Inicio Mitología Azteca ¿Quién fue Xipe Tótec? El dios desollado de la mitología azteca

¿Quién fue Xipe Tótec? El dios desollado de la mitología azteca

0
Xipe Tótec, el dios azteca desollado. Crédito: Códice Borgia / Dominio Público

El dios azteca Xipe Tótec estaba tan estrechamente relacionado con los sacrificios que se le ofrecían que se le mostró con ellos como su iconografía central. El dios desollado de México usaba la piel de sus víctimas sobre su propio cuerpo.

La cultura azteca está estrechamente asociada con brutales y sangrientos sacrificios humanos.

En algunos casos, está claro que los cuentos de la barbarie azteca son muy exagerados. Los conquistadores españoles vieron al pueblo de Mesoamérica incivilizado y bruto, destacando su violencia mientras justificaban los abusos coloniales.

Las pruebas textuales y arqueológicas muestran claramente, sin embargo, que estos relatos no fueron totalmente imaginados. Los aztecas, entre otras culturas de Mesoamérica, creían que los sacrificios humanos eran necesarios para apaciguar a los dioses y evitar que su mundo fuera destruido.

Por lo tanto, incluso los dominios aparentemente benignos se asociaron con rituales espantosos. Esto se muestra vívidamente en el carácter de Xipe Tótec.

El dios usaba la piel enferma de los sacrificios humanos sobre la suya. Más horroroso para el pensamiento moderno, sus sacerdotes usaron las pieles de hombres recientemente sacrificados durante veinte días para parecerse a su dios.

A pesar de esto, sin embargo, Xipe Tótec no era un dios de la muerte o del horror. Era una deidad vivificante y benevolente cuyos festivales se asemejaban a carnavales o desfiles a pesar del constante espectro de la muerte.

Xipe Tótec en la mitología azteca

Los pueblos mesoamericanos antes de la llegada de las potencias europeas adoraban al Dios Desollado bajo muchos nombres.

El más común era Xipe Tótec (Nuestro Señor el Desollado). También fue conocido como Tezcatlipoca (El Espejo Rojo Fumador) y Youalahuan (El Bebedor Nocturno) en diferentes áreas.

Los pueblos tlaxcaltecas independientes, que nunca fueron incorporados al Imperio Azteca, lo llamaron Camaxtli.

Mil años antes de que estas culturas llegaran al poder, la civilización zapoteca adoraba a un dios similar al que llamaban por el nombre de Yopi.

Representación de Xipe Tótec

Las imágenes de Xipe Tótec son típicamente fáciles de identificar en el arte mesoamericano. Su iconografía es aún más estandarizada que la de muchos de los otros dioses de la región y muchos de sus atributos destacan entre los otros dioses.

Su piel es siempre de un tono amarillo o bronceado, a veces pintada con la mitad de su cuerpo en cada tono. Muchos detalles de su cuerpo se muestran en rojo, incluyendo rayas que a veces recorren la longitud de su cara, así como sus manos y pies.

Los ojos de Xipe Tótec están generalmente cerrados pero su boca está abierta. A menudo lleva un gorro puntiagudo y sostiene un bastón de sonajero, ambos atributos del emperador.

Su mano derecha suele estar extendida y sostenida en un ángulo ascendente. Esto no sólo sostiene el bastón u otro símbolo de poder, como una bolsa de grano, sino que también resalta el atributo más único e identificable del dios.

Xipe Tótec no está vestido con la ropa típica, sino con la piel desollada de una víctima de sacrificio. Esto queda claro por sus manos, donde la carne de las manos del sacrificio se limita en lugar de encajar sobre las suyas.

Esta piel suele estar marcada con símbolos externos de la muerte. A veces es de color grisáceo, pero a menudo también está cubierta de ampollas rojas o viruela.

La piel desollada no sólo era un aspecto identificable de Xipe Tótec en el arte, sino que los registros escritos muestran que también jugó un papel importante en su culto.

Los cautivos que fueron sacrificados a Xipe Tótec en toda la región fueron cuidadosamente despellejados después de su muerte. Los sacerdotes y músicos del dios que lo imitaban usaban estas pieles durante sus festivales.

También hay pruebas de que las estatuas del dios pueden haber sido vestidas de forma similar. Una de estas estatuas incluso tiene una marca en el pecho que corresponde al corte utilizado para extraer el corazón de una víctima.

A pesar del espantoso espectáculo de sus festivales, también eran asuntos aparentemente desenfadados y frívolos.

Los combates de luchadores a menudo se escenificaban. Estos también terminaban en sacrificio, pero proporcionaban entretenimiento a los espectadores.

