Los tribunales turcos rechazan la conversión de Santa Sofía en una mezquita

santa sofia turquia

Los planes para convertir Santa Sofía en una mezquita, fueron rechazados por los tribunales más importantes de Turquía.

La estructura de época bizantina, anteriormente una catedral y museo patriarcal cristiano ortodoxo griego, fue construida en el año 537 por orden del emperador bizantino Justiniano. Hagia Sophia es considerada el epítome de la arquitectura bizantina y sirvió como sede del Patriarca Ecuménico de Constantinopla.

Con la caída del Imperio Bizantino, Santa Sofía se convirtió en una mezquita cuando el Imperio Otomano conquistó Constantinopla en el año 1453.

Las campanas, el altar, el iconostasio y otras reliquias fueron destruidos; y los mosaicos que representaban a Jesús, a si madre María, a los santos cristianos y a los ángeles, fueron quitados o enyesados.

Continuó siendo una mezquita hasta 1931, cuando fue cerrada al público durante cuatro años y convertida en museo por el gobierno secular de Turquía.

Ahora, el Tribunal Constitucional, el máximo tribunal del país, ha rechazado la petición de la Asociación de Herencia Turca de volver a convertir Santa Sofía en una mezquita.

En su alegato, la asociación esgrimió que prohibir las oraciones en Hagia Sophia era violar el derecho a la “libertad de expresión”, algo que el tribunal descartó por completo.

Imagen Shutterstock

Los tribunales turcos rechazan la conversión de Santa Sofía en una mezquita
Puntúa este artículo

Fundador y Director de Red Historia. Desde pequeño me ha atraído la Historia y la comunicación (igual que viajar, la fotografía o el fútbol), y tras haber estudiado Historia en la Universidad, necesitaba poder compartir con todas las personas interesadas la gran cantidad de noticias que no siempre encontramos de forma fácil y complementarlo con artículos informativos de los acontecimientos y personajes (entre otras cosas) más importantes de nuestro pasado. Así nació Red Historia, un proyecto que esperamos que continúe creciendo gracias a vosotros. Marcelo Ferrando Castro