viernes, agosto 7, 2020
Inicio Noticias Las guerras, otro enemigo de la arqueología

Las guerras, otro enemigo de la arqueología

Sabratha, en Libia.
Sabratha, en Libia.

Una de las peores cosas que pueden suceder en el mundo es una guerra, principalmente por los daños que ésta trae consigo, donde siempre fallecen miles de personas inocentes que se ven inmersas en un conflicto que nunca quisieron. Además de las víctimas personales otra cosa que sale muy mal parada es la historia, donde infinidad de lugares históricos se han visto convertidos a cenizas a causa de los proyectiles entre otros.

La ciudad de Alepo ha visto como muchos de sus tesoros históricos y arquitectónicos ya no existen a causa de la guerra, la cual no respeta absolutamente nada y gran parte del pasado de esa ciudad ya solo existe en imágenes y en los textos de los libros.

Lo mismo ocurre en muchos otros rincones del mundo como Libia, donde muchos restos históricos han dejado de existir. Savino di Lernia y otros arqueólogos de origen italiano habían estado estudiando gran parte de la prehistoria del país, exactamente en la meseta Messak en la zona suroeste, donde se encuentran algunos de los restos de arte rupestre más antiguos del mundo.

Debido a la escalada de violencia en el país, estos y muchos otros arqueólogos decidieron irse para buscar un lugar más seguro. En un principio se mostraron muy positivos y pensaron que toda esa barbarie cambiaría en poco tiempo pero la cosa va muy lenta y hoy en día el país sigue siendo un punto inestable en cuanto a paz se refiere.

Los arqueólogos esperan que las hostilidades finalicen pronto, pero no se quieren imaginar qué es lo que les espera en cuanto a trabajo de campo se refiere después de tantos y tantos enfrentamientos armados, considerado casi con total seguridad que muchos de los lugares que investigaron ya no existan, perdiéndose una valiosísima información sobre el ser humano en esta zona del mundo.

Se teme por la ciudad helénica de Cirene, calificada como un Patrimonio Mundial de la UNESCO o Ghadamés, una ciudad conocida como “La perla del desierto”, que en su momento fue refugio de romanos y bereberes entre otros pueblos. A ello hay que sumarle la gran cantidad de santuarios, tumbas y demás patrimonio cultural e histórico que estará reducido a cenizas con seguridad tras la guerra.

Libia, Siria, Egipto, Irak, Israel… muchos de estos países han sufrido, y sufren, las atrocidades de la guerra y las próximas generaciones no podrán disfrutar de muchas cosas, entre ellas la cultura y el legado histórico de pueblos que han vivido en esos países muchísimos siglos antes que nosotros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Most Popular

La evolución del escudo del Triceratops

Un equipo de paleontólogos, liderado por españoles, analiza cómo evolucionó esta icónica estructura anatómica de los ceratopsianos, el grupo que incluye al...

Los 8 mejores juegos para Android gratis

COD Mobile, Fortnite, Pokemon Go, Transmission.. Aquí veremos los 8 mejores juegos para Android gratis.

Restauran en China un carro de guerra de 3.000 años de antigüedad

Un carro de guerra datado del período de la dinastía Zhou Occidental (del 1046 al 771 antes de nuestra era), fue restaurado por especialistas del Instituto de Arqueología de la provincia de Shaanxi

La llegada del humano a Norteamérica pudo producirse 15.000 años antes de lo que se pensaba

Las excavaciones en América del Norte siguen aportando nuevas evidencias de que la llegada del ser humano al continente se produjo por vía marítima antes de lo que se creía. El hallazgo de herramientas de piedra pertenecientes a una cultura hasta ahora desconocida en una cueva mexicana adelanta ahora a 30.000 años el comienzo del poblamiento de América.

Comentarios