Monedas antiguas ofrecen pistas sobre la sociedad medieval

Un pormenorizado estudio de las monedas medievales noruegas permite estudiar mucho más en profundidad los hábitos y costumbres de la sociedad medieval.

El sistema económico de Noruega en la Edad Media fue más sofisticado de lo que previamente se pensaba. Esta afirmación se basa en la investigación en la circulación de monedas en la sociedad noruega entre los años 1050 y 1320. En este periodo, el uso de monedas fue generalizado y frecuente, de acuerdo con el historiador Svein Gullbekk de la Universidad de Oslo. Su estudio “La velocidad de la circulación de las monedas noruegas entre 1050 y 1320“, fue publicado recientemente en una revista de Historia.

Este debate ha estado teniendo lugar durante 10 ó 15 años”, dice Svein Gullbekk. “La cuestión principal es si los bienes fueron pagados con monedas o materias primas”.

Monedas medievales noruegas

La respuesta a esa pregunta llega más lejos de lo que uno podría pensar. La circulación de monedas en la sociedad medieval dice algo sobre el sistema económico y si fue posible para el gobierno nacional organizar, realizar y mantener un sistema basado en una moneda fija.

El número de manos.

Decenas de miles de monedas medievales noruegas fueron encontradas en las pasadas décadas en varias partes del país. Aplicando un simple método, Svein Gullbekk ha usado estos tesoros para entender la velocidad de la circulación monetaria de la Noruega medieval.

El truco está en el cuerpo de las monedas metálicas, una mezcla de cobre y plata que las hace mucho menos resistentes que las monedas actuales. Las monedas medievales fueron desgastadas por el uso diario y mediante el estudio del grado de desgaste, Gullbekk fue capaz de hacer estimaciones aproximadas de por cuántas manos han pasado a lo largo de su vida.

Gullbekk explica que si se supiera el periodo de tiempo exacto en el que las monedas se usaron, uno puede hacer una estimación bien informada acerca de la velocidad de circulación en los años en los que fue utilizada como moneda.

Pienso que es realmente interesante que a través de una simple metodología obtengamos esta información tan valiosa sobre el día a día de la sociedad medieval”, dice Gullbekk.

De los productos básicos a las monedas.

El acuñado de monedas fue introducido en Noruega en el siglo XI. Se fue integrando gradualmente en el comercio regular y fue remplazando poco a poco a los bienes y materias. En qué medida esta transición había llegado a Noruega en la Edad Media, ha sido objeto de debate entre los historiadores durante años, pero Gullbekk dice que ha encontrado monedas de los años 1050 y 1320 que estaban tan gastadas que estaba convencido de que se usaron con mucha frecuencia antes de lo que se pensaba.

Gullbekk dice que el supuesto en el estudio fue que la circulación de las monedas fue de unas 10 veces por año, pero ahora piensa que es una estimación muy prudente.

Es obvio que algunas de las monedas que encontramos fueron usadas muchas, muchas veces al año. Cuando tienes una moneda que está hecha mayormente de cobre y sólo con un poco de plata y está desgastada de forma uniforme, eso significa que no se ha usado 100 veces en un periodo de 10 años, pero sí cientos de veces”.

Con las monedas viene el cambio.

Un análisis de 45.000 monedas medievales noruegas muestra que las monedas de 1200 circularon más que las de siglos anteriores. Gullbekk también encontró que las monedas de las comunidades urbanas estaban más desgastadas, lo que sugieren que tenían un rol menos significativo en las zonas rurales a pesar de que también fueron necesarias.

La gente necesitaba monedas para pagar el arriendo de la tierra, pagar impuestos o hacer donaciones a la Iglesia. Por lo tanto, era necesario para los agricultores y otros trabajadores para intercambiar algunos de los bienes que producían con monedas, lo que dio lugar a un progresivo desarrollo del comercio y, en última instancia, de la sociedad en su conjunto.

El grado de esta transición y la rapidez con la que se produjo todavía se debaten y Gullbekk dice que no ve un fin cercano al mismo. Sin embargo, se ha dado un paso más gracias al uso y desgaste de las monedas medievales.

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente. Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.

Artículos relacionados