Miles de personas presencian el descubrimiento de un naufragio a través de Internet

Un equipo de científicos mostró en vivo el descubrimiento de un naufragio del siglo XIX en la costa estadounidense del Golfo de México.

Los científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de los Estados Unidos han descubierto un naufragio del siglo XIX ante la atenta mirada de 2000 personas. Mediante sumergibles dotados de control remoto, han ido descubriendo los restos del barco y transmitiéndolo a través de Internet.

Vista del naufragio del siglo XIX

El casco de madera estaba podrido pero las cámaras de alta definición han capturado imágenes espectaculares del revestimiento de cobre que tenía. Las tomas también han revelado la presencia del ancla y un gran número de objetos, entre los que se encuentran cañones, mosquetes, cajas de botellas de vidrio, cerámica y los extraños fuegos de la cocina.

No obstante, el nombre de buque no ha podido ser descubierto aún. Pero las placas de cerámica con un patrón de color verde alrededor de los bordes eran muy populares entre los años 1800 y 1830, mientras que el cobre del revestimiento sugiere que el navío se remonta a la primera mitad del siglo XIX. La presencia de los mosquetes y los cañones indica que el buque se vio envuelto actividades de guerra.

Imagen del naufragio

La espectacularidad de las imágenes se da debido a que los objetos están esparcidos sobre el suelo marino, haciéndolos visibles a los investigadores. El sitio del naufragio está a más de 1 kilómetro de profundidad a 200 millas de la costa estadounidense del Golfo de México y de la desembocadura del río Mississippi. Esto facilita la labor de los expertos a la hora de analizar el lugar y la función del barco, ya que tienen una imagen muy nítida y aislada del buque.

Restos del naufragio

El área en el que se encuentra no ha sido explorada en profundidad. Fue por una casualidad cuando en 2011 la compañía Shell encontró el lugar mientras buscaban fuentes de petróleo y se lo comunicó a la Oficina del Departamento de Interior de Gestión de la Energía Oceánica (BOEM) de los Estados Unidos.

La misión corre a cargo del buque Okeanos Explorer de la NOAA. Mediante el uso de un sónar multihaz y de un sumergible controlado a distancia bautizado como “Little Hercules”, los científicos exploraron el Golfo de México en busca de cuatro naufragios potenciales en la zona. “Little Hercules” ha realizado un total de 29 inmersiones, en las que ha grabado una gran variedad de vida acuática y ha registrado los distintos naufragios hasta llegar al último y más importante de los cuatro.

Imágenes del naufragio

La BOEM debe decidir en los próximos días si concederá permiso a Shell para explotar el fondo marino en busca de petróleo y gas. Su decisión estará basada en la seguridad de los posibles restos que puedan encontrarse en la zona de los naufragios del Golfo de México.

Miles de personas presencian el descubrimiento de un naufragio a través de Internet
Puntúa este artículo

Apasionado por la Historia, es licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual. Desde pequeño le encantaba la Historia y acabó por explorar sobre todo los siglos XVIII, XIX y XX.