones hocicudos.

En julio de 2004 un ganadero mató a una criatura parecida a un perro sin pelo mientras atacaba a su ganado cerca de Texas, fue identificado más tarde como un coyote con sarna sarcóptica.

En agosto de 2006, en el estado de Maine, una mujer llamada Michelle O´Donnell fotografió un animal extraño al lado de la carretera.

El animal había sido atropellado y más tarde los expertos de vida silvestre tomaron una muestra de ADN y determinaron que se trataba de un hibrido de lobo y perro.

En agosto de 2007, una mujer llamada Phylis Canion, fue informada de los restos de un animal de apariencia extraña en el exterior de la propiedad de una vecina en Texas, Canion llevaba las últimas semanas intentando fotografiar una criatura que había matado alrededor de 30 de sus gallinas.

Canion contactó con un taxidermista para disecar la criatura y exhibirla en su casa. La universidad estatal de Texas San-Marcos realizaron pruebas de ADN y determinaron que se trataba de un coyote.

Canion, insatisfecha por el resultado, contacto con la universidad California para un segundo análisis que determinó que la criatura era un cruce entre coyote y lobo mexicano que posiblemente sufría sarna.

En 2010, los agentes de control de animales dispararon y mataron a lo que se creía un Chupacabras, pero en realidad los estudios científicos de la universidad de Texas determinaron que se trataba de un híbrido entre coyote y perro.

Desde el 2011 al 2014

En julio de 2011, Jack Crabtree de Late Jackson en Texas declaró haber visto un Chupacabras, después de la publicación de la historia la policía logró capturar al animal y los expertos determinaron que se trataba de un coyote con sarna.

En septiembre de 2013 una familia de Rosario en Santa Fe, Argentina, informó a los medios que poseía el cadáver de un animal pequeño que no podían identificar hallado en Vera al norte de Santa Fe.

Tras la difusión de la noticia el profesor Jorge Martí, jefe de Museología y Taxidermia del Museo de Ciencias Naturales examinó al animal y determinó que se trataba de un gato momificado.

En abril de 2014 una pareja tejana afirmó haber capturado un Chupacabras en Ratcliff, finalmente los expertos determinaron que se trataba de un mapache afectado por sarna sarcóptica.

Posibles explicaciones

La principal explicación para el Chupacabras es la de animales salvajes y domésticos de características similares a perros, lobos o coyotes afectados por sarna sarcóptica, un tipo de infestación cutánea contagiosa provocada por el ácaro Sarcoptes Scabiei.

Los ácaros excavan en la piel y depositan huevos, los síntomas se desarrollan por una reacción alérgica a los ácaros. Es más frecuente en animales domésticos que se han vuelto salvajes y no reciben atención veterinaria.

Y vosotros, ¿habéis experimentado alguna vez un avistamiento de Chupacabras? ¿creéis que existe? Déjanos tu opinión en un comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Salir de la versión móvil