Murió Rochus Misch, el último testigo de la muerte de Hitler

El último testigo de la muerte de Hitler y su esposa, Eva Braun, ha muerto el viernes en Berlín a los 96 años de edad. Rochus Misch fue guardaespaldas, mensajero y telefonista del dictador nazi.

Misch fue destinado como parte del servicio personal de Hitler en la década de 1940, y en su última entrevista en el año 2009 para la revista alemana “P.M. History”, ratificó su fidelidad al “fürher” como soldado, aunque condenó los crímenes contra la humanidad del nazismo.

rochus misch

Argumenta para ello que como sargento de la guardia de Hitler, no es capaz de reprocharle nada al líder pues “superaría su deber como soldado”, asegurando además que desconocía totalmente la existencia de los campos de concentración pues no se hablaba de ello en su círculo íntimo.

Ahora estoy bien informado”, expresó en esa entrevista en 2009. “Está claro que pasaron cosas terribles. No hay excusa posible. Hubo campos de concentración, eso no se puede negar”.

Sobre la muerte de Hitler, si bien decía ya no recordar claramente lo sucedido en el búnker de Hitler el 30 de abril de 1945, contó que “Hitler tenía la cabeza sobre la mesa, mientras Eva la tenía ladeada. Ya no recuerdo bien, ¿estaba sentada en el sofá o en un sillón al lado? Pero sigo viendo a Eva, con las rodillas encogidas hasta el pecho”.

Tras la muerte de Hitler, Misch fue preso por las tropas soviéticas y pasó nueve años en una prisión en Rusia, hasta que regresó a Berlín en 1953.

Fundador y Director de Red Historia. Desde pequeño me ha atraído la Historia y la comunicación (igual que viajar, la fotografía o el fútbol), y tras haber estudiado Historia en la Universidad, necesitaba poder compartir con todas las personas interesadas la gran cantidad de noticias que no siempre encontramos de forma fácil y complementarlo con artículos informativos de los acontecimientos y personajes (entre otras cosas) más importantes de nuestro pasado. Así nació Red Historia, un proyecto que esperamos que continúe creciendo gracias a vosotros. Marcelo Ferrando Castro