Los homínidos practicaban sofisticadas técnicas de caza en el este de Asia

Un estudio realizado en China ha encontrado que los homínidos de la región practicaron sofisticadas técnicas de caza y estrategias de subsistencia.

Más de 10.000 fragmentos de huesos fueron recuperados del yacimiento de Lingjing, en la provincia Henan, durante 2005 y 2006.

Tomando análisis estadísticos de elementos óseos de las dos especies dominantes de la colección, bisontes (Bos Primigenius) y caballos (Equus caballus), los científicos del Instituto de Paleontología Vertebrada y Paleoantropología (IVPP), la Academia de Ciencias China y el Instituto de Arqueología y Reliquias culturales de la provincia de Henan, han encontrado que los homínidos de este sitio practicaron sofisticadas técnicas de caza y estrategias de subsistencia y podrían estar muy familiarizados con las características anatómicas y ecológicas y los valores nutricionales de los animales presas de gran tamaño y, por lo tanto, pueden tomar diferentes tratamientos y estrategias de manejo en el sitio de caza, tal y como se informó en la revista de Science China Earth Sciences, 2012, 55.

Marcas de cortes en un hueso

El yacimiento de Lingjing está situado en la parte oeste de la población de Lingjing, a unos 15 kilómetros al noroeste de la ciudad de Xuchang, provincia de Henan, y se encuentra en una elevación de 117 metros. Fue inicialmente descubierto en el siglo XX, el lugar fue re excavado por investigadores del Instituto de Arqueología y Reliquias Culturales de la provincia de Henan entre 2005 y 2006.

En un área de unos 300 metros cuadrados, el yacimiento de Lingjing tiene cerca de 20 fragmentos de fósiles humanos, 10.000 de objetos de piedra y más de 10.000 piezas de fósiles animales. Según la apreciación china del Paleolítico, se encontraría entre comienzos y finales de la Era Paleolítica. Los fósiles animales son del mismo estrato de los homínidos.

Los investigadores evaluaron las influencias diferenciales y el peso de una variedad taxonómica y encontraron caza homínida y su posterior desarticulación, el sacrificio y su transporte en los elementos óseos de las especies de presa que son los principales factores para la formación del conjunto actual.

Después de observar los patrones de distribución de las marcas de los cortes en los largos huesos de los animales del lugar, los investigadores encontraron que las marcas se realizaron en la parte media de la diáfisis (185 piezas, el 98’45%), mientras que sólo dos piezas de epífisis distal y una pieza de epífisis próxima (1’06% y 0’53%) tenían marcas de cortes.

Y de todos los huesos con marcas de cortes, el 34% y el 41% de los especímenes pertenecían a las extremidades superiores y medias de los herbívoros, respectivamente, mientras que sólo el 25% pertenecen a extremidades inferiores. Estos datos sugieren que los homínidos de la zona de Lingjing accedían a los recursos animales antes que los carnívoros y cortaban la carne de los largos huesos.

Los patrones de mortalidad de dos especies dominantes en Lingjing indican que los perfiles de mortalidad de los adultos predominan frente a una pequeña proporción de individuos jóvenes, lo que implica que los homínidos ya contaban con estrategias de vida relativamente maduras y sistemáticas y organizaciones sociales en este periodo.

La distribución de las circunferencias de los huesos largos y las longitudes de los huesos en parte podría reflejar las modificaciones diferenciales de los homínidos y los carnívoros. Las circunferencias de los huesos largos de la mayoría de los especímenes de Lingjing son inferiores al 25%, que es idéntica a la de otros sitios de homínidos, pero muy diferente al de las guaridas de los carnívoros. Las medidas de 1.300 piezas de huesos largos se distribuyen en un área de 3-6 ó 6-9 centímetros, mostrando claramente las influencias de los homínidos en la fauna del lugar.

Hay una gran diferencia entre los perfiles de los elementos óseos de los bisontes y los caballos en Lingjing. Hay relativamente más fragmentos de cráneos y mandíbulas de caballo, pero los huesos largos están ausentes. Sin embargo, tal y como hacían los humanos modernos, los homínidos siempre prefirieron transportar todas las partes óseas de los caballos de vuelta a sus campamentos mientras que dejaban los huesos de los bisontes en el sitio donde habían sido cazados.

En comparación con los artiodáctilos, los elementos óseos de los equinos tienen relativamente fuertes puntos de fijación del músculo e incluso después de un proceso de campo más detallado todavía hay una gran cantidad de componentes nutricionales unidos a las superficies óseas. Si los homínidos tiraban los huesos en el campo, es inevitable que se hayan perdido muchos nutrientes. Además, las cavidades de la médula dentro de los huesos de los equinos son significativamente más pequeñas y su contenido está dentro de las partes esponjosas de los huesos, que no pueden ser eficazmente utilizadas por los antiguos humanos.

El estudio taxonómico de Lingjing muestra que esta fauna no es una consecuencia de la caza a gran escala, sino que es simplemente una síntesis de los muchos episodios de caza a pequeña escala. Para los homínidos con recursos limitados, puede que la opción más sensata fuera mover aquellos elementos óseos que aún tuvieran componentes nutricionales adheridos de vuelta al campamento, donde no sólo tenían tiempo suficiente, sino también tecnología y capacidad para extraer elementos nutritivos de los huesos.

El estudio de los elementos óseos es una herramienta esencial para reconstruir el comportamiento homínido, sus actividades sociales o las funciones de los yacimientos arqueológicos”, dice el autor principal del estudio, el doctor Zhang Shuangquan de IVPP. “Este estudio identificará los diferentes tratamientos de los huesos de bisontes y de caballos en el Paleolítico en el este de Asia”.

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente. Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.

Artículos relacionados