Las pinturas rupestres ibéricas son las más antiguas de Europa

Nuevos estudios han determinado que las pinturas rupestres de España son las más antiguas del mundo, superando entre 5.000 y 10.000 años a las de la cueva Chauvet en Francia.

Las pinturas del Paleolítico en la cueva de El Castillo, en el norte de España, se remontan por lo menos a hace 40.800 años, haciéndolas las más antiguas de Europa. El equipo de investigación, dirigido por la Universidad de Bristol y con la colaboración del doctor Paul Pettitt, ha concluido que el arte rupestre en Europa comenzó hasta 10.000 años antes de lo que se pensaba, lo que indicaría que las pinturas fueron creadas por los primeros humanos o, quizás, por los neandertales.

El Arte Rupestre de España es el más antiguo del mundo

Un total de 50 obras pertenecientes a 11 cuevas distintas del norte de España, incluyendo las de Altamira, El Castillo y Tito Bustillo, han sido fechadas por un grupo de investigadores del Reino Unido, España y Portugal. Puesto que los métodos tradicionales, como la datación mediante radiocarbono, no funcionan donde no hay pigmentos orgánicos, el equipo ha datado la formación de pequeñas estalactitas en la parte superior de las pinturas usando la desintegración radiactiva de uranio.

Las plantillas de manos y los discos realizados mediante la técnica del soplido de pintura sobre las paredes de la cueva de El Castillo datan de hace 40.800 años, convirtiéndolas en las piezas de arte rupestre más antiguas de Europa, entre 5.000 y 10.000 años más antiguas que las de Francia.

En Altamira se encuentra un símbolo con forma de bastón que tiene, al menos, 35.600 años. Esto indica que la pintura empezó allí 10.000 años antes de lo que se pensaba y que la cueva fue repintada varias veces durante un período de que abarcaría más de 20.000 años.

Según el doctor Pike: “Las pruebas de la existencia de humanos modernos en el norte de España se remontan 41.500 años atrás. Nuestros resultados muestran que, o bien los seres humanos llegaron con la pintura siendo una parte de su actividad cultural, o se desarrolló muy poco tiempo después, tal vez en respuesta a una competición contra los neandertales, así que puede que el arte sea incluso neandertal”.

La creación de arte por parte de los seres humanos está considerada un marcador importante de la evolución de la cognición moderna y el comportamiento simbólico, de forma que puede ser asociada con el desarrollo del lenguaje.

Los resultados del proyecto son particularmente significativos porque el arte rupestre siempre ha sido difícil de datar con precisión hasta la fecha: “Los grabados y, en muchos casos, las pinturas carecen de pigmentos orgánicos o aglutinantes adecuados para la datación mediante radiocarbono. Cuando se dan los materiales adecuados, como los pigmentos de carbón, sólo se fechan pequeñas muestras para minimizar el daño al arte. Esto magnifica los efectos de la contaminación de las pruebas y, a veces, produce resultados menos precisos”, comenta Pike.

Es por eso por lo que el equipo de investigación midió los isótopos de uranio en la raíz de las delgadas estalactitas de calcita que se formaron en las superficies de las pinturas y de los grabados. Esta técnica se conoce como “desequilibrio uranio-serie” y se utiliza ampliamente en las ciencias para evitar los problemas relacionados con la datación mediante radiocarbono.

Por su parte, el doctor Pettitt afirma: “Hasta ahora, nuestra comprensión de la antigüedad del arte rupestre era escasa, pero la hemos ampliado con firmeza tras estas nuevas investigaciones que la sitúan en los últimos momentos de los neandertales y los primeros de los homo sapiens. Las primeras imágenes no representaban a los animales, por lo que sugieren que la primera etapa artística se correspondió con el arte no figurativo, lo cual puede tener implicaciones importantes para el desarrollo del arte”.

Un miembro del equipo y experto en datación, el doctor Dirk Hoffmann del Centro Nacional para la Investigación de la Evolución Humana (CENIEH) de Burgos, sostiene que el desarrollo clave de la investigación fue el método que utilizaron para fechar pequeños depósitos de carbonato de calcio similares a estalactitas: “Ahora podemos datar muestras de tan sólo 10 miligramos, lo que nos ha permitido encontrar algunas que se habían formado directamente en la parte superior de cientos de pinturas, lugares donde las estalactitas más grandes son menos frecuentes”.

Apasionado por la Historia, es licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual. Desde pequeño le encantaba la Historia y acabó por explorar sobre todo los siglos XVIII, XIX y XX.