Nuevos hallazgos en la antigua Butrint en Albania

En Albania encontramos el yacimiento de Butrint, un lugar por donde han pasado griegos, romanos y bizantinos antes de ser abandonada en la Baja Edad Media, para luego desaparecer bajo las aguas pantanosas de la región.

Los viajes en el tiempo pueden ser temas comunes de las novelas de ciencia ficción, pero caminando en la antigua ciudad de Butrint, desde el teatro helenístico construido en el siglo IV antes de Cristo, hasta la basílica romana localizada solo a unos metros, ciertamente se acerca.

Teatro de Butrint

Retrocediendo tan lejos como al siglo X antes de Cristo, Butrint fue una colonia griega, una ciudad romana y un obispado bizantino antes de ser abandonado en la Baja Edad Media, antes de que sus magníficos edificios se hundieran bajo los pantanos.

Localizada en un acantilado con vistas al canal Vivari, que conecta con el lago Butrint con el mar Jónico, cerca de la frontera sur de Albania con Grecia, la ciudad es una de las más significativas de los yacimientos arqueológicos clásicos en el Mediterráneo.

El hecho de que la ciudad estuviera deshabitada durante la época moderna, desde el siglo XVI hasta el tiempo de los venecianos, significa que lo que tenemos es un ejemplo de qué pasó en el Mediterráneo en el transcurso de 2.500 años”, dice David Hernández, un arqueólogo de la Universidad de Notre Dame que ha estado excavando en Butrint durante diez años.

Lo que estamos viendo no es sólo el foro romano a pesar de que es el complejo central, sino más bien el Mediterráneo en ese periodo de tiempo”, añade mientras se encuentra en el borde de una nueva excavación donde las ruinas de un nuevo edificio emergen del suelo.

Las excavaciones en Butrint comenzaron a finales de los años 20 bajo los auspicios del arqueólogo italiano Luigi maria Ugolini. Aun siendo desconocido para el mundo exterior antes de la caída del régimen estalinista de Enver Hoxha, Butrint fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1992. De acuerdo con Rajmond Kola, director del Parque Arqueológico de Butrint, 82.000 turistas visitaron Butrint en 2011.

Basílica bizantina de Butrint

El edificio de 24 metros de largo que está siendo actualmente excavado, ocupa el extremo occidental del foro romano, que en la época antigua fue el centro de la colonia romana. Debido a su tamaño y localización, Hernández cree que el edificio es como una basílica o un templo dedicado a Júpiter, Juno y Minerva. Con toda probabilidad, era la estructura más importante de la ciudad durante el periodo romano, comparable hoy al teatro, que fue construido durante el periodo helenístico.

Si el edificio resulta ser un templo capitolino, es probable que fuera construido por los colonos para imitar o recrear el templo Capitolino de Roma de una manera similar a la ciudad de Pompeya. La basílica podría haber tenido múltiples funciones, pero la más importante fue la judicial, donde los magistrados de la ciudad habrían dispensado juicios y tribunales.

Dadas las dimensiones del edificio, que están fusionadas con el suelo, es un edificio muy largo; parece ocupar uno de los extremos del foro todo el camino hasta el otro y comienza a mirarme como una basílica”, dice Hernández.

Las basílicas se convirtieron en la base de la construcción de iglesias a finales de la antigüedad, por lo que este edificio podría haber sido una iglesia central así como podría ser también una de las primeras iglesias de Butrint”, explica. “Esto podría ofrecernos una mirada a la conversión de una ciudad desde un centro pagano romano hasta uno centrado en la religión cristiana”, añade.

Dhimiter Condi, un arqueólogo albano que ha trabajado en Butrint durante cuatro décadas, dice que incluso las famosas inscripciones encontradas en Butrint, que se encuentran en forma de decretos, podrían venir de la actual excavación del edificio.

Estas inscripciones son una especie de biblioteca de Butrint porque nos cuentan cosas sobre la toponimia de la ciudad, el hombre del comandante militar, su prefecto”, dice Condi. “Lo más importante es que se ha delineado la distinción entre la cultura helenística y la Epiro”, añade.

Bautisterio de Butrint

De acuerdo con Hernández, la excavación ofrecerá respuestas importantes concernientes a la naturaleza de la colonización romana de Epiro. Los colonos vinieron desde Roma a Butrint en el año 44 antes de Cristo, lo ocuparon y dominaron la ciudad. Sin embargo, con el tiempo, los arqueólogos han visto que se fusionaron con la población indígena en una comunidad única.

Es interesante ser testigo de este fenómeno porque fue algo que involucró la integración cultural donde los ideales romanos y los ideales que existían aquí se fusionaron”, dice Hernández. “En términos de desarrollo del foro durante el tiempo y el tipo de información que tenemos, queremos saber qué paso con la colonia romana y cuál fue la naturaleza de la relación entre estos dos grupos”, añade.

Butrint fue un puerto importante en la antigüedad y los materiales arqueológicos encontrados durante las excavaciones provienen de todo el Mediterráneo, en una especie de cápsula del tiempo sobre la naturaleza de la interconexión comercial.

De acuerdo con Hernández, debido a que Butrint está localizada en un área que estuvo deshabitada durante siglos, es casi única y muy diferente de muchos de otros yacimientos arqueológicos.

Lo que vemos es la muerte y destrucción de la ciudad que ahora estamos tratando de armar y (al mismo tiempo) estamos rodeados de intensa vegetación, pájaros y árboles”, anota Hernández. “Es un contraste entre la vida y la muerte que realmente no ves en otros yacimientos arqueológicos, creando un ambiente mágico para el visitante”, concluye.

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente. Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.