Los músicos que se disfrazaron de Xipe Tótec también contribuyeron a la atmósfera festiva. Fueron de casa en casa pidiendo comida y regalos en honor al dios.

Los residentes pagaron a estos músicos con alcohol y les pusieron guirnaldas. Los dioses burlones pronto se convirtieron en espectáculos embriagados y coloridos.

Los sacerdotes, mientras tanto, se tomaron el festival más en serio. Llevaban las pieles de los muertos durante veinte días de rituales y oraciones.

Mucha gente creía que estas pieles eran afortunadas. Las madres traían a sus hijos a tocar la carne para curarse de las enfermedades comunes.

Las pieles de los dedicados a Xipe Tótec eran tan valiosas que nunca se tiraron. Contenedores especiales herméticos dentro del templo contenían la carne de las víctimas de los sacrificios durante muchos años.

Interpretación del mito de Xipe Tótec

La mezcla de sangre y frivolidad que caracterizaba los rituales de Xipe Tótec puede parecer incongruente con la sensibilidad moderna, pero para la gente de la Mesoamérica precolombina había un profundo simbolismo involucrado en estos festivales.

Como muchos dioses, Xipe Tótec estaba asociado con la guerra. Su papel principal, sin embargo, fue como una deidad agrícola.

Xipe Tótec se mostraba normalmente en tonos de amarillo. Esto se debía a que su cuerpo representaba el maíz que formaba la base de la dieta azteca.

Las semillas de las que crecieron los nuevos cultivos existían antes de la temporada de siembra en una forma similar a la muerte. Estaban secas, marchitas y duras.

Sin embargo, antes de la germinación, el maíz se desprende de su capa exterior. Una vez que la piel muerta fue removida, la semilla pudo comenzar a crecer y a dar lugar a nueva vegetación.

Este desprendimiento simbólico también representaba el ciclo anual de renacimiento y rebrote que se veía con el cambio de estaciones. Bajo una fina capa de muerte, la tierra de cultivo que el dios simbolizaba estaba lista para dar nueva vida cuando la lluvia la hiciera fértil de nuevo.

Cuando llegaron los conquistadores españoles, el festival principal de Xipe Tótec se celebró en marzo. Los veinte días de rituales de fertilidad que siguieron a los sacrificios iniciales marcaron la transición de la temporada de barbecho al momento de nuevo crecimiento en la primavera.

Los sacrificios asociados con Xipe Tótec hicieron más que hacer que los adoradores se asemejaran a su dios. Simbólicamente se aseguraban de que el ciclo de nueva vida que surgía de la muerte continuara en la siguiente temporada de crecimiento.

Sin embargo, el simbolismo del dios se extendió más allá de los cultivos de alimentos.

Probablemente debido a su coloración, Xipe Tótec también se asoció con los trabajadores del metal. Los orfebres en particular lo consideraban su patrón, posible porque el maíz también era de color dorado.

Los herreros realizaron sus propios sacrificios a Xipe Tótec. Como en los rituales de fertilidad, estos implicaban usar la piel de hombres desollados, pero las víctimas eran elegidas de un estanque diferente.

El culto a la fertilidad de Xipe Tótec seleccionaba víctimas de los cautivos y esclavos de la guerra. Los orfebres, sin embargo, usaban su religión para castigar a los que los agraviaban.

Los hombres que robaban oro eran usados como víctimas de sacrificio por los orfebres. Antes de sus ejecuciones, desfilaban por las calles como una advertencia para los demás.

Resumen del mito de Xipe Tótec

Xipe Tótec era un dios azteca de la fertilidad y la agricultura. Él estaba más estrechamente asociado con el maíz y el ciclo de renacimiento anual.

Para simbolizar esto, usaba la piel de aquellos que habían sido sacrificados para él. Esto a menudo se veía empañado por enfermedades y forúnculos que se creía que Xipe Tótec podía curar.

Los festivales dedicados a Xipe Tótec incorporaron estas imágenes de manera muy literal. Tanto los sacerdotes como los músicos celebrantes llevaban las pieles desolladas de los cautivos que habían sido sacrificados para apaciguar al dios.

Sin embargo, los relatos parecen mostrar las fiestas de Xipe Tótec como celebraciones. Los músicos que imitaban su imagen bebían y eran engalanados con guirnaldas.

Se pensaba que Xipe Tótec y sus sacrificios simbolizaban el renacimiento que ocurría cada primavera, siempre que los dioses estuvieran complacidos. Como granos de maíz, estaba envuelto en una capa de muerte que sería desechada cuando la nueva vida creciera.

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Salir de la versión móvil