Satélites pueden identificar asentamientos de 8.000 años de antigüedad

Los investigadores han descubierto que pueden descubrir antiguos asentamientos humanos gracias a las imágenes proporcionadas por los satélites.

Los arqueólogos descubren un método para identificar a gran escala antiguos asentamientos humanos.

Escondido en el fértil paisaje en forma de media luna del Medio Oriente, dicen los científicos que se esconde una serie de pequeños asentamientos que guardan claves vitales de las civilizaciones antiguas.

Más allá de los impresionantes montículos de tierra, conocidos como cuentas en árabe, que localiza ciudades perdidas, los investigadores han encontrado un modo de dar a los arqueólogos una perspectiva más amplia del antiguo paisaje. Combinando fotos tomadas por satélites espía obtenidas en los años 60 con modernas imágenes multiespectrales y mapas digitales de la superficie de la Tierra, los investigadores han creado un nuevo método de realizar patrones en mapas a gran escala de los asentamientos humanos. El método, que se utiliza para localizar unos 14.000 asentamientos que abarcan ocho milenios en 23.000 kilómetros cuadrados del nordeste de Siria, se publica hoy en Los Procedimientos de la Academia Nacional de las Ciencias.

Montículo de Tell Brak

La arqueología tradicional va directa a los grandes asentamientos, como palacios o ciudades, pero tiende a ignorar los asentamientos del otro extremo de la escala social”, dice Jason Ur, un arqueólogo de la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts, coautor del estudio. “La gente que migra a las ciudades viene de algún lugar; tenemos que colocar a esa gente en el mapa”.

Estos mapas detallados prometen descubrir tendencias a largo plazo en la actividad urbana. “Este tipo de novedosa aplicación a gran escala es lo que la teledetección ha estado prometiendo a la arqueología desde hace algunos años; ciertamente ayudará a centrar nuestra atención en el panorama general”, dice Graham Philip, un arqueólogo de la Universidad de Durham, Reino Unido.

Señales en el suelo.

Los métodos satelitales se basan en el hecho de que la actividad humana deja una firma distintiva en el suelo llamada astrosoles. Formados por residuos orgánicos y arquitectura de ladrillos de barro podridos, los astrosoles están imbuidos con mayores niveles de materia orgánica y tienen una textura más fina y una apariencia más ligera que la del suelo no perturbado, dando lugar a propiedades resultantes que pueden ser vistas por los satélites.

Análisis de las localizaciones

Para escudriñar las imágenes satelitales en busca de esas señales, el coautor Bjoern Menze, un investigador afiliado en ciencia informática en el Instituto de Tecnología de Massachusetts en Cambridge, lo basaba en sus habilidades diarias identificando tumores en imágenes clínicas.

Menze creó un programa para detectar las longitudes de onda características de los astrosoles conocidos en imágenes que se extiende por 50 años de las diferencias estacionales. Esta automatización es la clave. “Puedes hacer esto con el ojo desnudo usando Google Earth mirando sitios, pero este método tiene la subjetividad fuera de ella mediante la definición de las características espectrales que revotan en los yacimientos arqueológicos”, dice Ur.

Menze y Ur también han utilizado datos de elevación digitales recogidos en el año 2000 por el trasbordador espacial como parte de la Misión Shuttle Radar Topography (SRTM) de la NASA. Esta información permite a los autores estimar el volumen de amplitud de los yacimientos desde un primer momento, y también utilizar este volumen para relacionarlo con su longevidad.  Cuanto más grande el asentamiento, más tiempo sobrevivió.

Tony Wilkinson, un arqueólogo de la Universidad de Durham y el antiguo mentor de Ur, dice que poder medir el volumen de muchos yacimientos en áreas remotas es un gran descubrimiento. Sin embargo, Philip advierte que la resolución de los datos de la SRTM podría ser demasiado gruesa para proporcionar una medición exacta del volumen de los asentamientos más pequeños. No obstante, espera que este método provoque nuevos descubrimientos arqueológicos en diferentes regiones.

Nueva vida para viejas hipótesis

El método ya ha renovado las especulaciones acerca de la importancia del agua para el desarrollo de la ciudad. Sorprendentemente, el estudio ha encontrado un grupo de sitios inesperadamente grandes, ya que no se encuentran cerca de ríos o áreas con abundantes precipitaciones. “El asentamiento conocido como Tell Brak, por ejemplo, es demasiado grande para lo que cabría esperar hallándose en una posición tan marginal”, dice Ur. “Aquí es donde las cosas se ponen interesantes”.

Jennifer Pournelle, una arqueóloga de paisajes de la Universidad del sur de Carolina en Columbia, está de acuerdo. “Estos descubrimientos validan las hipótesis que introduje en el sur de Iraq sobre que el riego es un efecto secundario de la urbanización”, dice. “No es lo que le permite a una ciudad evolucionar; es lo que ayuda a salir adelante después de que se haya acabado la humedad del suelo”.

Pournelle dice que tratará de adoptar este método lo más pronto posible, y anota que ofrece un valioso modo de aprender sobre grandes regiones, particularmente cuando son remotas y tienen un difícil acceso por los conflictos locales.

Imágenes: Nature

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente. Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.